Final Fantasy XV: Pocket Edition (AND)

AND, IPD, IPH, PC

Final Fantasy XV Pocket Edition, impresiones

Impresiones

Hace poco menos de un año que Final Fantasy XV llegó por fin a nuestros hogares, cerrando un círculo iniciado en 2006 con Versus 13 y que aguantó coleando hasta que por fin pudimos ponernos a los mandos de Noctis y compañía. Pero sus historias estaban lejos de quedar relegadas al ansiado proyecto, expandiéndose al cine -Kingslaive-, anime en formato serie -Brotherhood- y videojuegos para múltiples sistemas a modo de precuela -A King's Tale-, spin-offs -Monsters from the Deep para VR- o lanzamientos en móvil como Justice Monster 5 o King's Knight. Sin embargo, de todo lo anunciado hasta la fecha quizá sea Pocket Edition el proyecto más chocante. No por la rareza de su planteamiento sino porque es, en esencia, un remake del título de PS4, Xbox One y PC.

La extrañeza viene de la propia apuesta estética y jugable, de la simple idea de convertir un juego de aspecto fotorrealista y generoso en la reconstrucción de su mundo, vivo y preciso, en una recuperación de los códigos visuales de los juegos de PlayStation o a lo sumo de propuestas portátiles como Bravely Default. Pero ojo, no para Nintendo Switch, 3DS o Vita: en tablets. Su primer tráiler nos chocó pero tras jugarlo en Paris Games Week durante apenas quince minutos tenemos que decir una cosa: es menos rupturista de lo que parece y, en verdad, funciona lo suficientemente bien como para que pueda ser una buena puerta de entrada en el juego para un público nuevo.

20-minutes-of-final-fantasy-xv-pocket-edition-gameplay.jpg Captura de pantalla

No será eso sí el tipo de consumidor acostumbrado al sota-caballo-rey de los juegos para estos dispositivos, es decir, no captará la atención de quien usa su teléfono o tableta para jugar a Clash Royale. Aquí no tenemos, al menos anunciadas, cajas de looteo. Tampoco parece que pudieran encajar muy bien, aunque hemos visto recientemente que las compañías cada vez tienen menos escrúpulos (e imaginación) para añadirlas con calzador. El que sí podría verse interesado es aquel tipo de usuario que buscando entre los juegos disponibles se halle con un RPG gratuito (el primer episodio al menos, el resto serán de pago) con unos gráficos simpáticos y la promesa de una historia épica.

Lo que pudimos probar de Final Fantasy XV: Pocket Edition correspondía al arranque del título, y aunque por tiempo no tuvimos la opción de comprobar si es ya el título final o sólo una demo, si que podemos confirmaros que estaba localizado con textos en castellano (entre otros muchos idiomas) e incluso doblado al inglés, francés, alemán y claro, japonés. Las secuencias iniciales son idénticas en argumento e incluso en diálogos de texto a las del título de 2016, si caso algo simplificadas para que el ritmo no sufra por el camino. Pero lo importante está ahí, adquiriendo nuestra primera misión en Hammerhead: hablar con Ignis, luego con el resto del grupo y finalmente con Cidney.

Final Fantasy XV: Pocket Edition (AND) Captura de pantalla

La mecánica nos pedirá que acabemos con un grupo de enemigos que campan a sus anchas por las proximidades y toparemos así con los alacranes y los dafoenos, criaturas que todos los que hayan jugado al original reconocerán. Y la primera y gran novedad de esta versión, al margen de la evidente (su desenfadado diseño artístico) se presenta en la forma de control que tiene su explicación en lo evidente, que es un juego para tablets con pantalla táctil, por lo que todo consiste en tocar el punto exacto al que queremos movernos. La cámara parece fija, sin rotación, al menos esa es la impresión que daba en este tiempo que tuvimos para jugarlo, así que de esta forma la mayor complicación es adaptarnos a la perspectiva aérea y la movilidad que la acompaña.

La parte de exploración no tenía nada de especial: si queremos coger un objeto sirve con acercarse a él y tocarlo, al igual que interactuar con personajes. Los combates son otro tema diferente y aunque es cierto que sólo pudimos vencer a los enemigos citados, que carecen de patrones demasiado elaborados, da la impresión de ser algo más simple de lo que debiera. Básicamente controlamos a Noctis y tras darle un click encima al enemigo, el personaje se queda atacándole hasta que lo mata, por lo que lo marcamos instintivamente como objetivo. Tenemos varias funciones que van más allá de golpe básico, tal como hacer una técnica cruzada que quita más vida, deslizar el dedo en diagonal para hacer el warp de desplazamiento o pulsar un icono en el momento justo para hacer un movimiento evasivo a modo de ruptura de la ofensiva del enemigo.

Y en realidad poco más podemos decir porque la sesión de juego fue corta y perteneciente a una parte del juego que no es mucho más que un tutorial, y además literalmente porque la siguiente misión era nocturna y aún seguían saliendo pantallas de ayuda. Pero la sensación que se nos quedó fue positiva, porque parece que han conseguido mantener el espíritu del juego, adaptarlo a un apartado artístico diferente y aún con todo hacer que se sienta realmente fresco. Queda por ver cómo de automatizado está, si la dificultad es escalable y cómo estructuran los capítulos en relación duración/precio. Pero lo que parecía una idea algo loca podría terminar por convertirse en una pequeña sorpresa a poco que sigan por este camino.

Final Fantasy XV: Pocket Edition (AND) Captura de pantalla

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana