Super Bomberman R (NSW)

NSW

Imagen de Super Bomberman R (NSW)

Super Bomberman R, Análisis

Nota Meri 7 Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Bomberman es una saga mítica. Nació a principios de los ochenta, tuvo una gran cantidad de entregas en todo tipo de dispositivos y poco a poco se fue diluyendo. Probablemente muchos de los que han comprado una Nintendo Switch no recuerdan cuál fue el último juego de la saga de Hudson que disfrutaron. Si es que llegaron a tocar alguno. Y es lógico. Hacía siete años que no salía ningún juego de la saga, y tenemos que remontarnos a una década atrás para encontrar el último juego de la serie que se publicó en formato físico. Fue uno basado en minijuegos para Wii. Antes de eso, el nefasto Bomberman Act Zero. y Antes, los Bomberman Land. Nombres difusos, de poco recuerdo. Pero el simpático personaje-pone-bombas vuelve a la carga como uno de los juegos más atractivos del lanzamiento de Switch. Al menos sobre el papel.

La propuesta de juego de la serie ha sido siempre muy sencilla y a la vez, adictiva. Básicamente tenemos que ir poniendo bombas en un escenario que vemos desde una vista aérea para ir creando nuevos caminos y, sobre todo, para atrapar a nuestros enemigos en trampas. Que no puedan escapar y que sean víctimas de la onda expansiva de dichas explosiones. Eliminarlos a todos es el camino hacia la victoria. Esto se ha mantenido como fórmula imprescindible para poder comprender la manera de afrontar alguna de las decenas de entregas que ha tenido la serie en todo este tiempo (licencia en manos de Konami). Y sigue presente ahora, en su 33 aniversario en la nueva consola híbrida de Nintendo.

Super Bomberman R (NSW) Captura de pantalla

Son varias las propuestas que ofrece el juego de Konami en esta nueva entrega Super Bomberman R. Por un lado tenemos el modo campaña, que nos permite jugar solos o con un amigo a distintas misiones en las que tenemos que enfrentarnos a jefes finales y acabar con el malvado plan de un doctor loco que ha despertado a varios bombermans malignos. La propuesta, desenfadada en la puesta en escena, es la siguiente: iremos superando varias fases hasta enfrentarnos a un jefe de turno que, una vez vencido, abrirá  las puertas a un jefazo todavía más poderoso.

El usuario tiene por delante pequeños retos a superar en cada una de las fases. Desde acabar con todos los enemigos en pantalla hasta pulsar unos interruptores concretos, iremos pasando niveles a gran velocidad mientras intentamos no perder demasiadas vidas. Aunque es cierto que la exigencia del título en su modo campaña tiene cierta miga porque hay niveles de locura con cambios de alturas, con unas postas desde las que aparecen decenas de monstruos llenando la pantalla y haciendo imposible nuestro paso y con las particularidades de los power up que juegan a nuestro favor pero también en contra, a la larga la historia se hace algo repetitiva porque muchas de las tareas se parecen y el reto, en ocasiones, no es el más satisfactorio.

Super Bomberman R (NSW) Captura de pantalla

Son muchas las fases, y no solo en los primeros planetas, en las que eliminar enemigos se hace pesado y poco entretenido, ya que su IA es más bien deficiente y es fácil dar con ellos. Solo hace falta paciencia. En otras la experiencia es algo mejor, pero de todo el elenco de fases, y hay decenas, solo se salvan los jefes finales que nos van a complicar la existencia en todas sus formas. Además, no durará demasiado ya que en apenas dos horas y poco habremos acabado la campaña. Para los que quieran un reto importante, que escojan directamente el mayor nivel de dificultad. Aunque eso tampoco les librará de fases repetitivas con leves cambios de diseño de mapa. Lo mejor de este modo, como pasa con todos los otros que vamos a ver a continuación, es la posibilidad de jugar en local de manera cooperativa con un compañero.

Super Bomberman R destaca por su componente multijugador, algo que sabe explotar perfectamente en Nintendo Switch. Por un lado tenemos el modo local que permite jugar hasta ocho ususarios a la vez a base de joy cons individuals y mandos pro. Nosotros estuvimos haciendo sesiones en casa de hasta seis jugadores y lo cierto es que la diversión y la locura era inmediata. Es cierto que no es un título que te pueda atrapar durante muchas horas, pero para sesiones cortas o partidas con invitados cumple su cometido: el control es sencillo, ya que apenas necesitas un botón para colocar las bombas (además de otros de golpear o habilidades concretas) y se entiende desde un primer momento el objetivo final del juego en cuestión. El principal problema es que a veces el control puede hacerse algo impreciso en ciertos momentos, aunque no es algo tremendamente graves y puede notarse en algunos movimientos que no salen como esperamos.

Super Bomberman R (NSW) Captura de pantalla

Entre los detalles que aportan variedad a la experiencia destacan los potenciadores que pueden jugar a favor o en contra de nosotros. Llamaradas que hacen que la onda expansiva sea más grande, poder golpear bombas, patearlas para mandarlas a otro lugar, botas para correr más rápido, calaveras para confundirnos y hacernos mover lentamente… Hay varios ítems que permiten cambiar el signo de la partida y que vale la pena utilizar. Además, cuando nos echan del mapa podemos molestar desde los alrededores lanzando bombas e intentando matar a alguien para recuperar nuestra vida. Tenemos muchos opciones de personalización en este sentido para jugar con CPU, poner reglas de todo tipo, rondas a ganar, etc. Y se puede hacer lo mismo con un modo multijugador tipo LAN conectando varias Switch a la vez. Siempre con ocho jugadores como tope.

A todo esto se añade el modo online que permite hacer partidas libres o partidas de ránquing donde sumamos o perdemos puntos según si ganamos matando enemigos en partidas de cuatro jugadores. Las que hemos probado funcionaban relativamente bien, algunas con algo de lag y otras sin problemas a la hora de controlar a nuestro personaje y movernos con agilidad por el escenario. Las batallas libres permiten buscar partidas rápidas, crear salas para que se añada gente y también preparar partidas solo con amigos. Todos los modos se aliñan con un sistema de monedas que vamos consiguiendo a medida que jugamos y que tienen varios objetivos: desbloquear nuevos accesorios visuales, mapas para disfrutar o gastar monedas para hacer “continuaciones” si nos matan durante el modo historia.

Super Bomberman R (NSW) Ilustración

A nivel audiovisual Super Bomberman R es un juego que no ofrece nada más que una propuesta conservadora con la esencia de la saga y sin alardes. Colores vivos, explosiones y personajes simpáticos pero que tampoco lucen porque no hay nada que exprima la consola de Nintendo. Tampoco las escenas del modo historia, que con imágenes semiestáticas sin nada destacado. Por último, la banda sonora pasará sin pena ni gloria, con algunas melodías que pueden hacerse algo pesadas en ciertos momentos. El juego llega, eso sí, traducido en lo que textos se refiere al castellano.

Conclusión

Super Bomberman R es un juego pensado para disfrutar sobre todo de manera multijugador… Local. Con gente en casa y varios mandos es como más se explota una fórmula tradicional, sin grandes novedades pero suficientemente atractiva para entretener en sesiones de juego con amigos. Cualquier persona, conozca o no la serie, puede estar disfrutando del título al poco de empezar. En menor medida, también tiene su punto en un multijugador online que tampoco goza de una gran cantidad de opciones pero permite disfrutar de partidas más emocionantes. En el caso de la historia, los problemas son más graves: por repetir misiones hasta la saciedad y por no ofrecer nada realmente interesante más allá de los jefes finales en un modo que no dura ni tres horas. Algunas imprecisiones en el control también pueden hacer mella en un juego que viene sin pretensiones y que, como sesiones festivas, cumple su cometido.

Lo Mejor

  • Jugarlo en modo local con varios amigos es como mejor se explota, junto con el online
  • Accesible para todo tipo de jugadores desde el primer momento
  • Los jefes finales

Lo Peor

  • La campaña es poco atractiva en general: misiones repetitivas y poco inspiradas, corta...
  • Algunas imprecisiones en el control
  • En general es una propuesta muy conservadora que arriesga poco
7
Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.

Jugabilidad 7

Poner bombas por todos lados para abrir caminos y matar enemigos o otros jugadores. La base de toda la vida, casi inalterable y con potenciadores que permiten cambiar el signo de las partidas. La campaña dura poco y es muy poco inspirada, pero tiene grandes jefes finales.

Gráficos 6

Funcional a nivel visual con una buena paleta de colores, efectos curiosos en explosiones, jefes de grandes dimensiones pero muy sencillo en general, sin explotar las posibilidades de la consola. Tampoco lo pretende.

Sonido 6

La banda sonora tiene ritmo y alguna melodía puede enganchar, pero acaba haciéndose algo repetitiva.

Multijugador 8

Es la clave del juego. El modo local hasta ocho jugadores es adictivo, accesible desde un primer momento y ofrece sesiones muy divertidas. Además es altamente personalizable. En online podremos hacer partidas libres o igualadas, siendo el reto más exigente para quien quiera profundizar en el juego.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana