[Opinión] Labo ¿la nueva "Nintendo Revolution"?

Actualidad

La nueva apuesta de Nintendo

Nintendo Labo. A simple vista, una suerte de cartones troquelados cuyas sencillas formas nos permiten crear artilugios de diversa índole, útiles para pasar el rato utilizándolos con Nintendo Switch minijuegos mediante. En esencia, algo no demasiado alentador para el usuario de Switch que —ante la promesa de Nintendo de un anuncio revolucionario para grandes y pequeños— se esperaban algo diametralmente opuesto.

En otro orden de cosas, una industria realmente gigantesca —la juguetera— que ha sido la encargada durante décadas de insuflar ilusión a nuestros corazoncitos de las más variadas formas posibles. A día de hoy, me siento realmente desubicado cuando visito un centro comercial y me paso bastante tiempo en esta particular sección, no exenta de novedosas propuestas aunque (lejos de atender de forma más original a su vertiente científico-didáctico-creativa) se aferra con fuerza al uso de licencias multimillonarias para mantener su buena salud.

labo.jpg Captura de pantalla

Nintendo y las tendencias de mercado

Hace ya 3 años pasé 2 trabajando en Innoarea, una empresa valenciana que, allá por  2015, operaba codo con codo junto a marcas como Lego, Imaginarium, Gigo o Tuc Tuc. Resultaba más que evidente la falta de perspectiva de algunos empresarios, cuyos bandazos a la hora de intentar “digitalizar” sus creaciones pasaba por la adaptación de videojuegos para móviles, inclusión de Realidad Aumentada o añadir compatibilidad con diversas Apps para hacer más atractivos sus productos. Los Smartphones ganaban terreno a marchas forzadas (incluso  hoy en día muchos peques empiezan a preferir ver unboxings de juguetes antes que utilizarlos) y las franquicias multimillonarias hacían que el éxito de los productos pasaran por ir unidos a películas como Frozen.

Y, por último, una experiencia que también vivimos en Innoarea de forma cercana: la fiebre DIY (Do it Yourself o hazlo tú mismo) inundaba Internet, las creaciones con materiales reciclados, papel y cartón hacían furor en Pinterest, mientras que la creatividad, el diseño gráfico y las tendencias estéticas daban lugar a un maremágnum de artilugios diferentes. Así nos lo apunta Gabriel Songel, Catedrático en Diseño de Producto de la Universidad Politécnica de Valencia y co-fundador de Innoarea:

“Nintendo se introduce en la cultura maker o de hacerte tú mismo las cosas con un diseño muy adecuado para el material de cartón que utiliza, apoyándose en  un planteamiento gráfico extraordinario. Consiguen de esta forma enriquecer la experiencia de uso del jugador, aportan un valor constructivo al videojuego que nunca habría tenido de otra forma, y la posibilidad de intervenir sobre el producto añade una nueva ventaja. Es un ejemplo, en definitiva, de la combinación de tendencias en el sector del ocio que permiten la personalización de los productos con tecnologías de bajo coste, y un posicionamiento estratégico más cercano a los juguetes tecnológicos”

nintendo_labo_toy-con_2.jpg Captura de pantalla

Tenemos varios de los actores que influyen en el nuevo producto de Nintendo, junto a la opinión de algunos profesionales especializados en el sector del juguete que nos han ofrecido su colaboración, y el estudio de todos los detalles que se han desvelado hasta ahora de Labo. Todo ello me ha llevado a varias conclusiones: el valor y potencial del nuevo producto de Nintendo es realmente amplio, su originalidad queda fuera de toda duda, y su viabilidad tanto a nivel de negocio (por los materiales que utiliza y su facilidad de producción en masa) como en el plano creativo-didáctico es muy prometedora.

Un alentador futuro, con algunas dudas en el camino

Con el objetivo de atraer la atención de niños de edades a partir de 6 años, y de unos padres cuyo interés creativo les haya proporcionado horas de diversión con juguetes como Lego o Mecano, Nintendo ha utilizado su departamento de I+D en aras de unir la versatilidad de Switch (sensores, vibración HD y tablet mediante) con el potencial de un gran elenco de matrices plegables fabricadas en cartón. Con el objetivo de hacer tambalearse al sector juguetero, tal y como nos comenta Gabriel Songel, el invento de la empresa japonesa cuenta con bastantes virtudes:

“Nintendo Labo es un concepto interesante porque rompe varias barreras en el sector de ocio. Con la construcción de los artilugios que acompañan a cada juego han sabido combinar lo virtual con lo físico, de manera que se parecen más a juguetes tecnológicos convencionales que a periféricos clásicos. Por lo tanto, atención jugueteros tradicionales al dicho, "lo que no hagas tu, lo harán por ti”

No obstante, también nos surgen varias dudas acerca de su concepto. Sobre el papel (y a través de los vídeos promocionales) todo parece de color de rosa. A saber; mecanismos cuyo sencillo montaje (dirigido a través de completos tutoriales en Switch) dan lugar a artilugios compuestos por poleas, cuerdas, gomas, elementos adhesivos y sensores que permiten un funcionamiento casi mágico (el ya famoso Toy-Con piano es muy atractivo, así como la caña de pescar o el Toy-Con Robot) y un derroche de creatividad que implica directamente la colaboración del usuario (han prometido que las opciones de personalización de los juguetes irán ampliándose cada vez más).

laboss.jpg Captura de pantalla

Aunque la durabilidad del cartón y su resistencia al uso podrían hacer que los —no precisamente baratos— elementos empiecen a deteriorarse más rápido de lo que quisiéramos. Además, muchos profesionales ponen en duda la duración de la experiencia, pudiendo ser divertida durante los primeros días y estar destinada al armario al poco tiempo dada la sencillez de sus propuestas.

Su lanzamiento se prevé como un éxito (se ha colado entre los productos más reservados en plataformas online como Amazon) y muy posiblemente Nintendo Labo suponga un nuevo trampolín para la empresa a nivel comercial (sus acciones en bolsa han sufrido una importante revalorización), porque permite cubrir un target de usuarios realmente versátil. Alfonso Soriano, Profesor de Diseño en la UPV y actual dueño de la empresa Innoarea (cuya nueva etapa va dirigida a la implementación de sistemas de Realidad Aumentada y Virtual para grandes empresas), ve mucho potencial en Labo pese a que apunta algunas dudas:

“Se trata de un gran idea para unir el mundo digital y el físico. Lo veo como los primeros pasos de Nintendo hacia una especie de Realidad Virtual y Aumentada donde combinar elementos reales con digitales para acercar la experiencia al usuario. En mi opinión principalmente va dirigido a niños, los cuales no reciben un videojuego al uso, sino que a su vez disfrutan de un tiempo previo de diversión, trabajando con elementos reales y desarrollando destrezas manuales junto a sus padres, amigos y familiares. Falta saber si el producto real se comporta tan bien como en los videos promocionales y como encaja esto en la estrategia de la compañía y su comunidad, que no parece estar totalmente convencida de este movimiento.”

nintendo_labo_03.jpg Fotografía

El futuro multidisciplinar de Nintendo Labo

Otra de las líneas realmente interesantes la encontramos en la adaptabilidad de Nintendo Labo a la educación primaria, con el objetivo de intensificar la vertiente creativa de los alumnos, potenciar su conocimiento en el sector científico, e incentivar el interés por la ingeniería y la robótica en niños y niñas para romper barreras a temprana edad. Desafortunadamente, nos volvemos a enfrentar al problema de la durabilidad y, sobre todo, del precio: proveer a los centros de suficiente material como para que los alumnos puedan tener acceso a variados kits, con el desembolso que implica la compra de las consolas y los complementos Nintendo Labo, puede ser una insalvable barrera a la hora de poner en marcha este tipo de programas.

Con tan prometedor invento todavía en fase de promoción aún es pronto para definir su destino, pese a que los profesionales que han tenido acceso a las primeras demostraciones aseguran que su aparente sencillez y precariedad esconde una increíble profundidad y complejidad, como nos comenta Jesús Bella Ceacero (3d Juegos) en su Twitter personal:

“La caña de pescar es ingeniosa por varias cuestiones. Lleva una pestaña que roza con el mecanismo de la caña, de tal forma que suena al intentar recoger el hilo. Es extensible por el propio roce del cartón, no por un mecanismo interno. Está diseñada al milímetro para que la fricción haga el trabajo. Es pura ingeniería de cartón

moto-nintendo-labo.jpg Captura de pantalla

Tras el anuncio de Nintendo Labo la repercusión a nivel internacional ha sido abrumadora, las imágenes parodiando futuras aplicaciones del producto no se han hecho esperar, y las opiniones enfrentadas entre los que aseguran que Nintendo Labo no es más que un anecdótico producto con un futuro incierto, y los que apuestan por una nueva revolución dentro del sector del ocio han estado a la orden del día. A nivel personal, arrojo una última duda a través de las palabras de Gabriel Songel: tan sólo nos queda saber dónde decidirá Nintendo colocar su producto, ¿en la sección de videojuegos o en la de juguetes?

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana