Virginia (PC)

PC, PS4, XBO

Imagen de Virginia (PC)

Juegos de una tarde: Virginia y los límites del videojuego

Actualidad

Expediente X y Twin Peaks son los referentes de Virginia

Entre los juegos para pasarse en una tarde hay un género que prevalece: las aventuras narrativas. Prevalece porque suelen ser experiencias de duración muy breve, que encaja sobre la premisa de esta serie de artículos como un guante. El juego que hoy proponemos es Virginia, desarrollado por Variable State y publicado por 505 Games. Uno que cuenta con absolutamente todos los clichés de las aventuras narrativas, y que a la vez ofrece una propuesta muy interesante.

Habitualmente se apela a estos juegos como walking simulator, lo que seguro que facilita la comprensión de lo que tenemos entre manos por ser un término tremendamente extendido. Sin embargo, resulta también un término incómodo porque esconde cierto grado despectivo francamente injusto. En cualquier caso, Virginia cuenta con un larguísimo tiempo en el mercado. En su momento, en el análisis de Meristation lo definimos como “claro, conciso y directo”, destacando el apartado artístico de esta historia de investigación.  Referenciando series como Fargo, Virginia nos aproxima al día a día de una agente del FBI, que se ve envuelta en un caso que camina entre la investigación de asuntos internos, el thriller más convencional y lo onírico.

virginia_2.jpg Captura de pantalla

Una aventura completamente centrada en la narración, y que resulta interesante en primer lugar por buscar los límites de lo que es y deja de ser videojuego. así, el desarrollo de la trama se vive en una estructura fílmica en primera persona.

Como núcleo de la aventura, Variable State se empecinó en experimentar con la elipsis en videojuegos, haciendo hipérbole de ella. La elipsis resulta un recurso narrativo tremendamente común. El corte entre dos planos para dar lugar a un salto espacio temporal. De una elipsis resulta un hueco que el jugador o espectador debe rellenar a través de la información vertida antes o después del corte. En videojuegos las elipsis suelen manejarse en cambio de fases con escenas cinemáticas, pero lo curioso de Virginia es que hace elipsis en momentos de juego. En tramos en los que el jugador tiene el control de la acción. De esta forma, resulta frecuente, por ejemplo ir caminando por un pasillo y que directamente la escena sale a un pasillo en diferente momento y diferente localización. Los cortes son, además, deliberadamente bruscos, sólo con la intención de experimentar con este recurso que en videojuegos se ha manejado hasta el momento de manera muy superficial.

virginia.jpg Captura de pantalla

¿Qué es un videojuego?

Sin embargo, el motivo primero por el que Virginia se contonea en la línea de lo que es y deja de ser videojuego, emerge porque la interacción mecánica del jugador está muy limitada. Simplemente moverse y fijarse en diferentes puntos. La ausencia total de diálogo implica que ni siquiera haya un elemento conversacional en el que interactuar. Variable State deconstruye todo lo que cabe esperar de un juego de aventuras hasta su mínima expresión, con el ánimo primero de experimentar, y segundo de desconcertar. Desconcertar ya que, como en Inside, del que hablábamos hace un par de días, Virginia es un juego dispuesto para la interpretación con final abierto. Un juego que abre más preguntas que respuestas, y que necesita ser discutido con alguien al final de la partida. Así, Virginia ni mucho menos impone una alta exigencia mecánica, sin embargo sí requiere un ejercicio cognitivo más profundo.

El de Variable State es único en su especie. Un juego experimental, muy breve, muy bonito, y muy recomendable para los que no logran resistirse a las series de crimen con corte paranormal. El estudio de desarrollo, para situar el tono, no refleja videojuegos entre sus referentes, sino que propone series de televisión. En concreto, Twin Peaks, Expediente X y The Outer Limits.

virginia_3.jpg Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana