Muerte por ‘swatting’ en Kansas: una broma que se pagó cara

Actualidad

4132135578_578279e878_o.jpg Captura de pantalla

La historia de la muerte de un caso por ‘swatting’ en Kansas

Un día antes de terminar el año 2017, una discusión comenzada en una partida online de Call of Duty en Estados Unidos donde se peleaba por 1,50 dólares, terminó con la muerte de un hombre de 28 años residente en Kansas; un padre de dos hijos que, curiosamente, no tenía nada que ver con la disputa.

Cómo sucedieron los hechos

La discusión en dicha partida multijugador terminó con uno de los dos jugadores gastándole una broma pesada al otro, pero dicha broma tenía tintes de peligro realmente elevados, ya que simuló una amenaza de bomba en casa de la víctima para que la policía acudiese a su domicilio (se habla incluso de un atentado contra la FCC). Una vez aparecidos los policías se produjo un tiroteo que se saldó con la muerte del residente en dicha casa, que como decíamos nada tenía que ver.

Este tipo de simulaciones son denominadas ‘swatting’, falsos avisos o engaños deliberados que incitan a la policía a llevar a los SWAT a los lugares donde se está produciendo el peligro para asaltar arma en mano un hogar. Normalmente estas acudidas de los SWAT suelen producirse en casos de delitos federales o secuestros. En este caso era todo mentira.

Lo peor de todo es que la estratagema del provocador se planeó de manera conjunta con varios amigos vía Twitter, conocedores del plan de este “bromista”, pero ninguno de ellos colaboraron sino que más tarde borraron los mensajes de dicha red social para no dejar rastro.

¿Quién es el causante del desastre?

El responsable de este suceso es el llamado en Twitter “SwasTistic”, que también borró todo mensaje e indicio de la provocación al SWAT de su cuenta. Además, gracias a un experto en ciberseguridad llamado Brian Krebs, se ha sabido que uno de los jugadores implicados aportó al provocador una dirección falsa, equivocada, que no se correspondía con la persona a la que querían atacar. Es por ello que el fallecido de 28 años fuese un hombre que nada tenía que ver con el caso y no el objetivo real.

Su nombre es Andrew Finch, persona ajena a todo tipo de actos como éste, tampoco aficionado a videojuegos; solo padre de dos hijos menores de edad. Cuando acudió a la puerta de su casa no se esperaba lo que iba a encontrarse, pero efectivamente tenía frente a sus ojos a los agentes SWAT. En pocos segundos recibió un disparo fulminante que terminó con su muerte en un hospital.

El final del caso

Horas más tarde del fallecido en Kansas por esta broma de ‘swatting’, la policía de California detuvo a un hombre de 25 años llamado Tyler Barriss, supuesto cabecilla del acto. En su expediente se encuentran antecedentes por actos similares.

2840329_630x354.jpg Captura de pantalla

Referencias

Comentarios

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana