Prey (2006) (360)

360, PC

Imagen de Prey (2006) (360)

Prey: de portales, armas vivas y espíritus

Actualidad

Prey, recordando el "clásico" de Human Head Studios

Ayer mismo, Microsoft anunció que Prey ya es retrocompatible con Xbox One. No hablamos del más que interesante shooter con elementos RPG que Arkane Studios lanzó hace algo menos de un año, sino un visceral y original juego de disparos que se las vio y las deseo para hacerse realidad hasta que se puso a la venta en 2006 para Xbox 360 y PC.

Aquel Prey no podía ser más distinto que la propuesta del año pasado de Bethesda; quizá el único punto en común sea que en ambos hay alienígenas y armas locas, pero incluso en ello son diferentes.

El título desarrollado por Human Head Studios (comenzado por 3DRealms) tuvo la responsabilidad de ser durante bastantes meses el techo técnico de la reciente consola HD que Microsoft acababa de lanzar al mercado. Pero no se conformó con eso, sino que dio un toque de originalidad al género con ciertas mecánicas y una visceralidad que se convertiría en norma de muchos shooters de la pasada generación.

prey_xbox_one.jpg Captura de pantalla

Prey brillaba por cuatro aspectos clave, algunos de los cuales no han perdido relevancia hoy día. El primero es un estilo visual que va más allá de que fuera el primer título con portales tridimensionales (lo que veías a través de él estaba procesado por la máquina) en una consola; el escenario, la nave alienígena donde transcurría la acción, era un organismo vivo, visceral, asqueroso y original.

Esa nave era la causante de uno de los elementos más diferenciadores del título. Había lugares donde la gravedad variaba, obligándonos a combatir a los alienígenas boca abajo, sobre las paredes o cambiando frecuentemente de punto de apoyo.

Al igual que la nave, las armas con las que luchábamos eran también un ejercicio de diseño original y repugnante; seres vivos que, en su mayoría, tenían dos tipos de disparo.

prey_1.jpg Captura de pantalla

A todo ello hay que sumar la introducción de unos puzles que, si bien eran bastante sencillos (o así los recordamos), nos obligaban a separar el alma del protagonista cheroqui de su cuerpo, permitiéndonos vagar cual espectro por el escenario para abrir puertas o interactuar con otros elementos.

No tenemos muy claro si Prey se conserva en 2018 tan bien como lo recordamos en la memoria, pero si quieréis darle un tiento a uno de los primeros grandes títulos de la pasada generación - y uno de los más rápidamente olvidados -, quizá ahora sea la ocasión perfecta, pues lo tendrás por 4€ (59.80 pesos en México) en Xbox Store.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana