El Madrid recurre a la energía nuclear: juega Cristiano (As)

Actualidad

Jimmy Grimble, de 15 años, víctima de acoso escolar, se propuso hace 16 años jugar un día en Maine Road, entonces la casa del Manchester City. Una decisión casi heroica en una ciudad en la que el vecino United había ganado la Champions un año antes. Grimble acabó en Maine Road calzando botas mágicas, regalo de una anciana, pero aquello sólo sucedió en el cine y con un guión que hubiese comprado Walt Disney de haberle gustado el fútbol. El City era y es otra cosa. Antes de que lo adquiriera Mansour bin Zayed dio poco que hablar. Después creció más en la lista Forbes que en el ranking UEFA, sin ‘grimbles’ de los que presumir.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana