NBA 2K18 (360)

360, NSW, PC, PS3, PS4, XBO

Imagen de NBA 2K18 (360)

NBA 2K18, Impresiones

Impresiones

La historia de 2K Sports en el baloncesto ya no es una historia de calidad y apuesta por la simulación más realista, hace ya tiempo que dejó de ser así, de hecho. Desde sus primeras entregas con Allen Iverson en portada, esta franquicia se ha ganado no solo el corazón de los fans del baloncesto, sino que ha sido capaz de conquistar la crítica con videojuegos no solo excelentes, sino inabarcables en contenido, hasta el punto de hacer morder el polvo a un gigante como Electronic Arts. La compañía canadiense vuelve a intentar recuperar su trozo del pastel de la canasta, algo que parece cada vez más complicado teniendo en cuenta el nivel de conformismo que muestra la gente de 2K, a quienes parece ni se les pasa por la cabeza la idea de acomodarse lo más mínimo.

Sin embargo, y esto es comprensible, hay entregas menos rompedoras que otras. NBA 2K17, sin ir más lejos, no supuso un gran paso adelante respecto a su anterior entrega, para muchos una de las mejores -para este que escribe, la mejor-, con lo que muchos pensábamos que con NBA 2K18 tocaba volver a dar un golpe en la mesa. Otro más. Ahora bien, ¿cómo mejorar algo que cada año parece insuperable? Nos desplazamos hasta la Gran Manzana para comprobarlo, donde Knicks y Nets siguen decepcionando en los últimos tiempos y donde cientos de talentos se exhiben en Rucker Park. En definitiva, la Meca del baloncesto ha sido testigo de esta historia de dominio de la que os contamos todos los detalles.

Mi Carrera da el gran salto

Es cierto que hemos podido comprobar como todos los modos de juego de NBA 2K18 llegarán con mejoras más que notables. Mi Equipo tendrá más contenido offline que nunca, y Mi General Manager implementará incluso el aspecto narrativo a su desarrollo, pero lo que hemos podido disfrutar con Mi Carrera es totalmente sorprendente. Cada año, 2K reconoce que este modo es al que más horas dedican los jugadores de la franquicia, con lo que no es de extrañar que muchos esfuerzos se pongan en esta modalidad, siempre sin descuidar las demás, y del mismo modo que este equipo fue pionero a la hora de implementar una historia, seguramente vuelva a serlo ahora. Personalmente, yo pasaba la mayor parte del tiempo de Mi Carrera dedicándoselo a la carrera profesional de mi jugador, obviando casi por completo la vertiente callejera y así, dejando de disfrutar de un apartado más del juego, tal vez por inabarcable. Con la gran novedad que nos presentó 2K ese problema queda resuelto, al mismo tiempo que reinventa un modo de juego que parecía ya sin margen de mejora.

De lo que estamos hablando es nada menos que de un barrio, un entorno abierto donde se integran absolutamente todos los aspectos de Mi Carrera. Es decir, al contrario que en anteriores entregas, ya no tiene sentido distinguir entre carrera profesional y vertiente callejera, y al igual que las grandes estrellas que dedican algunos veranos a lucir sus cualidades en las canchas más célebres del país, nosotros podremos hacerlo cuando y donde queramos. En este entorno social que no será necesario abandonar para disfrutar de ningún apartado, y en el que nos encontraremos con decenas de otros jugadores, vamos a poder cambiar nuestro aspecto en la barbería, compraremos zapatillas nuevas en Foot Locker, jugaremos en unas canchas diseñadas con mayor personalidad, compartiremos experiencias con nuestros amigos en Pro Am, buscaremos convertirnos en leyenda de la NBA…

nba_2k18_el_barrio.png Captura de pantalla


Como decía antes, todo está presentado en un mismo entorno, abandonando casi completamente una presentación a base de menús, pero no es una mera sustitución. Es decir, no nos vamos a limitar a caminar de una zona a otra sin más, sino que por el camino será posible interactuar con los demás jugadores y competir con ellos en un 1 contra 1, concursos de mates, una competición de tiro o simplemente, en uno de los muchos minijuegos presentes en la zona de recreo o el gimnasio. Un solo mapa, personalización y progreso del personaje, misiones principales y secundarias… ¿podemos hablar de un RPG deportivo? Seguramente sea exagerado decirlo así, pero sin duda, es lo más similar que hemos llegado a ver nunca.

En todos estos apartados se vislumbran mejoras, todas ellas encaminadas a hacer mejor a nuestro jugador en un camino que han tenido a bien llamar Road to 99, en alusión al límite de valoración que podemos conseguir para nuestro jugador. Prácticamente cualquier actividad nos hace progresar en el aspecto del juego en el que nos estemos centrando en cada momento, aunque al contrario que en anteriores temporadas, NBA 2K18 estará centrado en insignias, las cuales engloban varios parámetros y que, al igual que hemos estado viendo hasta ahora en las grandes estrellas de la liga, pueden ser de bronce, plata u oro. Esto no significa que no haya atributos que mejorar, todo lo contrario, nos encontramos más que nunca habiendo algunos nuevos como Velocidad lateral, destinada a mejorar nuestra defensa en el 1 contra 1.

nba_2k18_proving_ground_2.png Captura de pantalla

Una mejora que parece trivial, que no lo es tanto, y de la que me pude percatar durante el buen rato que nos dejaron disfrutar del juego, es de un mayor énfasis en el juego en equipo en Mi Parque. Anteriormente, cualquier acción positiva en los partidos profesionales aumentaba nuestra puntuación en cada uno de ellos, dejándonos un mensaje en la parte superior derecha de la pantalla para hacernos saber que hemos tenido una incidencia positiva -o negativa- en el juego sin necesidad de simplemente anotar o rebotear, sino también de hacer una buena defensa al balón o dar un pase extra que otorga una mejor posición de tiro a un compañero. Esto ahora se ha implementado en los partidos callejeros, con lo que la anarquía propia de esta vertiente queda un tanto minimazada si somos conscientes de que vamos a mejorar y colaborar en la victoria sin tener que jugarnos tiros mal seleccionados.

proving_ground_3.png Captura de pantalla


Para finalizar, y comentando otro gran detalle del que me pude dar cuenta -seguro que hay otros de los que no hubo tiempo-, la personalización de nuestro jugador también será no solo más profunda, sino lo que es tan o más importante, más amena. Por ejemplo, al igual que podíamos customizar el pabellón en Mi Equipo incluso subiendo nuestras propias imágenes, ahora será posible hacerlo con camisetas y otras prendas, y si nuestras creaciones consiguen las suficientes valoraciones positivas, podrán ser compradas por cualquier jugador a cambio de los célebres VC, los cuales nos llevan a la siguiente novedad, que es el 2K Zone. Esta no es sino el patio de recreo del que hablaba antes, con minijuegos como una lotería -que en la build que jugamos no estaba disponible-, unas minicanastas, y un NBA Trivia que jugaremos a través de una app en nuestro móvil. En definitiva, en absoluto tendremos que llevar a cabo actividades repetitivas para poder comprar ropa, zapatillas, tatuajes o cortes de pelo.

Con todo, el tiempo limitado -pero generoso- del que pudimos disponer para probar este y otros modos no deja sino la sensación de que solo fuimos capaces de rascar la superficie de un modo repleto de horas, y que quien disfrute, se va a encontrar con una cantidad de contenido inabarcable.

Las sensaciones sobre la cancha

El grado de realismo que ha alcanzado esta franquicia a todos los niveles jugables hace que dar un salto cada temporada respecto a la anterior sea un proceso cada vez más exigente, con lo que lejos de vislumbrar grandes cambios, nos deja pequeños detalles que terminan dejando la sensación de que definitivamente, sí estamos ante un juego diferente, y afortunadamente, mejor. Lo que jugamos en PS4 Pro dejó patente los mayores avances visuales, entre los que se encuentran, amén del movimiento de los uniformes dinámicos y con sentido, los modelos de los jugadores. Este es uno de los aspectos que han sido rehechos y que lejos de ser algo baladí, nos deja escenas de transición y repeticiones aún más espectaculares si cabe.

booker.png Captura de pantalla


Jugablemente, la sensación que transmite es que se ha sacrificado espectacularidad en beneficio de la fluidez, lo que a la hora de disfrutar al mando se agradece, aunque pueda haber momentos concretos en los que el juego sea menos visual. Durante el evento hablábamos de aspectos como el contacto en la zona o el dribbling, pero hay otros que dejan bien a las claras que la naturalidad manda en esta entrega, y uno de ellos es la acción de perseguir un corte a canasta, por ejemplo. Antes, el defensor se limitaba a seguir a su par, mirando a este, pero llevando a cabo su animación como si el atacante no existiera. Lo que vemos ahora es como este defensor intenta negar el corte con su propio cuerpo, y en caso de no ser capaz, lo sigue estableciendo contacto con el jugador rival con su mano para un segundo después, volver a recuperar su posición.

En general, la defensa es el aspecto en el que parece haberse hecho más énfasis, aunque obviamente luzca menos que los cambios en ataque. Aparte de lo que comento en el anterior párrafo, ya no es tan sencillo robar balones como en NBA 2K17, al menos en dribbling, ya que sigue siendo igual de fácil cometer pérdidas en pases si no buscamos antes el ángulo correcto. Sin embargo, el detalle que personalmente me pareció más genial es la comunicación en defensa, ya que sobre todo en situaciones de balance defensivo, podemos ver cómo sobre la cabeza de los jugadores aparecen frases cortas destinadas a sus compañeros en pos de conseguir una mejor coordinación defensiva. De esta manera, podemos tomar decisiones en defensa con cierto criterio, sabiendo previamente lo que van a hacer nuestros compañeros manejados por la IA. Como muchos otros, un pequeño detalle que hace aún más grande el juego.

isaiah.png Captura de pantalla

Personalmente me ha dejado la sensación de que NBA 2K18 vuelve un poco a la tendencia de NBA 2K16, donde el juego era más táctico y tenía más en cuenta la habilidad del jugador, hablando tanto del que tiene el balón como del que tiene el mando. Una temporada más, 2K Sports ofrece un título con el que cualquier fan del baloncesto tendrá una cantidad de contenido casi inabarcable, y con el cual, con un solo modo de juego, podrá disfrutar durante todo un año.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana