Super Mario Kart (SNES)

SNES

Imagen de Super Mario Kart (SNES)

La desconocida escena competitiva de Super Mario Kart

Actualidad

si_wiiuvc_supermariokart.jpg Captura de pantalla

Sami Cetin, 25 años superando sus marcas en Super Mario Kart

La llegada de SNES Classic Mini a las tiendas nos ha servido para darnos cuenta de que la generación de 16 bits de Nintendo tiene sobre sí el elixir de la eterna juventud en la mayoría de sus títulos. Si bien es cierto que es complicado sentarse a jugar con muchas de las obras de NES, con Super Nintendo pasa todo lo contrario, y posiblemente sea esta una consola por la que el tiempo ha pasado mucho mejor que sobre Nintendo 64.

Es quizá por ello que Sami Cetin, de 35 años de edad, se ha negado a darle una oportunidad a los avances de una de las sagas que mejor definen el paso de las generaciones, Mario Kart. Al contrario que F-Zero, la otra gran seña de identidad en el género de la velocidad de los de Kyoto, la franquicia del bigotudo ha presentado grandes cambios artísticos y jugables desde 1992 en sus 8 entregas canónicas.

Una cuestión de dominio al volante

F-Zero se ha mantenido constante, con mejoras evidentes en entregas como F-Zero GX pero manteniendo unas pautas que hacen que jugar a aquel primer título no se sienta muy distinto. Sin embargo, Super Mario Kart sí es muy diferente, y tiene su propia escena competitiva que ha perdurado en el tiempo. En 2017, Cetin insiste en que la ausencia de un caparazón azul permite que no exista la injusticia, según cita, que impide que se ganen carreras dominadas o haya cambios imprevistos en las últimas curvas.

mariokart_reversed_0.jpg Captura de pantalla

Super Mario Kart trata de dominar el mando de SNES, es un equilibrio entre táctica, corredores e ítems. Esos tres factores son los que han llevado a Cetin a seguir superando sus propias marcas semana tras semana con pocas pausas en el camino, incluyendo un récord del mundo en 1998 en uno de los circuitos cuando Internet era cosa de pocos privilegiados. Desde entonces, desde el momento en que Cetin desafió a todos con su primer registro subido a la red, se formó una pequeña comunidad con usuarios de todo el globo batiendo sus marcas, una maratón repleta de corredores donde la línea de meta no se vislumbraba en ningún punto del horizonte. Ahora, esa comunidad se mantiene con más de 60 participantes.

El nacimiento de la escena competitiva

La afición se convirtió en un evento anual dividido en cuatro grandes subtorneos. Por un lado, el correspondiente a las pruebas contrarreloj (Time Trials), donde cada corredor registra sus mejores marcas en las 20 pistas del juego. Por otro lado tenemos pruebas más convencionales, pero la que siempre ha dominado por encima del resto es la del contrarreloj, esa en la que cada participante se enfrenta a sí mismo para frenar el crono lo antes posible.

Tal ha sido la afición de los participantes que ahora, con 25 años desde el nacimiento del juego, Cetin sigue intentando batir sus propias marcas y aquellas que dejaron otros tiempo atrás. A pesar de convertirse en Campeón del Mundo en 2012, este año ha quedado 2017 y reconoce que hay un jugador muy por encima del resto, Julien “ScouB” Holmière, un tipo de 31 años residente en el sur de Francia. El año que viene seguirán viéndose las caras, sin importar que ahora muchos sean padres, hayan terminado carreras o simplemente tengan vidas radicalmente distintas a las que tenían cuando empezaron a jugar a Super Mario Kart siendo críos.

Final del Campeonato del mundo de 2016

Pero si hay algo cierto en toda esta historia es que Super Mario Kart es un nexo de unión entre el público más casual y el público más competitivo. Antes comentábamos que la saga había cambiado mucho desde sus inicios hasta hoy, pero hay cosas que no han cambiado en ella, y es su capacidad para atrapar a la comunidad independientemente de su grado de implicación en el mundo del videojuego.

25 años, pero posiblemente queden unos cuantos más.

super_mario_kart.png Captura de pantalla

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana