4 años de Xbox One; 4 años de evolución

Actualidad

Se cumplen 4 años del lanzamiento de Xbox One

Cuando Xbox One se puso a la venta en todo el mundo aquel 22 de noviembre de 2013, la nueva generación de consolas comenzaba finalmente su andadura desde las oficinas de Microsoft, un tercer intento en una industria donde habían demostrado haber entendido muy bien su lenguaje gracias a todos los pasos al frente que dio Xbox 360. La legión de jugadores de la marca era un hecho, pero tocaba ratificarlo.

Don Mattrick no lo entendió, y en ese inolvidable E3 2013 se empezaron a cometer errores que más tarde ellos mismos reconocieron. Pero nunca es tarde si la dicha es buena, y a pesar de que su competidora directa, PlayStation 4, se distanció más pronto que tarde con unas ventas imparables, los méritos de Xbox One a día de hoy son muchos, con cifras que están lejos de ser malas y un catálogo de títulos que en Xbox One X han elevado el listón a nivel multiplataforma y en aquellos solo para Windows.

Decidir eliminar el mercado de segunda mano sirvió a sus rivales para sacar a relucir una función que siempre habíamos dado por sentada; además, inicialmente tampoco se iba a poder compartir los juegos ya comprados. Las fuertes críticas recibidas les hicieron recular, pero no fue hasta la llegada de Phil Spencer cuando todo empezó a dar un giro de ciento ochenta grados.

xbox-one-event-press.jpg Captura de pantalla

El todo en uno tardó en fraguarse, pero llegó

Los actuales poseedores de Xbox One pueden disfrutar ahora de una consola rápida, potente, con buena interfaz, gran infraestructura online y un catálogo de juegos incontable si tenemos en cuenta la retrocompatibilidad que abarca todo el panorama Xbox, desde la primera consola de la compañía hasta el último lanzamiento de 2017.

El todo en uno que tanto pretendían terminó llegando, una consola con altas capacidades multimedia (reproductor 4K desde Xbox One S) o el mejor rendimiento en juegos multiplataforma de la generación (con Xbox One X).

2016921161327_1.jpg Captura de pantalla

Xbox Live, la revolución del modo online

Hace solo unos días se cumplían 15 años del nacimiento de Xbox Live. 2002, momento donde todavía SEGA daba coletazos en la industria del hardware, los de Redmond daban el pistoletazo de salida a una infraestructura que cambió el paradigma, facilitando que eso de jugar online dejase de ser cosa del futuro. Y vaya si lo lograron.

Las cifras son escalofriantes: si en 2005 se hablaba de 2 millones de suscriptores, en 2009 la cifra aumentó a 20 millones. Ahora, en el momento de escribir estas líneas, Xbox Live cuenta con más de 50 millones de fieles, reforzados por el movimiento Gold, que ofrece juegos de mayor o menor calidad cada mes… para siempre. Xbox One tiene la responsabilidad de seguir aumentando esa cifra, y para eso hacen falta grandes juegos.

 

Los juegos, el eje angular de Xbox

Y es precisamente eso de lo que vamos a hablar ahora, de sus juegos. Mucho se ha hablado sobre la práctica inexistencia de títulos que solo podemos disfrutar en Xbox One porque Microsoft decidió abrirle las puertas a PC (Windows 10) y hacer que ambas fuerzas emergiesen en un mismo ecosistema. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes; pero para aquellos que no pueden gastarse tanto en un PC,pueden comprar una consola que con esa misma cantidad de dinero sería impensable configurar una buena CPU ni con los mejores comparadores: Xbox One X.

Queremos sacar a relucir obras que quizá pasaron desapercibidas en su momento, que muchos nos diréis que no merecen tanto la pena como otros, pero que al fin y al cabo dan valor al catálogo de “Only on Xbox”. Hablamos de Halo 5, Ori, Cuphead, Sunset Overdrive, Gears of War 4, Quantum Break

Insomniac Games demostró que se podía hacer un juego de acción y plataformas en mundo abierto tomando por bandera la verticalidad; y a día de hoy solo podemos jugar a Sunset Overdrive en Xbox One. Hablando de plataformas, no hay que irse muy lejos para citar un juego de película como es Cuphead. La eterna obra de Studio MDHR da motivos más que de sobra para ser jugada, no solo por su dificultad sino por lo que representa para el ocio audiovisual: referencias al cine y a los videojuegos, una declaración de amor con un par de tazas.

2372ed02-65a4-412d-890d-51ad50335841.jpg Captura de pantalla

Lo mismo con Forza Horizon 3, que nos vana permitir reseñar por encima de cualquier otro juego de conducción de la saga por elevar el listón a lo más alto a nivel arcade. Desde Burnout Paradise (sujeto a opiniones), consideramos que se trata del mejor arcade de conducción realista que se ha visto. Y eso es mucho decir incluso dentro de la saga Forza.

Seguimos por Halo 5, que no palidece respecto a otros episodios de la saga y cimentó el camino a seguir en un hipotético sexto episodio. Además, con la Masterchief Collection no hay ya motivos para quedarse atrás. Es cierto que Gears of War 4 tuvo retractores, pero tratándose de un título que asentó el género de los shooters con coberturas, el regreso de la aclamada IP se solventó con garantías. Y terminamos con Ori and the Blind Forest, una delicia audiovisual. A falta de Metroid y Castlevania clásicos, en su momento fue un soplo de aire fresco sin necesidad de acudir a presupuestos millonarios, algo de lo que puede dar buen ejemplo Cuphead.

Disfrutables muchos de ellos también en Windows 10, Xbox One ha demostrado en 4 años estar a la altura de lo que esperábamos. Ahora toca comprobar qué darán de sí esos últimos 4 años que posiblemente le queden de vida como consola principal de la compañía. Hasta entonces, hay motivos para seguir jugando.

opengaleria Galeria: Forza Horizon 3 Hot Wheels - Galería de imágenes Ver las 11 imágenes
1 / 11

Forza Horizon 3 Hot Wheels - Galería de imágenes

forza-horizon-3-1969-hot-wheels-twin-mill-green.jpg

  • prev
  • next
  • autoplay
  • ampliar
  • close

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana