Owlboy (NSW)

NSW, PC, PS4, XBO

Imagen de Owlboy (NSW)

Análisis de Owlboy para Switch

Nota Meri 8,5 Muy Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Owlboy para Switch, análisis

Tras un primer vistazo, Owlboy encandila a través de su llamativo apartado artístico, cuyo carisma Pixel-Art nos ofrece escenarios complejos y preciosistas, habitados por encantadores e imaginativos personajes.

Lo que podríamos valorar prematuramente como un bonito juego de plataformas, es decir, otro proyecto independiente que aprovecha el tirón de las 2-D de carisma Retro para ofrecernos una experiencia como tantas otras, pronto revela su especial naturaleza. Lanzado el PC durante el año 2016, el videojuego que nos ocupa fue un triunfo global tanto para la crítica como para el público, a pesar de un desarrollo que se prolongó más de lo esperado, empezando su fase de producción en un ya muy lejano año 2007.

Owlboy (NSW) Captura de pantalla

Finalmente, D-Pad Studio lanzó Owlboy, el título protagonizado por Otus y sus amigos triunfó de manera destacada y hoy, dos años después, por fin podemos disfrutar de esta aventura de plataformas, puzzles y desarrollo metroidvania en Nintendo Switch (junto a las versiones de Xbox One y PS4). Veamos en qué medida resulta idónea la plataforma híbrida de Nintendo para la producción dirigida por Simon Stafsnes Andersen.

Aventura de altos vuelos

A partir de aquí vamos a intentar hablar de las bases de Owlboy (tanto a nivel de diseño como de desarrollo jugable) centrándonos en la versión para Nintendo Switch. Si quieres saber todos los detalles acerca de la trama del videojuego así como de todas sus características os recomendamos el análisis de la primera versión.

Owlboy (NSW) Captura de pantalla

A grandes rasgos, Owlboy nos pone en la piel de Otus, un miembro de la raza de los búhos marginado y denostado por sus semejantes a causa de una desafortunada discapacidad: nuestro amigo no puede articular palabra. A partir de ahí, la historia de Otus pasa por su relación con sus amigos, su afán de superación ante la adversidad y su papel dentro de una aventura llena de sorpresas.

Porque, además de su por su imaginativo planteamiento jugable, el título que nos ocupa brilla a través de unos personajes carismáticos, un argumento lleno de emoción, risas y alguna que otra lagrimilla, y una narrativa que bebe de sagas como The Legend of Zelda, para integrarse con la experiencia jugable de forma homogénea sin suponer una molestia.

Owlboy (NSW) Captura de pantalla

Además, su diseño de niveles apuesta por el ingenio y la verticalidad: resulta realmente importante controlar el vuelo de nuestro protagonista, combinar las diferentes habilidades ofensivas que nos ofrecen los personajes secundarios al cargar con ellos (como por ejemplo disparar a nuestros oponentes con la pistola de Geddy o derribar varios enemigos simultáneamente gracias a la escopeta de Alphonse) y explorar los escenarios para acumular monedas para canjearlas por diferentes ventajas además de otros coleccionables.

Durante el desarrollo de Owlboy nos encontraremos con plataformas, exploración, disparos mediante un sistema “dual stick”, resolución de pequeños puzzles, conversaciones con personajes secundarios, momentos donde compraremos mejoras para poder enfrentarnos a los variados enemigos finales y, en resumen, un amplio espectro de mecánicas jugables (donde incluso tiene cabida la infiltración) que nos recuerdan a multitud de títulos. Durante el desarrollo de la aventura no hemos acordado de videojuegos tan diferentes como The Legend of Zelda, Demon’s Crest o Metal Slug, cuyos componentes se combinan a la perfección dentro de un armazón narrativo sencillo pero efectivo.

Owlboy (NSW) Captura de pantalla

Es posible que no todas las dinámicas esté lo suficientemente aprovechadas como para hablar de una obra maestra completa, ya que además la duración del juego se nos antoja algo escasa. No obstante, su éxito queda fuera de toda duda, siendo su adictiva propuesta perfecta para disfrutarla en Nintendo Switch.

Owlboy en cualquier parte

Como muchos videojuegos bidimensionales de corte independiente (ahí tenemos a productos tan llamativos como Wonder Boy: The Dragon’s Trap o Stardew Valley sumando millares de descargas al mes), Owlboy llega a la Nintendo eshop —y en mayo en físico gracias a la distribuidora española Avance—  con ganas de dar guerra.

Owlboy (NSW) Captura de pantalla

Fundamentalmente nos encontramos con el mismo videojuego, esta vez con la ventaja de poder jugarlo en cualquier parte. Y desde ya podemos afirmar que está posibilidad no es baladí: Owlboy luce realmente bien en la pantalla de la tablet de Switch, los controles mantienen su excelsa fiabilidad, y su divertido planteamiento hace que sea un gran acompañante durante nuestros viajes en metro o en autobús.

En la cara menos positiva, nos hemos encontrado con algunos problemas y Bugs que esperemos ver solucionados en breve. El más importante lo hemos sufrido tres o cuatro veces a lo largo de las 8 horas que dura el título: el juego se nos ha cerrado de repente, a pesar de que gracias al guardado automático en ninguna ocasión hemos perdido demasiado progreso.

Owlboy (NSW) Captura de pantalla

Por otra parte, a nivel gráfico el título muestra gran poderío. El aprovechamiento de los avances tecnológicos logrados en el medio nos permite disfrutar de un estilo hi-bit pixel art realmente hermoso, de una resolución variable que se adapta al zoom de la cámara, potenciado por unas animaciones realmente suaves y simpáticas y un sistema de scroll parallax muy bien resuelto. Todo ello se muestra con gran suavidad en la TV aunque, sin ninguna duda, la belleza estética de Owlboy luce incluso mejor en el modo portátil. De esta forma, el título de D-Pad estudio se sitúa entre los más grandes de su sector, compitiendo con grandes obras como Fez, Iconoclasts o Sonic Mania en términos estéticos.

Videojuego analizado con un código para Switch facilitado por la editora.

Conclusión

El título que nos ocupa es un gran exponente del género aventurero bidimensional. Su variedad de mecánicas lo hace tremendamente divertido, su medido control vuelve muy gratificante la experiencia y su encantador apartado audiovisual (genial la combinación chiptune y orquestal de la que hace gala su partitura) redondea una fascinante experiencia.

La versión de Switch resulta todo un éxito, sobre todo, por lo gratificante que es poder alternar entre el modo portátil y el de sobremesa. No obstante, no dispondremos de mejoras en el control ni de opciones táctiles dentro de esta versión, mientras que determinados bugs hacen del programa una conversión imperfecta, aunque ampliamente disfrutable.

Lo Mejor

  • Variado, divertido y fascinante
  • A nivel artístico es una belleza
  • El diseño de niveles es espectacular
  • La historia es encantadora
  • Control bien medido y satisfactorio

Lo Peor

  • Algo breve: nos hemos quedado con ganas de más
  • Algunas mecánicas podrían estar más aprovechadas
  • Errores puntuales en la versión de Switch
8,5
Muy Bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana