Mega Man Legacy Collection 1+2 (NSW)

NSW

Imagen de Mega Man Legacy Collection 1+2 (NSW)

Mega Man Legacy Collection 1 + 2, Análisis

Nota Meri 8 Muy Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

En 1987, un 17 de diciembre para ser más exactos, a los circuitos de Famicom (ya saben, la inmortal consola nipona de 8 bits de la que surgió la NES occidental) llegó un nuevo cartucho por parte de la mítica Capcom. Dicho juego no resultó ser la conversión de alguno de los maravillosos arcades de la compañía nipona, como venía siendo habitual hasta entonces, sino un título creado desde cero en exclusiva para el mercado doméstico, el primero en la historia de Capcom. Su nombre: Rockman.

Un equipo de seis personas (entre las que acabó destacando Keiji Inafune, un joven creativo que acababa de colaborar en un videojuego arcade llamado Street Fighter) se puso manos a la obra para desarrollar algo que, sin que ellos lo supieran, acabaría haciendo historia. Inspirándose claramente en la imaginería y filosofía de Astro Boy, la fabulosa creación de Osamu “God of Manga” Tezuka, Inafune y compañía firmaron un videojuego de geniales gráficos, trepidante acción, variado desarrollo y, sobre todo, tan difícil y desafiante como intentar encontrar un político honrado en el Congreso de los Diputados.

El éxito de Rockman, posteriormente exportado a occidente con el nombre de Mega Man, fue incontestable, dando pie en años sucesivos a una innumerable miríada de títulos protagonizados por el Bombardero Azul, desde nueve secuelas más de la saga inicial hasta spin-offs como X o Battle Network. Juegos para todos los sistemas habidos y por haber, decenas y decenas de ellos, y no solo de plataformas. En su época de mayor gloria, Mega Man era tan recurrente en el mundo del videojuego como el mismísimo Mario.

Pero todo lo bueno termina, y Capcom, tras lanzar Mega Man 10 en 2010 bajo descarga digital, cerró el grifo a cal y canto de la que antaño fuera una de sus franquicias estrella, cancelando por el camino, al más puro estilo Disney con los juegos de Star Wars, todos los proyectos en marcha por aquel entonces, entre ellos los prometedores Mega Man Legends 3 (secuela de los míticos títulos que en la generación de los 32 bits adaptaron la franquicia a las tres dimensiones poligonales), Mega Man Universe (un señor homenaje a los juegos clásicos de Mega Man, cuya principal estrella sería un completísimo editor de niveles en la línea de lo visto en el posterior Super Mario Maker) y Maverick Hunter (éste último nada más y nada menos que un FPS, primero de una trilogía, que habría reimaginado por completo la saga Mega Man X, al estilo de lo que Metroid Prime hizo por la franquicia de Samus Aran). Las consecuencias no se hicieron esperar y los aficionados al Bombardero Azul pusieron el grito en el cielo, aunque Capcom ignoró por completo sus quejas. Mientras tanto, Inafune abandonaba la compañía para posteriormente embarcarse en Mighty No. 9; pero esa es otra (triste) historia.

Sí, ese bisho que pudimos ver en el escenario de Super Smash Bros. 4 dedicado a Mega Man salió de aquí.
Sí, ese bisho que pudimos ver en el escenario de Super Smash Bros. 4 dedicado a Mega Man salió de aquí.

Afortunadamente, así como todo lo bueno termina, tampoco hay mal que cien años dure. En 2015, cuando ya parecía que Capcom se había olvidado por completo de Mega Man, y que tendríamos que conformarnos con disfrutar de sus apariciones en títulos ajenos al Bombardero Azul como Super Smash Bros. 3DS/U, se lanzó al mercado el recopilatorio Mega Man Legacy Collection, el cual incluía los seis primeros juegos de la saga clásica. Ya en 2017 llegó Mega Man Legacy Collection 2, que incluía los Mega Man 7-10, al tiempo que se planificaba el lanzamiento de los Mega Man X Legacy Collection (que recopilarán los MMX 1 a 8) para verano de 2018. Y al fin, en diciembre del pasado año, llegó el anuncio de Mega Man 11, el destinado a ser primer videojuego realmente nuevo del Bombardero Azul en casi una década. Lo que a nosotros nos interesa aquí y ahora son los Mega Man Legacy Collection, que tras aparecer en Nintendo 3DS (solo el primero), Xbox One, PlayStation 4 y PC, han irrumpido recientemente en la exitosa Switch, versiones que protagonizan el presente análisis.

1+2 es igual a 10

Antes de nada, es conveniente aclarar la vía de distribución por la que llegan estos títulos que hemos decidido fusionar en un único análisis. Capcom, en lugar de formar un todo unitario, sigue ofreciendo los Mega Man Legacy Collection por separado, encontrándose disponibles en la tienda digital de Switch a un precio de 15 euros cada uno. Hacernos con ambos recopilatorios nos brindará 10 títulos a 3 euros la unidad, un precio que sin duda puede considerarse más que justo. 

El formato de pantalla reducido será ideal para minimizar la pixelación en pantallas de grandes dimensiones, aunque los filtros gráficos también hacen bien su trabajo al respecto.
El formato de pantalla reducido será ideal para minimizar la pixelación en pantallas de grandes dimensiones, aunque los filtros gráficos también hacen bien su trabajo al respecto.

Por desgracia, ninguno de los Mega Man Legacy Collection ha llegado en formato físico a territorio europeo. Existe la posibilidad de tirar de importación para hacerse con una edición en caja que recopila ambos juegos, aunque hay que tener en cuenta que el precio se encarece y que la tarjeta ubicada en el interior solo alberga el primer Legacy Collection, mientras el segundo debe descargarse digitalmente mediante un código incluido a tal efecto.

Dicho esto, es hora de desgranar lo que ofrecen ambos recopilatorios. El primer Mega Man Legacy Collection incluye la media docena de títulos lanzados en NES, publicados originalmente entre 1987 y 1993 (sí, la Famicom/NES, nacida en 1983, se mantuvo en forma hasta bien entrados los 90, ahí es nada). El tiempo ha tratado muy bien a estos seis títulos, siempre y cuando tengamos en cuenta que su apartado técnico es el de una consola de 8 bits lanzada a principios de los 80. 

Pese a las limitaciones gráficas inherentes a NES, los Mega Man nacidos y crecidos en la 8 bits de Nintendo acabaron dejando estampas tan bellas y logradas como ésta.
Pese a las limitaciones gráficas inherentes a NES, los Mega Man nacidos y crecidos en la 8 bits de Nintendo acabaron dejando estampas tan bellas y logradas como ésta.

El Mega Man original era un juego algo áspero, pero en él ya se intuía el tremendo potencial de la franquicia. Mega Man 2 ya fue la definitiva consagración de la saga, encontrándose en él implementadas la mayoría de virtudes que la han convertido en leyenda. Mega Man 3 añadía el dash como gran novedad, brindando un movimiento evasivo más que útil al Bombardero Azul. En Mega Man 4 entró el agradecido disparo cargado, tremendamente útil al comienzo del juego, cuando no contamos con más posibilidades de ataque que la del arma estándar. En Mega Man 5 debutó el simpático Beat. Y Mega Man 6 se convirtió en la obra cumbre de la franquicia en NES, aunque no llegó a ser lanzado en Europa, tan solo en Japón y Estados Unidos.

Podemos jugar a estos títulos en una resolución baja, con lo que la pantalla de juego será menor, pero también así la pixelación. Por supuesto también existe la opción de jugar a pantalla completa, en su formato original de 4:3, con la posibilidad de incluir artes que rellenen los bordes a derecha e izquierda. Y ya por último está el formato 16:9 de pantalla panorámica, que forzará la imagen para que rellene todo nuestro televisor, aunque elegir esto es un auténtico crimen ya que se deformarán y achatarán los gráficos.

El Museo de ambos Mega Man Legacy Collection es toda una declaración de amor al legado visual del Bombardero Azul.
El Museo de ambos Mega Man Legacy Collection es toda una declaración de amor al legado visual del Bombardero Azul.

Por supuesto, el filtro gráfico que emula las líneas de escalado de las pantallas de antaño se encuentra presente, dando lugar a un efecto muy bien logrado que consigue disimular la pixelación con notable eficiencia. Al respecto tendremos dos opciones extra: Televisor, que dará lugar a unos gráficos ligeramente desenfocados (tal y como sucedía en la mayor parte de televisores de tubo de la época), o Monitor, que ofrecerá una definición perfecta (tal y como sucedía en los monitores especializados que eran el Santo Grial para los jugones de entonces, sobre todo si poseían un ordenador personal). 

Ya por último es necesario destacar dos opciones de configuración extra, más que agradecidas y que no suelen encontrarse presentes en esta clase de recopilatorios retro. En la primera podremos modificar la velocidad de la CPU, seleccionando entre Original y Turbo. Con la opción “Turbo” jugaremos a cada uno de los seis títulos con total normalidad, pero si seleccionamos “Original” se emularán las limitaciones de hardware que poseía la NES, apareciendo ocasionalmente en los juegos defectos técnicos como las ralentizaciones, en los mismos lugares exactos de los cartuchos originales, todo para alcanzar una experiencia lo más cercana posible a la que podía disfrutarse en su día. Eso sí, el parpadeo de sprites o flickering, tan habitual en los juegos de NES, se encontrará presente tanto en Original como en Turbo. La segunda opción nos ofrece la posibilidad de escoger entre jugar a la versión occidental de cada Mega Man (a la velocidad norteamericana, es decir, ni rastro de los odiosos 50 Hz europeos) o a la original japonesa.

No, esto no es el mal entendido y peor llamado píxel art, ni falta que le hace. Esto es el Mega Man de NES, visto en plataformas actuales.
No, esto no es el mal entendido y peor llamado píxel art, ni falta que le hace. Esto es el Mega Man de NES, visto en plataformas actuales.

Como extras para cada juego contamos con material numeroso que abarca desde una base de datos con todos los personajes y enemigos que aparecen en cada entrega, incluyendo información sobre sus puntos débiles y la posibilidad de combatir directamente con ellos en el caso de que sean jefes finales, hasta un museo que registra ilustraciones de carátulas de cada mercado (sí, también se incluye esa inconmensurable obra de arte que es la carátula estadounidense del primer Mega Man), cartuchos, manuales de instrucciones y artes conceptuales. A nivel jugable, los extras toman forma de un buen número de desafíos consistentes en secciones contrarreloj y remezclas de diversas fases. Algunos de estos desafíos son realmente difíciles de completar, ya que aumentan su dificultad respecto a los ya de por sí elevados niveles de exigencia que poseen los juegos originales. Mencionar además que contamos con la posibilidad de usar el amiibo de Mega Man (aparecido dentro de la colección Super Smash Bros. 3DS/U) para desbloquear desafíos adicionales a los disponibles por defecto. 

Más allá de los 8 bits

El segundo Mega Man Legacy Collection abarca los MM del 7 al 10, éstos ya muy distintos entre sí a nivel técnico dado que se lanzaron en varias plataformas a lo largo de diversas generaciones posteriores a la de NES. Mega Man 7 apareció originalmente en 1995 para Super Nintendo, y es una auténtica maravilla a nivel gráfico dado que aprovecha a conciencia la potencia de la recordada 16 bits de Nintendo. Mega Man 8 sube aún más el listón audiovisual, ya que se lanzó en 1996 para Saturn y PlayStation, las históricas consolas de 32 bits que revolucionaron la industria del videojuego a todos los niveles. 

Mega Man 8, hasta la fecha el mayor listón audiovisual alcanzado por la vertiente clásica de la franquicia.
Mega Man 8, hasta la fecha el mayor listón audiovisual alcanzado por la vertiente clásica de la franquicia.

Mega Man 8 es el título que mayor calidad técnica posee de toda la serie clásica de Mega Man, dado que los MM 9 y 10, aparecidos respectivamente en 2008 y 2010 para Wii, Xbox 360 y PlayStation 3, no aprovechaban las capacidades técnicas de dichas máquinas al poseer un desarrollo y acabado al más puro estilo NES. Este hecho generó polémica en su momento, dado que no fueron pocos los usuarios que habrían preferido títulos que supusieran una clara evolución a nivel audiovisual respecto a MM 8 en lugar de dar varios pasos atrás al respecto. Polémicas aparte, los Mega Man 9 y 10 no dejan de ser juegos sensacionales que completan un cuarteto de auténtico lujo.

En cuanto a opciones y extras, Mega Man Legacy Collection 2 es muy similar al primero: posibilidad de ajustar las dimensiones de la pantalla de juego (en Mega Man 7 podremos jugar con el formato de pantalla original de SNES, que no era 4:3, sino el casi completamente cuadrado 8:7), filtro al estilo scanlines, museo de personajes, arte de los juegos… Eso sí, aquí no contamos ni con ajuste de potencia (no es necesario, ya que las plataformas originales en las que se lanzaron estos juegos poseían un poder más que suficiente como para eliminar todo rastro de ralentizaciones en el desarrollo de las partidas) ni con la posibilidad de seleccionar entre las versiones norteamericanas o japonesas de los juegos.

Proto Man también tiene algo que decir en los juegos clásicos de Mega Man.
Proto Man también tiene algo que decir en los juegos clásicos de Mega Man.

Acepta el desafío

En el terreno jugable, todos sabemos cómo funciona un Mega Man: acción, disparos y plataformas de desarrollo lateral, selección inicial de cualquiera de los 8 niveles disponibles (en el primer Mega Man son seis), con su correspondiente Robot Maestro aguardándonos al final, y sobre todo una dificultad que en no pocas ocasiones raya en la auténtica locura. Hay que tener en cuenta que los Mega Man ya eran considerados juegos difíciles en una época en la que la dificultad media de los videojuegos era muchísimo mayor a la imperante hoy día, así que para un neófito el enfrentarse a estos títulos puede llegar a ser una experiencia frustrante.

Sin embargo, todo es cuestión de aprender y perseverar. Los Mega Man son juegos tremendamente difíciles, sí, pero en ningún caso injustos. Además, aprender a usar las armas que vamos ganando a los Robots Maestros, tanto para derrotarlos de manera más fácil como para acceder a ítems y zonas ocultas durante el desarrollo de las fases, lo hará todo un poco más llevadero.

Los Robot Maestros son una seña de identidad de toda la franquicia Mega Man. Derrótalos para obtener sus poderes y así allanar el resto del camino.
Los Robot Maestros son una seña de identidad de toda la franquicia Mega Man. Derrótalos para obtener sus poderes y así allanar el resto del camino.

Pese a lo dicho, la industria actual es la que es, y uno de sus absurdos traumas es el miedo aterrador que posee ante la idea de hacer que el jugador se frustre o se esfuerce demasiado, una lacra que se lleva arrastrando desde hace años, y que ha dado lugar a juegos actuales que son un auténtico paseo campestre, y a la falsa idea de que los títulos clásicos adolecen de demasiada dificultad para el jugador de hoy día. Así, en Mega Man Legacy Collection existen diversos atajos y ventajas no presentes en los juegos originales, que lo hacen todo más fácil y accesible, aunque por fortuna son completamente opcionales. 

Entre ellos se encuentra la posibilidad de grabar partida en todo momento (esto, la verdad sea dicha, sí que es de agradecer, ya que los Mega Man originales o bien debían ser pasados de una tacada o bien obligaban a apuntar kilométricos passwords para registrar nuestros avances), la opción de rebobinar la acción (con lo que podremos rescatar a nuestro Bombardero Azul de una muerte segura si se ha precipitado por un abismo, o anticiparnos al ataque de un enemigo imprevisto), y la posibilidad de aumentar los puntos de vida de nuestro personaje (esto último solo en Mega Man Legacy Collection 2).

El apartado gráfico de Mega Man 8 es una auténtica delicia. Es de esperar que el futurible Mega Man 11 lo supere o al menos iguale.
El apartado gráfico de Mega Man 8 es una auténtica delicia. Es de esperar que el futurible Mega Man 11 lo supere o al menos iguale.

Mi reino por una cruceta

Ah, Switch, qué gran invento. Nintendo ha dado en la diana con su apuesta por una consola híbrida que puede disfrutarse con total facilidad y rapidez desde una pantalla, como consola de sobremesa independiente, o como una portátil de las de toda la vida. ¿Y cómo se disfrutan ambos Mega Man Legacy Collection desde cada una de las vertientes? Pues de lujo. Los filtros gráficos consiguen hacer que estos juegos se vean estupendamente bien en un panel de grandes dimensiones, y en la propia pantalla de Switch lucen incluso mejor tanto en modo sobremesa como en modo portátil. Pero…

Pero resulta que Nintendo Switch adolece de un defecto a todas luces incomprensible e injusto: la carencia de cruceta. La Gran N desarrolló sus Joycon pensando en el juego cooperativo desde una misma máquina, algo por supuesto de lo más aplaudible, pero por el camino ignoró por completo tanto a los que gustan de jugar en solitario como a los que disfrutan de juegos clásicos o títulos actuales, como los de lucha, en los que una cruceta es imprescindible.

Captura de Mega Man 7, en la que se puede ser el peculiar formato de pantalla que poseía SNES, casi completamente cuadrado.
Captura de Mega Man 7, en la que se puede ser el peculiar formato de pantalla que poseía SNES, casi completamente cuadrado.

Por supuesto, los juegos de la saga Mega Man son de esa clase de títulos en los que una cruceta es imprescindible. Los sticks analógicos no se diseñaron para los juegos bidimensionales, que requieren una respuesta digital e inmediata en lo que a control se refiere, sino para los juegos de desarrollo tridimensional que requerían nuevas posibilidades de desplazamiento y distintos grados de presión a la hora de mover al personaje controlable. Y no, los cuatro botones separados del Joycon izquierdo de Switch tampoco sirven de nada cuando nos enfrentamos a títulos 2D que requieren precisión y reflejos felinos, como son cada uno de estos 10 Mega Man.

Obviamente, existe la posibilidad de jugar con pads tradicionales, ya sean los oficiales de Nintendo o los lanzados por compañías externas. Pero sujetar la Switch como una portátil implica tener anclados ambos Joycon sí o sí, y ahí nuestras alternativas se reducen drásticamente. Nintendo, incomprensiblemente, sigue negándose a lanzar un Joycon izquierdo oficial con cruceta (ah, si el gran Gunpei Yokoi levantara la cabeza), y aunque afamadas compañías especializadas en periféricos, como la japonesa Hori, ya han anunciado el desarrollo de Joycons con cruceta, éstos aún tardarán en llegar al mercado. Así que, por desgracia, no nos queda más remedio que subrayar lo siguiente: ambos Megaman Legacy Collection pierden bastante en modo portátil en lo que a controles se refiere, a no ser que puedas averiguártelas para sustituir esos botones separados del Joycon izquierdo por una cruceta en condiciones.

El Bombardero Azul no solo se enfrentará a sus enemigos a pie.
El Bombardero Azul no solo se enfrentará a sus enemigos a pie.

¿Dónde están los que faltan?

El control en modo portátil no es la única carencia de ambos Mega Man Legacy Collection. La recopilación en dos volúmenes de las por ahora diez entregas principales de la saga clásica de Mega Man se agradece; pero claro, lo malo es eso, que solo podemos jugar a las entregas principales. El legado del Mega Man clásico va mucho, pero que mucho más allá de sus 10 entregas numeradas. 

Así, existen 5 juegos independientes, lanzados para la Game Boy original; un recopilatorio para Mega Drive, bautizado como The Wily Wars, que adapta el apartado audiovisual de los tres primeros Mega Man de NES a la potencia de la 16 bits de Sega; un más que curioso Mega Man Soccer en SNES, que no llegó a lanzarse en Europa; dos maravillosas entregas para la placa recreativa CPS2, centradas en los combates contra los Robots Maestros; un juego al más puro estilo Mario Kart, denominado Mega Man Battle & Chase, lanzado originalmente en PS1; y, ya por último, el imprescindible y no muy conocido Mega Man & Bass, una suerte de Mega Man 7.5 que vio la luz para SNES en 1998, y que en occidente pudimos catar gracias a la posterior adaptación a Game Boy Advance. Oh, y en la cesta también podríamos incluir el indispensable Mega Man Powered Up, sensacional remake, lanzado para PSP en 2006, del MM original de 1987. Y ya que nos ponemos completistas, remataremos la lista con Street Fighter X Mega Man, un fangame de 2012 para PC, cuya calidad propició cierto nivel de apoyo oficial por parte de Capcom.

Mega Man & Bass, uno de los grandes ausentes de Mega Man Legacy Collection 1 + 2.
Mega Man & Bass, uno de los grandes ausentes de Mega Man Legacy Collection 1 + 2.

En definitiva, son muchos los juegos que se echan en falta en estos dos recopilatorios del Mega Man clásico. Capcom al menos podría haber incluido, a modo de extras desbloqueables, los Mega Man de Game Boy en el caso de la primera Legacy Collection, y los Mega Man Soccer y Mega Man & Bass en el caso de la segunda LC. Pero nada, que no se han estirado, así que solo nos queda rezar por el lanzamiento de un tercer Mega Man Legacy Collection que incluya los juegos enumerados en el párrafo anterior. Entonces sí que podremos decir que todos y cada uno de los MM pertenecientes a la rama original de la franquicia se encuentran disponibles para plataformas actuales.

Conclusión

El presente análisis se ocupa de desgranar dos recopilatorios, a un precio de 15 euros cada uno, que aglutinan las diez entregas numeradas del Mega Man clásico, desde el original lanzado en 1987 para NES hasta el Mega Man 10 que viera la luz para plataformas de la anterior generación, ya en 2010. Nos encontramos ante unas adaptaciones fabulosas, repletas de opciones de configuración y de material extra, que harán las delicias del jugón veterano y que permitirán a los jugadores jóvenes descubrir los orígenes y el desarrollo de una franquicia que ha permanecido demasiado tiempo en la nevera. Lo único criticable es el control, deficiente en el modo portátil de Switch, aunque no es culpa de los recopilatorios sino de la dejadez de Nintendo en lo que a ofrecer un Joycon con cruceta se refiere, y la ausencia de otras entregas imprescindibles como los Mega Man de Game Boy o el Mega Man & Bass de Super Nintendo.

Lo Mejor

  • 10 auténticos juegazos a 3 euros la unidad
  • Las opciones de configuración y los extras incluidos
  • Estos títulos ofrecen la respuesta a por qué Mega Man es tan legendario

Lo Peor

  • La cruceta, esa gran ausente de Switch en su modo portátil
  • Habría estado bien incluir algún que otro juego más del Mega Man clásico a modo de desbloqueable
8
Muy Bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana