Vroom in the night sky (NSW)

NSW

Imagen de Vroom in the night sky (NSW)

Vroom in the Night Sky, el peor juego de Switch

Nota Meri 1 Pésimo

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Los lanzamientos de un nuevo sistema de videojuegos siempre son complicados, y más cuando se producen en un momento en el que la competencia lleva varios años de ventaja, puliendo catálogo, tecnología, prestaciones y servicios a sus consumidores. Nintendo Switch se ha visto cuestionada, en parte, por un catálogo escaso de salida en el que no obstante ha primado la calidad sobre la cantidad: Breath of the Wild es un juego excelso, Snipperclips uno de los mejores títulos para disfrutar del cooperativo de los últimos años, Fast RMX es una puesta al día extraordinaria de Fast Racing Neo, e incluso el cuestionado 1, 2 Switch, que para muchos debería incluirse de serie con el sistema, ofrece estímulos interesantes y da pistas sobre la tecnología de la consola. Sin embargo, no el 100% del catálogo inicial de la plataforma de Nintendo tiene esa calidad. Es más, uno de sus juegos digitales, disponible en la eShop, podría tratarse en relación calidad precio de uno de los peores juegos de la historia reciente.

Un producto que ni siquiera llega a ser ofensivo, que deja indiferente por la nulidad de sus mecánicas y opciones. Y en este análisis vamos a hablar de él. Vroom in the Night Sky, que así se llama la joyita, es el primer juego para el sistema de Nintendo de la compañía japonesa Poisoft, especializada en pequeños títulos para teléfonos móviles de corte casual y sin mucha más ambición que hacer pasar un rato entretenidos a sus compradores. De hecho, en su web oficial se lee perfectamente el eslogan "We make you laugh, if you play our games!" (te haremos reir si juegas nuestros juegos). Así pues hablamos de un pequeño grupo de individuos sin gran ambición de cambiar el mundo ni reinventar la rueda, no es ni siquiera una compañía independiente al estilo tradicional, pero incluso entre sus juegos anteriores para móviles o Nintendo 3DS hay productos que parecen, como poco, dignos de echárseles un vistazo. Algo que no ocurre con Vroom in the Night Sky.

Vroom in the night sky (NSW) Captura de pantalla

La premisa es la siguiente: controlando a una bruja que va acompañada de un pequeño hada, tenemos que subirnos a una moto para atravesar distintos aros con estrellas. Ese es todo el juego. Podríais pensar que exageramos, pero sirva ver las imágenes que acompañan al artículo para entender que no es así, y aunque es muy fácil resumir el objetivo de un buen puñado de franquicias en una línea con cinco palabras, en este caso no es lo mismo. Es decir, no es que estemos haciendo de menos a Call of Duty con la frase "pues pegas tiros y ya", o a un Bomberman, con "pones bombas y matas bichos". No. En Vroom in the Night Sky te subes a una moto, cruzas aros y nada más. Así en unos diez niveles cuya variedad radica en lo estético y la disposición de los aros, pero no en objetivos ni en elementos extra. Por tener, no tiene ni un sistema de valoración permanente (al acabar te dan puntos, pero no se registran en ningún sitio). Tampoco hay modos contrarreloj que habrían hecho de la experiencia algo más razonable, al invitar a rejugarse y superarse los tiempos.

Además de movernos, con un control que dista de ser perfecto y cuya tosquedad hace que las curvas sean difíciles de tomar, tenemos un botón de disparo que nos permite lanzar un pequeño halo de energía que puede impactar en cristales que nos dan puntos, en las propias estrellas (de esta forma evitaremos llegar hasta ellas de la forma convencional) y, si tardamos demasiado en completar los niveles, aparece una bruja rival que se pone a moverse por el escenario sin un objetivo aparente. Podemos acercarnos a ella, dispararle y así obtendremos una bonificación, pero ella no tiene una IA de modo que ni siquiera hay confrontación y la mecánica de disparo es más un gimmick absurdo que algo que vaya asociado al núcleo del título.

Vroom in the night sky (NSW) Captura de pantalla

Vroom in the Night Sky tampoco es un juego particularmente largo, pues ofrece una decena de niveles, siete de los cuales se desbloquean jugando con normalidad (completar el primero abre el segundo, y así consecutivamente) mientras que los tres últimos requieren que compremos una serie de vehículos en la tienda. Para obtener dinero tendremos que hacer mejores puntuales en las fases ya superadas, de forma que si queremos una moto con más velocidad y manejabilidad, habrá que invertir 600.000 monedas en ello, y al hacer eso se abrirá un mapa extra. El juego tampoco se molesta mucho en explicar las cosas así que el 90% del tiempo lo dedicaremos a repetir las mismas fases, todas ellas diseñadas de forma poco o nada inspiradas, consiguiendo dinero para comprar los vehículos y así sacar esas tres fases extra. Y una vez hecho... se acabó, eso es todo.

Para asegurarse de que su público al menos saque partido de su decena de fases, el juego tiene logros in-game que se consigue, por ejemplo, obteniendo 100.000 puntos en cada uno de los niveles o completándolos en menos de un minuto. Algo que será imposible de primeras hasta que compremos vehículos mejores, puesto que las estrellas están suficientemente separadas como para que desplazarnos hasta ellas cueste varios segundos. Una vez desbloqueadas buenas motos, u otro tipo de vehículos más competentes como un coche volador, un avión o una escoba (cómo no), la cosa se hará bastante más llevadera. Por decirlo de alguna forma. Y al final, habrás invertido 9€ en un juego que en 5 minutos deja claro todo lo que tiene que ofrecer y que requiere de 60 extra para que superes todos y cada uno de sus modos, objetivos y desafíos. Toda una joya que, haciendo honor a la verdad y reconociéndole sus méritos, tiene algo bueno: carece de bugs. No tiene mucho que ofrecer, pero al menos no está roto. Viendo lanzamientos recientes como el del infame Orc Slayer en PlayStation 4, se puede decir que algo es algo.

Vroom in the night sky (NSW) Captura de pantalla

Conclusión

Vroom in the Night Sky es un mal juego, se mire como se mire. No tiene bugs, pero tampoco tiene nada que ofrecer. Gráficamente podría haber salido en Megadrive 32X y ya habría estado desfasado, sus objetivos son repetiivos y carecen de sustancia, dura un suspiro y que nos haga recordar con nostalgia a Superman 64 no puede ser, jamás, un valor positivo. Y encima cuesta 9€, cuando hay juegos en flash para navegador (sin irnos ya a los f2p de móviles u otras plataformas) que ofrecen infinitamente más variedad, calidad y opciones que la propuesta de Poisoft. Costará encontrar este año un lanzamiento comercial, que encima ha tenido la ventaja de ser uno de los juegos de salida de Nintendo Switch, más absolutamente ridículo que el presente. O bueno, quién sabe... últimamente Steam se saca de la manga cosas como ésta.

Lo Mejor

  • No tiene bugs.

Lo Peor

  • Inexistencia de mecánicas de juego.
  • 8 escenarios de 2 minuto cada uno, en el mejor de los casos.
  • Repetitivo, sin chispa.
  • Cuesta 9 euros. 9 más de lo que debería.
1
Pésimo

No lo quieras ni regalado y te debería dar verguenza regalárselo a álguien.

Jugabilidad 1

La palabra "jugabilidad" se le viene grande. Te metes en aros, coges estrellas y ya está. Al menos no tiene bugs.

Gráficos 1

Sencillos y esquemáticos, no habrían estado mal en la salida de PlayStation 2.

Sonido 1

No destaca particularmente, parecen melodías de stock de alguna web de sonidos gratuitos.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana