Frantics: otra apuesta por el multijugador local

Presentación

PlayLink o los videojuegos de mesa

PlayLink es una plataforma de videojuegos sociales para PlayStation 4 que permite sincronizar un smartphone o tablet a la consola. Así, se abren las posibilidades del género de los videojuegos sociales, en el que todo tipo de jugadores —desde el más experto al más profano— se siente acogido. Frantics, el nuevo título de NapNok Games,  llega a esta plataforma el 7 de marzo rescatando el espíritu de los juegos de mesa competitivos. 

"El multijugador local nunca se ha marchado del todo", asegura Anchel Labena, productor de NapNok Games cuando le preguntamos por un posible nuevo auge de este modo de juego gracias a PlayLink. "La llegada de Internet ha revolucionado nuestra forma de relacionarnos jugando, pero aún hay juegos que no olvidan el multijugador local." Con PlayLink, las partidas entre amigos y/o familia desde un mismo sofá van más allá; y es que sólo es necesario un smartphone o tablet para jugar y no una colección de mandos. "Con Frantics queremos llegar no sólo a los jugadores consagrados, sino a un público totalmente profano en el sector.”, aclara Labena. “Queremos ofrecer un juego familiar en el que participen abuelos, padres y niños. Y no sólo eso; deseamos que sea un juego rápido que puedes ofrecer a tus amigos cuando vengan a tu casa, sin necesidad de disponer de diversos mandos.”

Frantics, de Napnok Games, aterriza en PlayLink Captura de pantalla

El estudio Napnook siempre se ha inclinado por los videojuegos sociales, como se ve en sus anteriores proyectos Spin The Bottle: Bumpie’s Party y Affordable Space Adventures. En palabras del propio productor: “Nos gustan los juegos que van más allá de mirar a una pantalla, en los que puedes interactuar con quien está a tu lado y en los que varios jugadores pueden participar”. Era lógico que mostraran interés en PlayLink, aunque Labena nos cuenta que fue casi al revés. “Sony nos contactó, atraídos por nuestra trayectoria en títulos sociales, para preguntarnos qué clase de juegos podíamos ofrecer a su nueva plataforma social, y lanzamos varias ideas. En el estudio, nos gustan mucho los juegos de mesa, y diseñamos varios prototipos, inspirados en juegos anteriores, que pudieran dar a Sony lo que buscaba y que se han acabado convirtiendo en los minijuegos de Frantics. Al probarlos, nos dimos cuenta de que si los jugadores podían prestar atención al tablero y a sus cartas mientras interactúan con otros jugadores, dichos prototipos podían funcionar en PlayLink.” Labena no tiene duda en que PlayLink es el equivalente perfecto de los juegos de mesa en consola: “La pantalla del móvil hace las veces de las cartas y la televisión, las del tablero. Y la interacción de los jugadores continúa presente.”

La astucia es la clave del éxito

En Frantics nos situamos en un mundo poblado por animales antromórficos con miradas atolondradas y ojerosas y un diseño caricaturesco que evoca la serie de animación Vaca y Pollo. Zorro, el taimado maestro de ceremonias nos da la bienvenida, ataviado con su traje de cuadros y haciendo girar en sus zarpas una bebida misteriosa —por cuyo color podemos imaginar que es un zumo de manzana o un whisky—. Los jugadores nos fotografiamos con nuestro dispositivo y el sistema nos asigna un animal basándose en nuestra imagen —lo cual puede llevar a reírnos de nosotros mismos de forma muy sana—. Después, nos embarcamos en una serie de minijuegos competitivos para cuatro jugadores en los que el objetivo es ganar sin importarnos sabotear a los demás, o crear alianzas que se pueden romper a favor de uno mismo. Por ejemplo, tenemos una carrera de obstáculos en la que podemos empujar a nuestros compañeros para expulsarlos de la pista o lanzarles contra una trampa; en el Rey de la Colina habrá una plataforma en la que sólo puede haber dos jugadores para alcanzar la victoria, con lo que los pactos serán tan necesarios como frágiles. El control es sencillo e intuitivo, y requiere la pantalla táctil del dispositivo móvil o inclinar éste en una dirección u otra. Para añadir interés, Zorro nos enviará mensajes privados a nuestro dispositivo sobre otro jugador para azuzarnos contra él, como avisos sobre quién nos ha empujado más veces o quién ha provocado nuestra eliminación en cada ronda. Asimismo, una vez quedemos eliminados de cada minijuego, continuaremos jugando: podremos sabotear al jugador que deseemos, con ataques como un rayo congelador que les impedirá moverse. 

Frantics, de Napnok Games, aterriza en PlayLink Captura de pantalla

En Frantics —y, por consiguiente, a través de la misma figura de Zorro—, se guarda memoria de las partidas realizadas y de los dispositivos que se han conectado. Zorro hará referencias sobre jugadores que ya conoce, y el juego se adaptará a la experiencia de sus participantes. Así, el tutorial aparecerá la primera vez que hagamos cada prueba, mientras que, si acumulamos cierto número de partidas, el Zorro introducirá las subastas, que consistirán en pujas por un objeto determinado que nos otorgará ventajas, y en las que pondremos en juego las monedas acumuladas durante los minijuegos anteriores —y que podremos recolectar a lo largo del recorrido de la prueba—. 

En un punto de la partida, Zorro llamará por teléfono al jugador que en la posición más baja y le dará una misión secreta, que después detallará por SMS. Esto animará a quienes se sientan frustrados por su inminente derrota, aportará mayor complejidad a la partida y una mayor tensión en cuanto a su desenlace. 

Inocente para niños, pícaro para adultos

Nuestros personajes estarán hechos de plastilina, y el detalle de las texturas es uno de los aspectos más llamativos a nivel gráfico, puesto que se ven las huellas de los dedos sobre la piel de algunos animales. La elección de este material no es casual, y es que no sólo se trata de hacer atractivo Frantics a los más pequeños —los cuales gustan de las manualidades de moldear pastas blandas—, sino de retratar la violencia de la forma más fantasiosa posible. “El efecto de aplastar un muñeco de plastilina resulta cómico, lejos de sádico”, explica Labena. “No es necesaria la sangre a la hora de recrear un combate entre muñecos de plastilina y, además, una criatura hecha de ese material se puede remodelar y, de este modo, volver a la vida fácilmente tras un accidente letal”. Todos los personajes han sido modelados en 3D, aunque se crearon previamente en plastilina para estudiar el comportamiento de las físicas, tal y como nos comenta Labena. 

Frantics, de Napnok Games, aterriza en PlayLink Captura de pantalla

No obstante, ¿es Frantics un juego sólo para niños? “No sólo queremos dirigirnos al público infantil”, nos recuerda el productor. “Por supuesto, los más pequeños se sentirán atraídos por la estética colorida del juego y sus graciosos animales, pero hemos introducido elementos que harán un guiño a los adultos”. Así, dudaremos de si la bebida de Zorro es zumo o whisky, pese a que el discurso del presentador se volverá más torpe a medida que avance el juego. Muchos de sus comentarios tendrán una doble y sutil lectura en la que las mentes más picantes verán más de un sentido, como las referencias de Zorro a “lo buena que está la gallina” o las chanzas sobre los jugadores que gusten de montarse sobre otros compañeros. 

En conclusión, Frantics propone un surtido de minijuegos divertidos y acogedores para todos los públicos; incluso el más profano en videoconsolas puede atreverse a enfrentarse a otros oponentes y salir victorioso. Habrá competición atroz, con las alianzas y traiciones propias de este tipo de títulos. Y, sobre todo, habrá mucho humor, cuyo mayor cómico será un pícaro Zorro que intentará enredar a los jugadores para fomentar su rivalidad pero, sobre todo, para lograr que todos se diviertan, incluso cuando creen que la partida está perdida.

Frantics, de Napnok Games, aterriza en PlayLink Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana