Skip to main content
Publicidad
Thumper

Thumper, Análisis para Nintendo Switch

review_game
| |

El género musical se reinterpreta con una experiencia que no podemos comparar con ninguna otra, motivo suficiente para darle una oportunidad a un título que no está pensado para todo el mundo, pero que al mismo tiempo sí debe probar cualquier jugador de Nintendo Switch. Drool deja claro su potencial después de un estruendoso brainstorming.

Thumper, Análisis para Nintendo Switch

Cuando ves por primera vez Thumper lo más sencillo es pensar que se trata del enésimo sucedáneo de WipEout, F-Zero y demás juegos de velocidad futurista con naves. Nada más lejos de la realidad. Una vez más, estamos ante un título cuyas apariencias engañan, y eso es un arma de doble filo. Drool ha tomado más de un riesgo a la hora de desarrollar el título, y por suerte han acertado en más aspectos de los que han errado.

El título lleva ya unos cuantos meses en plataformas como PlayStation VR y PC, donde también es compatible con la realidad virtual y hace que el espectáculo audiovisual sea sencillamente demencial. El primer paso para poder disfrutar del juego rítmico es entender el porqué de la propuesta, intentar entrar en la onda de lo que este estudio quería transmitir al jugador cuando estuvieron meses desarrollándolo.

Thumper (NSW) Captura de pantalla

Ellos lo definen como “violencia rítmica”, así que partiendo de ese concepto vamos a pasar a desmenuzar lo que nos ha parecido esta experiencia de algo más de diez horas de duración para ser terminada y, al mismo tiempo, hacer que veáis en él algo más que un juego de carreras, ya que la única carrera que hay aquí es la que cada uno quiera disputar consigo mismo por superar los tiempos de cada fase.

Supersónico; midiendo los tiempos al milímetro

Las imágenes son en realidad muy clarificadoras, más aún los tráilers del título: una suerte de escarabajo metálico donde tenemos que recorrer sobre raíles una suerte de plataforma a toda velocidad. El desplazamiento es automático, pero los giros no lo son, y es ahí donde radica la jugabilidad: avanzamos a toda velocidad con decenas de curvas, obstáculos y envites de un enemigo abstracto e indefinido. Las paredes y barreras son parte de esa mecánica jugable tan simple que nos plantean, que no es otra que la de pulsar el botón correspondiente a la acción que se anteponga en nuestro camino. ¿Tienes un obstáculo en la superficie? Salta. ¿Giro de 90 grados a la derecha? Tuerce a ese mismo lado con el joystick y pulsando el botón correspondiente… pero en el momento justo. La precisión que nos pide el juego es total en todo momento, sin darnos concesiones de ningún tipo.

Thumper (NSW) Captura de pantalla

Drool ha conseguido realizar un ejercicio didáctico muy destacable, dedicando el primer Nivel con su decena y media de fases a explicarnos cómo se juega y cuáes son los principales comandos que nos vamos a encontrar más adelante a lo largo de la aventura. Es esencial repetir una y otra vez algunos de ellos, pues al final del día lo más importante es interiorizar dichos comandos.

3 formas de manifestar una banda sonora

Esa base musical con tintes estrambóticos se conjuga con efectos epilépticos en lo visual, un recital de luz y efectos sonoros que, cuando nos acostumbramos, nos llevan a fluir por esos carriles como si del cauce de un río se tratase. No nos vamos a engañar: atrapa desde la primera partida. No lo hemos jugado con realidad virtual sino en Nintendo Switch, un espectáculo sonoro y visual si lo jugamos con auriculares. Ahora que escribimos este análisis solo podemos decir que cualquier cosa se asemeja inevitablemente a un juego rítmico; se produce un efecto similar al de los tetriminos de Tetris, haciendo que cualquier cosa que veamos “encaje” sobre otra. Aquí es parecido. No podemos quitar de la cabeza ese cierto placer que se siente al superar una curva en el momento justo, porque no solo tenemos la satisfacción de ir superando niveles, es también una innegable sensación de sentirnos realizados al escuchar una música en constante tensión, pero muy bien interpretada.

Thumper (NSW) Captura de pantalla

Ese bicho alienígena que nos espera al final no tiene una forma que podamos asemejar con un animal, pues no tiene una cabeza propiamente dicha; no tiene un cuerpo definido, es un conjunto de extremidades que va desplazándose al tiempo que hace mover el escenario. Esas ondulaciones no sol baladí: también van al son de la música. Con el paso de los minutos te das cuenta de que nada sucede porque sí, que el trabajo a nivel de diseño traslada tres frentes al mismo tiempo: el circuito, las ondulaciones del escenario y la propia música de fondo. 

El mayor inconveniente es él mismo

El principal problema de Thumper es que con el paso de las horas termina pecando de repetitivo. Seguramente muchos de vosotros habréis experimentado esa sensación de estar jugando a un título que, de primeras, cuenta con un factor sorpresa que impide que dejéis de jugarlo… pero que antes de lo esperado vemos como su llama se apaga. Eso es algo parecido a lo que sucede en esta supersónica propuesta, es una escalada a una montaña repleta de sorpresas, pero que muestra su pico más alto antes de tiempo.

Thumper (NSW) Captura de pantalla

Algunas mecánicas se repiten demasiado, y eso termina siendo contra producente porque una vez dominas los giros más complejos y disminuyes a prácticamente el mínimo los errores que cometas, termina volviéndose algo fácil; aunque sigue siendo un desafío constante por lo sencillo que es cometer errores garrafales. Si le perdonas eso, entonces Thumper tienes juego para muchas horas. Otro de los inconvenientes que hemos encontrado ahora –y no antes ni durante-, es que las canciones son muy parecidas entre sí. Una vez más, aludimos al factor sorpresa, que se termina haciendo que reme a contracorriente por esa recursividad tan poco agraciada para el resultado final. Esto resta que haya más temas memorables y hace que no seamos capaz de recordar una melodía en concreto sino el todo, su conjunto. ¿El resultado? Una banda sonora espectacular, centelleante, violenta, impetuosa y eléctrica, pero sin una identidad lo suficientemente definida como para calificarla de sobresaliente.

Thumper se ha analizado con un código descargable proporcionado por la desarrolladora.

Conclusión: 

Thumper es un juego sorprendente, pero también diferente. Los amantes del género de la música encontrarán aquí un título ideal para llevar a cualquier parte, algo a lo que debe parte de su mérito al hardware de Nintendo Switch, que con esa enorme pantalla de 6,2 pulgadas hace que la sensación de inmersión sea total si jugamos con auriculares. El proceso de aprendizaje de las mecánicas es perfecto, proponiendo niveles que van de menos a más al tiempo que la CPU nos enseña los comandos poco a poco, sin ningún tipo de prisa y midiendo los tiempos –nunca mejor dicho-, de forma memorable.

Drool firma un título notable que tiene como principal obstáculo su propia ambición por sorprender desde tan temprano, algo que termina pagando caro al tener una recta final que, si bien desafiante, peca de ser algo repetitiva. No podemos sino recomendar Thumper dejando las dudas a un lado; es uno de los títulos más potentes y puros de la eShop de Nintendo Switch ahora mismo tanto por la idea como por la ejecución de su propuesta jugable en un harware como el de la híbrida de Nintendo.

Lo MejorLo Peor
La banda sonora que encaja a la perfección con la propuesta jugable.
Si lo terminas dominando, cansa.
Adictivo y muy difícil en sus primeras horas.
La recta final es algo repetitiva
Agresivo, idiosincrásico, supersónico: bien definido.
Echamos en falta más variedad de situaciones.
Jugarlo en modo portátil hace ganar muchos enteros.

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

Puede llegar a ser lo mejor del juego, pero también su talón de Aquiles. La propuesta es muy interesante por cómo te enseña a jugar y el proceso de aprendizaje. Sin embargo, la reta final es demasiado similar al principio del juego.

Gráficos

Espectacular. A nivel artístico tiene un estilo que no deja lugar a dudas sobre lo bien que envejecerá. En modo portátil es sencillamente un espectáculo, mientras que en televisor gana en resolución y es igualmente disfrutable. La sensación de inmersión se da por sentado.

Sonido

Compendio sonoro violento, eléctrico y supersónico. Todo va al compás de lo que vemos en pantalla, un mérito al no haber una secuenciación de temas muy variada, sino que todas las melodías son muy similares entre sí.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad
Género: 
Acción
Subgéneros: 
Musical
Lanzamiento: 
18/05/2017
Texto: 
Español
Plataforma: 
NSW
También en:
PC PS4 XBO
+7MiedoViolencia

Añadir a mis juegos

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad