PlayerUnknown's Battlegrounds (PC)

PC, XBO

Lo bueno, lo malo y lo raro de PUBG

Actualidad

El éxito de Steam y Twitch tiene sus cosas buenas, sus cosas malas y hasta sus cosas raras

PlayerUnknown's Battlegrounds no para de romper récords de cifras. Que si supera a League of Legends en Twitch, que si es el juego de Steam más jugado... ¿La última? Ayer los surcoreanos Bluehole desvelaron que había vendido más de 10 millones de unidades - a mediados de agosto había vendido algo más de siete. Uno de los juegos más exitosos en lo que llevamos de año aterrizará a finales de año en consolas, en concreto, en Xbox One (con una exclusividad que no hay sido muy bien aclarada) y muchos se preguntarán por qué los jugadores de PC están que trinan con el juego de Brendan Greene. Os hacemos un resumen de lo bueno, lo malo y hasta lo raro de PUBG.

playerunknowns-battlegrounds.jpg Captura de pantalla

Lo bueno

Vas por una explanada de hierbas secas junto a tus tres amigos. Vuestros cargadores están prácticamente vacíos, apenas habéis podido agenciaros un casco de nivel 1 - de hecho, uno de vosotros va aún con esa gorra rojo chillón -, no tenéis ninguna mira que os permita distigir las ramas de un árbol de un enemigo y vuestros ropajes, de color negro, os delatarán en cuanto pase algún equipo avispado.

Aun así, mientras bromeáis sobre cómo vais a morir atropellados por otro equipo, os coordináis, arrastrándoos por el suelo ni demasiado lejos ni demasiado cerca unos de los otros. Vuestros músculos se ponen tensos tan solo de pensar que cualquiera al que le de por mirar con su Kar-98 esa explanada os verá. Os acercáis a una casa que parece deshabitada. Dos entran por delante y otros dos por detrás; tan rápido como entráis, morís por los jugadores que esperaban en cada puerta, que os habían visto hace cinco minutis cuando hablabais del arma que os gustaría conseguir.

PUBG es duro. La habilidad del jugador al disparar, a controlar las trayectorias de las balas e incluso al conducir es importante, pero igual de fundamental es la suerte. Y a pesar de ello, que podría parecer algo negativo, cada partida, cada estrategia que sale bien, cada planificación que se ve desmontada a los pocos minutos de empezar la partida, es reconfortante. Es divertido.

La jugabilidad emergente - es decir, aquella que surge de los propios jugadores que usan de maneras inesperadas los elementos colocados por los desarrolladores - es uno de los pilares fundamentales de PUBG. Su mapa de 8x8 kilómetros, su variedad de edificios y orografías y las acusadas diferencias entre las armas aportan lo fundamental para que cada partida sea diferente. Los detonantes para que esos elementos se conviertan en una de las experiencias más locas y divertidas - de ver y de jugar - en un PC son dos: 100 jugadores repartidos en equipos de 4, de 2 o individuales y una tormenta eléctrica que va cerrando el terreno practicable del mapa conforme va pasando el tiempo.

1491328715_playerunknowns-battlegrounds.jpg Captura de pantalla

Lo malo

A pesar de que ha mejorado infinitamente desde que apareció en Steam el 23 de marzo en Steam Early Access, el lanzamiento definitivo del juego aún no ha sido fechado, aunque se contempla para este año. Han añadido nuevas armas, han solucionado bugs - y añadido otros -, han retocado un centenar de pequeños elementos... Pero sigue habiendo un solo mapa, algo que se puede hacer repetitivo cuando el número de horas en Steam ya alcanza las tres cifras. Aunque eso sí, han incluido diversas climatologías y han prometido que habrá más mapas en el futuro.

Además, uno de los mayores pesares del juego sigue casi inalterable desde el lanzamiento. El rendimiento, a nivel de framerate, sigue sin ser el óptimo, con constantes bajadas de frames a no ser que tengas un equipo muy potente. Es una de las principales razones por las que la adaptación a Xbox One nos causa dudas, pues un ordenador con sus características técnicas sudaría - o explotaría - al intentar mover PUBG.

No tener amigos para jugar a PUBG puede ser considerado por la mayoría de jugadores como algo malo, aunque hay quien puede opinar de manera bastante distinta. Muchos jugadores prefieren jugar en solitario porque la experiencia se convierte prácticamente en un survival-horror, donde la búsqueda de munición y equipo está amenzada constantemente por esa bala que puede llegar desde cualquier lugar.

playerunknowns_battlegrounds__s.jpg Captura de pantalla

Lo raro

Lo raro de PlayerUnknown's Battlegrounds es que hayamos sido incapaces de prever su éxito. Un juego totalmente inspirado en Battle Royale que desde su fase beta ya empezó a promocionarse con streamers de Twitch. Un juego tan divertido de ver como de jugar y lleno de momentos inesperados. Un juego capaz de crear situaciones absurdas en cuanto cuatro amigos se ponen el headset. Su éxito ha llegado incluso a países como Japón que, aunque con una comunidad de PC reducida, ha hecho que más de la mitad de los jugadores de Overwatch (uno de los mayores éxitos de ordenador en el país nipón en los últimos tiempos) se muden a PUBG.

Lo raro sería que PUBG se quedara en estos 10 millones y que la versión que llegará a Xbox One no se convierta instantáneamente en el juego estrella de la consola para esta campaña navideña.

opengaleria Galeria: Viaje visual por el fenómeno PlayerUnknown's Battlegrounds Ver las 11 imágenes
1 / 11

Viaje visual por el fenómeno PlayerUnknown's Battlegrounds

PlayerUnknown's Battlegrounds (PC)

  • prev
  • next
  • autoplay
  • ampliar
  • close

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana