The Wonderful 101 (WiiU)

WiiU

Imagen de The Wonderful 101 (WiiU)

El legado de Wii U en juegos revolucionarios

Actualidad

Wii U se define en base al riesgo

Habría que ver si en Nintendo están celebrando o no el hecho de que Nintendo Switch haya vendido en Japón tanto como Wii U en sólo 10 meses. Queda sobre la mesa el contraste entre el apabullante éxito de la nueva plataforma, frente a la comedida andadura comercial de su predecesora. El día en el que se da esta noticia de ventas, anticipada durante el último mes, es un buen momento para reivindicar el catálogo y legado de Wii U.

Se dice aquello de que la crisis agudiza el ingenio, y ese fue el desempeño de Nintendo durante los últimos años. Tras una época de absoluto dominio comercial, ¿quién iba a esperar que una consola con Wii en el nombre fuese un fiasco? El caso es que sin grandes alardes en sus primeros días, el paso de los meses, y luego de los años, certificó que la Wii U no terminaba de despegar. Los desarrolladores third party se bajaron del barco, y la producción de Nintendo, junto a la de los desarrollos independientes, trataron de aguantar viento y marea.

hyrule_warriors.jpg Captura de pantalla

La propia Nintendo explicó en alguna ocasión que sostener el desarrollo de tantos juegos first party para consola portátil y consola de sobremesa estaba siendo un quebradero de cabeza, motivo por el cual se fusionaron las sedes de la compañía en Japón en un solo edificio, y razón prioritaria por la que Nintendo Switch emerge como un sistema híbrido. De igual forma, las puertas de Nintendo se comenzaron a abrir a los desarrolladores independientes de manera cada vez más clara, hasta el punto que hoy para los indies Nintendo Switch es plataforma predilecta. Por último, y eso es lo que este artículo reivindica, el catálogo de Nintendo Wii U se tornó en uno tremendamente experimental. Tachada de conservadora en no pocos momentos de su historia, las producciones de Nintendo para Wii U son un ejercicio de riesgo pocas veces visto con sus nombres principales.

Splatoon abriendo camino

El primer ejemplo de este ánimo experimental lo encontramos en Splatoon. Una nueva licencia, tras muchísimos años, que acercaba a la compañía a un nuevo género, el shooter multijugador. Nintendo da la batuta a un equipo muy joven, que con un tono completamente refrescante se adentra en uno de los grandes talones de aquiles de la compañía: el entorno online.

splatoon.png Captura de pantalla

Este juego es, con gran diferencia, el más importante de todo el catálogo de Wii U. No sólo por ser uno de los más exitosos, sino porque emerge como un ejercicio de renovación en la compañía de Kioto, que gracias al éxito cosechado a todos los niveles, abrió la puerta a otros ejercicios similares a posteriori, como el magnífico Arms.

Super Mario Maker, la comunidad al poder

Otro buen ejemplo de experimentalidad es Super Mario Maker. Una rareza absoluta y un absoluto imprescindible. Lo único que se propuso la compañía japonesa fue aprovechar la idiosincrasia de su hardware, obsesión en los muros de la empresa de Iwata. Una enorme pantalla táctil y un stylus dieron lugar al editor más exitoso que nunca se ha lanzado. Con un dibujo rápido se abrió la posibilidad al diseño de niveles de absoluta complejidad, y el hueco más imaginativo de la comunidad de Super Mario se abrió paso. Super Mario Maker es, en primer lugar, un canto a la comunidad de jugadores: los fans de Super Mario son apasionados, y con Super Mario Maker se culminó una celebración absoluta para un juego presentado exactamente como eso. Sin embargo, el experimento de Super Mario Maker llegó un paso más allá. Al ser una propuesta creada sobre una base tan conocida como Super Mario, décadas corriendo con el fontanero en niveles 2D nos han entrenado en unas reglas muy básicas de lo que Super Mario es y debe ser. Todas esas reglas se rompen en Super Mario Maker, cuyas mejores creaciones son las que alejan lo máximo posible del canon de la franquicia. Así, jugar muchos niveles de Super Mario Maker siendo un fan de Super Mario genera una sensación de desconcierto y novedad difícil de imaginar, y más difícil todavía de explicar.

mario_maker.jpg Captura de pantalla

Apuesta por Platinum

El riesgo y Wii U fueron de la mano en todo momento. Y uno de los estudios más arriesgados de producir es Platinum Games. Inaba, productor de Platinum, explicaba hace poco que eran una compañía que trabaja en base a equipos relativos pequeños y apostando en primer y último lugar por la originalidad. Esa imposición a la innovación, conduce a Platinum Games, en muchos casos, a una situación de incomprensión por parte de la masa más amplia de jugadores. Quedan así condenados al reducto del juego de culto, que granjea buenos titulares y grandes artículos, pero pocas ventas. Nintendo decidió en su momento de máxima incertidumbre apostar por uno de los estudios más arriesgados. Apostar con dos obras: Bayonetta 2 como destacado sobresaliente, pero en este caso nos interesa más The Wonderful 101.

the_wonderful_101.jpg Captura de pantalla

The Wonderful 101 es uno de los juegos más exigentes y originales que esconde el catálogo de la del gamepad. Uno de esos títulos que no se parecen a absolutamente ninguna otra cosa que se pueda jugar, y que define en hechos esa intención por la originalidad que Inaba verbalizaba, así como la idea de que el catálogo de Wii U esconde muchos pedacitos revolucionarios.

Los spin-off fuera de casa

La última rareza sonora entre el catálogo first party surge de la simple necesidad. Nintendo llegó un momento en el que no era capaz de sacar adelante todos los desarrollos que pretendía, y abrieron las puertas de franquicias muy relevantes a compañías externas. De estos acuerdos surgen dos títulos que merece la pena destacar, dos spin-off: Zelda: Hyrule Warriors y Pokken Tournament.

En este momento hemos aceptado estos dos ejercicios como parte de un catálogo predecible en Nintendo, de hecho Pokken y Fire Emblem Warriors están ya en Nintendo Switch. Sin embargo, el momento en el que tanto Zelda Hyrule Warriors como Pokken fueron anunciados, el debate se abrió profundo y encarnizado hasta su comercialización. Cada uno de los juegos es una rareza absoluta para su especie, alejados de sus sagas principales dando sentido como nunca a la categoría de spin-off. Sin embargo, ambos juegos, cabe esperar que pronto convertidos en saga, son lo suficientemente interesantes como para terminar sumando, y nunca restando, al conjunto del catálogo de Wii U.

Es difícil de predecir si el recuerdo de conjunto que quedará de Wii U será en términos positivos o negativos. Pero sin duda, sí debería ser recordado su catálogo en la historia de Nintendo como un que abrazó con valentía el riesgo y el experimento en cada paso.

opengaleria Galeria: Los 10 juegos de Wii U que queremos en Nintendo Switch Ver las 10 imágenes
1 / 10

Los 10 juegos de Wii U que queremos en Nintendo Switch

Si ha habido un juego que nos hizo vibrar con Wii U ese fue Bayonetta 2. El simple hecho de pensar en poder jugar a los dos títulos de la Bruja de Umbra en el autobús, en el parque o en el váter nos hace la boca agua. Además, dispararía (más aún) las especulaciones de un Bayonetta 3, algo con lo que soñamos todas las noches antes de irnos a dormir.

  • prev
  • next
  • autoplay
  • ampliar
  • close

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana