The Elder Scrolls V: Skyrim - Special Edition (NSW)

NSW, PC, PS4, XBO

Imagen de The Elder Scrolls V: Skyrim - Special Edition (NSW)

The Elder Scrolls V: Skyrim para Switch, análisis

Nota Meri 8 Muy Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Un acontecimiento que hay que valorar

Desde el año 2011, cuando se lanzó por primera vez para PlayStation 3, Xbox 360 y PC, no han sido pocas las plataformas que han ido recibiendo The Elder Scrolls V: Skyrim, habiendo llegado al mercado, evidentemente, su edición completa con sus respectivas expansiones. De hecho, incluso los chistes y los memes con Todd Howard, director, han poblado las redes sociales y foros, pero a pesar de ello, faltaba algo.

Un año más tarde, en 2012, llegaba a las tiendas PS Vita, una consola destinada a albergar grandes juegos en una portátil, y que nos hacía soñar con géneros hasta ahora desconocidos en consolas portables, como el RPG occidental. No pocos fans de The Elder Scrolls soñaban con una versión de Skyrim para la pequeña de Sony, pero como sabemos, esta quedó en "la consola perfecta para los indies", un consuelo insuficiente para una máquina que nunca llegó a las expectativas que se crearon alrededor de ella.

The Elder Scrolls V: Skyrim - Special Edition (NSW) Captura de pantalla

Y contextualizamos de esta manera porque por fin podemos cumplir un sueño: Skyrim en el autobús, en el avión en el parque... Nintendo Switch ha venido -entre otras muchas cosas- para ocupar ese hueco que nunca supo rellenar PS Vita, ofreciéndonos la posibilidad de disfrutar juegos inmensos como el que nos ocupa en cualquier lugar, y es algo que debemos valorar en su justa medida, es decir: es algo maravilloso. Pero no es todo: Skyrim en la híbrida de Nintendo reafirma el apoyo de Bethesda a la consola y lo que es mejor, es el primer gran RPG occidental que una consola de los de Kyoto recibe en mucho tiempo. Franquicias como Dragon Age o The Witcher permanecen, como hemos visto, inéditas, ya que lo más parecido a un juego de rol de este tipo que vio Wii U es Mass Effect 3, el cual a veces cuesta incluso etiquetar dentro del género, y por eso debemos hablar de este lanzamiento del que hoy hablamos como lo que es: un acontecimiento.

Descubrir Skyrim de nuevo

Con 6 años a sus espaldas es difícil pensar en alguien interesado en jugar a Skyrim y que no lo haya jugado ya, incluso habiendo invertido las centenares de horas que ofrece el inmenso RPG de Bethesda. En plena guerra civil disputada entre Imperiales y rebedes -Capas de la Tormenta- acontece el regreso de los dragones, seres de leyenda los cuales ya habían sido considerados extintos de las tierras de Tamriel, y bajo este contexto, nuestro personaje se descubre como el Sangre de Dragón, un héroe capaz de absorver las almas de estos grandes reptiles y usar su poder en su propio beneficio. A partir de aquí, y como decimos, tenemos por delante una cantidad ingente de contenido donde podemos disfrutar de la libertad en su máxima expresión. Puedes ser un experto ladrón, un asesino implacable buscado por la ley, un héroe resolutivo, un legendario mago o incluso un sanguinario vampiro... En la helada comarca más al norte de Tamriel puedes ser lo que quieras ser, y hacer exactamente lo que te apetezca.

The Elder Scrolls V: Skyrim - Special Edition (NSW) Captura de pantalla

De hecho una de las grandes virtudes de Skyrim es su sistema de clases -que simplemente no existe- y su sistema de progresión. El desarrollo de la aventura y nuestro personaje nunca estará supeditado a una elección inicial de clase de la que más adelante podamos arrepentirnos, porque al fin y al cabo, nos esperan muchísimas horas, sino única y exclusivamente a nuestra manera de jugar. Habilidades como la Bloqueo, Sigilo, Encantamiento, Alquimia o Elocuencia aumentan a medida que las utilizamos, pudiendo desarrollar a nuestro héroe como un personaje versátil capaz de manejarse en varias disciplinas de combate o hacer de él un guerrero experto en armas a dos manos o bien un arquero capaz de hacer daño a larga distancia. Así, y sin darnos cuenta, moldear al protagonista se convierte en un proceso constante basado en decisiones permanentes. El juego no limita a quien quiera experimentar con diferentes builds, y cada una de las 18 habilidades puede mejorarse a través de un árbol que toma la forma de constelación, amén de poder tornarlas en habilidades legendarias al llegar a nivel 50 en cada una de ellas.

Otra de las características que hizo -y sigue haciendo- de Skyrim un excelente RPG es sus sistema de combate, muy mejorado respecto a Oblivion sobre todo en lo que respecta al manejo de los arcos. La lucha cuerpo a cuerpo con armas es solvente, a pesar de algunas imprecisiones fruto de las físicas, pero la disciplina de la Arquería se convierte en toda una delicia, haciendo del acto de matar a larga distancia en sigilo todo un arte, como si de un francotirador se tratara, existiendo incluso la posibilidad de hacer zoom mientras se ralentiza el tiempo para un disparo aún más certero. A esto hay que sumar la presencia de hechizos, los cuales se aprenden leyendo Grimorios, basados algunos en la habilidad Destrucción -como Chispas o Llamas-, o en la Restauración como el de Curación, que nos salvará el pellejo en más de una ocasión ante la escasez de pociones. Mención especial merecen los Gritos, los cuales deben descubrirse en lugares recónditos del exterior o bien de mazmorras y que solo podrán activarse gracias a las almas absorbidas de los dragones que sean derrotados.

The Elder Scrolls V: Skyrim - Special Edition (NSW) Captura de pantalla

Pero la verdadera magia de este juego se encuentra donde otros fallan irremisiblemente, y es en el descubrimiento. Simplemente viajar por el enorme entorno que ofrece Skyrim acompañados de la a veces épica, a veces relajante banda sonora de Jeremy Soule es un placer digno de los dioses, siendo una experiencia que en ocasiones se verá interrumpida por la aparición de una nueva mazmorra habitada por bandidos o Draugr, una pequeña población como Lucero del Alba, situada muy al norte y casi enterrada en la nieve, o la enorme y más avanzada Ventalia, por no hablar de las apariciones puntuales de los dragones, momentos en que Skyrim llega a su culmen de epicidad.

De esta manera no solo es posible, sino que se convierte en costumbre, "perder" decenas de sesiones de juego sin llevar a cabo ni una sola misión de la historia principal, que dicho sea de paso, no es un ejercicio ejemplar ni de narrativa ni de duración. Es todo lo que rodea a esta lo que hace de esta quinta entrega de The Elder Scrolls un juego que casi exige dedicación exclusiva y capaz de dejar sin vida social a cualquiera que se sienta mínimamente atraido por el género, ya que hablamos de un juego que a pesar del tiempo transcurrido, conviene no olvidar que es fantástico.

Una gran aventura en Nintendo Switch

Más de un lustro después no conviene entrar en detalles en los que ya se entró en el completísimo análisis que se hizo en su momento, ya que la versión para Nintendo Switch que ahora recibimos llega con no el mismo contenido, sino incluso más, ya que lo hace con las expansiones Hearthfire, basada en la construcción de casas, Dragonborn, en el cual visitamos la isla de Solstheim, y sobre todo, la espectacular Dawnguard, con los vampiros como protagonistas. Lo que sí debemos es profundizar en cómo funciona en la consola a nivel de rendimiento y sobre todo, de controles, ya que es Nintendo una compañía cuyo hardware lleva años exigiendo cierta creatividad a los estudios a la hora de adaptar sus juegos a las peculiaridades de sus consolas.

img-20171116-wa0010.jpg Captura de pantalla

Es de todos sabido que la resolución máxima a la que llega Nintendo Switch en su modo portátil son 720p, cifra que alcanza sin problemas esta versión de Nintendo Switch, así como una tasa de frames de 30 fps constantes sin bajadas en momentos determinados en los que puedan hacer acto de presencia efectos de fuego, hielo, o una cantidad de enemigos mayor de lo habitual. Esta resolución aumenta ligeramente cuando jugamos con la consola en el dock, haciendo de esta versión una muy digna, superior a la vista en la anterior generación y un poco por debajo de las presentes plataformas de sobremesa.

El juego de manera portátil se ve ensombrecido ligeramente en circunstancias puntuales en las que podamos sufrir de algunos reflejos sobre la pantalla durante la noche en Skyrim y en mazmorras, es decir, en entornos oscuros, en los que a veces es difícil vislumbrar elementos importantes como tesoros o incluso enemigos situados a cierta distancia. El manejo del arco también se ve un poco afectado no en cuanto a control por el mero hecho de jugar en una pantalla muy pequeña, aunque cuando activamos la capacidad de hacer zoom con este arma, este defecto queda bastante minimizado. En definitiva, como ocurre en el caso del reciente port de Doom, no es la mejor versión que podemos jugar, cierto, pero el encanto de disfrutarlo de manera portátil no tiene precio.

En este sentido el tamaño de la fuente podría ser algo mayor, aunque es algo que echaremos de menos en menús y no in game, afortunadamente. Eso sí, los controles han sido adaptados perfectamente, pudiendo acceder al menú de mapa, habilidades, etc... en el botón B de la consola, algo a lo que quienes estén acostumbrados a jugar en otras plataformas tendrán que pasar por un proceso de adaptación, pero que una vez completado, es altamente intuitivo. El resto de botones cumple una función similar que en otras versiones, destacando la situación del menú de objetos favoritos en la tecla superior de las cuatro que cumplen la función de cruceta.

The Elder Scrolls V: Skyrim - Special Edition (NSW) Captura de pantalla

Otra de las posibilidades que ofrece Skyrim en Nintendo Switch es el uso de los sensores de movimiento de los Joy Con, una manera de jugar perfectamente muy disfrutable y bien implementada. De hecho, el manejo del arco en su modo sobremesa gana enteros a la hora de apuntar, pero es en el combate cuerpo a cuerpo cuando gozamos de todas sus posibilidades. Con el uso del Joy Con derecho -e izquierdo, si llevamos un arma en cada mano- podemos asestar diferentes golpes de arriba hacia abajo o viceversa, y también a ambos lados, con una precisión muy bien medida, ya que no hacen falta movimientos de brazo exagerados para llevar estos golpes a cabo, pero tampoco haremos golpes al aire ante un movimiento involuntario.

Hay que mencionar también el apartado sonoro, ya que la -genial- música no pierde un ápice de limpieza en modo portátil, así como las voces, pero cabe dejar claro que por defecto las tendremos en inglés con unas buenas interpretaciones, debiendo descargar un archivo adicional para disfrutarlas en castellano que por cuestión de fechas, no hemos podido comprobar a la hora de realizar este análisis.

Conclusión

The Elder Scrolls V: Skyrim era un juego maravilloso en 2011 y lo sigue siendo en 2017. Dicho esto, su llegada a Nintendo Switch supone la posibilidad de poder disfrutarlo en cualquier lugar y en cualquier momento, y eso a su vez significa seguramente la mejor -y tal vez única- razón para comenzar una nueva partida después de haber invertido centenares de horas en una versión anterior.

La conversión es altamente convincente, ya que no solo incluye todo el contenido lanzado hasta ahora, expansiones incluidas, sino que técnicamente alcanza un nivel más que convincente para ser una versión a tener en cuenta, aunque adolezca de ciertas carencias a la hora de jugar en modo portátil por cuestiones de tamaño, reflejos etc... Nada grave, eso sí, y es que ver este gran -en todos los sentidos- juego en movimiento en una consola portátil es una hazaña que llevamos tiempo deseando, estando a una talla muy considerable en modo sobremesa, la cual tiene poco que envidiar a la de PS4 o Xbox One en sus versiones estándar.

Ya hemos recorrido muchos kilómetros de esta norteña comarca de Tamriel, pero eso no evita que hablemos de un juego que ha hecho historia en esta industria y que ahora pueden disfrutar, por fin, los fans de Nintendo, los cuales quedarán encantados con este port. La magia de descubrir nuevos entornos, los épicos encuentros contra dragones, la total sensación de libertad y todas y cada una de las muchas virtudes con las que cuenta este legendario RPG se ven refrendadas en la nueva consola de Nintendo, y solo podemos congratularnos por ello.

Lo Mejor

  • Disfrutar de un gran y enorme RPG en cualquier lugar
  • Rendimiento técnico solvente en modo portátil y muy digno con la consola en el dock
  • El apartado sonoro luce perfectamente en los altavoces de la consola
  • Los controles por movimiento han sido muy bien implementados, con mucha precisión
  • Centenares de horas gracias a la inclusión de todos sus DLC

Lo Peor

  • El manejo del arco se resiente en modo portátil
  • También este modo portátil adolece de cierta nitidez si sufrimos reflejos en la pantalla
  • Que no alcance más de 30 fps en ambos modos
  • Sufre de bugs puntuales, como han hecho todas sus versiones anteriores
8
Muy Bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana