Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition v2, Análisis

Actualidad

razer-blackwidow-te-v2.jpg Captura de pantalla

Razer Blackwidow Chroma Tournament Edition v2

Allá por los noventa el nombre de Razer solo era conocido por algunos fanáticos de los juegos multijugador en primera persona más competitivos. Razer era sinónimo de jugador de ordenador y perpetuo patrocinador de cualquier evento del género. Hoy en día, Razer ha conseguido diversificar su oferta de productos hasta tener una amplia gama que incluye ratones, teclados, auriculares, micrófonos, mandos e incluso recientemente un smartphone.

Hoy vamos a analizar uno de sus últimos teclados, el Blackwidow Tournament Edition Chroma v.2  (acortado Blackwidow TE v2), cuya nomenclatura recuerda a la que utilizan sagas como Street Fighter o Guilty Gear. Su nombre nos da muchas pistas de como ha decidido Razer diseñar este teclado, predominantemente hacia jugadores competitivos que planeen mover su teclado con frecuencia. Especialmente orientado a aquellos que muevan su teclado con frecuencia y más concretamente a aquellos jugadores competitivos que necesitan llevar su teclado de torneo a torneo por lo largo y ancho del globo.

En primer lugar, lo primero: el paquete. Razer cuida este aspecto hasta el límite en todos sus productos y el Blackwidow TE no es ninguna excepción. Viene en una lustrosa caja negra y verde, en cuyo interior podemos encontrar el teclado y un pequeño librillo dandonos la bienvenida al mundo de Razer y dandonos algun consejillo sobre como usar el teclado. Dicho teclado viene protegido por un plástico transparente que nos permite apreciarlo durante esos segundos previos a sacarlo de su embalaje.

Hablemos de la característica que más llama la atención de este teclado sobre otros similares: el reposamuñecas. Este accesorio, que viene incluido con el teclado, está diseñado de un lustroso cuero sintético y es una de las mejores pequeñas adiciones a un teclado que podréis encontrar. Es sólido, bastante comodo y está unido al teclado por medio de imanes. Gracias a está unión magnética se puede posicionar a voluntad del usuario y, lo que es más relevante, separar facilmente para transportar facilmente el teclado. Queda por ver lo que aguantará el material del que está fabricado pero tras casi un mes de uso apenas muestra signos de no estar nuevo.


razer-blackwidow-te-v2-2.jpg Captura de pantalla

El cable de este Blackwidow también es digno de mención. Se acopla al teclado por medio de una conexión similar al USB pero no lo suficientemente similar para que se pueda reemplazar con facilidad. Si se rompe el cable, deberás reemplazar el teclado completo, luego esta funcionalidad se queda en una forma más de facilitar la “portabilidad” de este teclado. Simplemente separa el cable y podrás moverlo sin temor de enredos. Afortunadamente también es un cable grueso y recubierto por  cordón duro lo que nos hace pensar que no debería haber problema con él en mucho, mucho tiempo.

Esta versión Tournament Edition del Blackwidow cuenta con un tamaño más reducido de lo que estamos habituados en un teclado de sobremesa. Carece del bloque numérico de la mayoría de teclados y de los botones de macro que caracterizan a la mayoría de teclados orientados al jugador. Esto se traduce en una menor huella total en el espacio que ocupa en nuestra mesa luego queda a mano de cada usuario decidir si les compensa la perdida de parte de funcionalidad a cambio de ocupar menos espacio. Adicionalmente, la falta de bloque numérico sí ayuda a posicionar el teclado de forma más ergonómica a la hora de jugar.

Como todo dispositivo orientado al mercado “gamer”, este teclado en su variante Chroma cuenta con retroiluminación total en todas sus teclas. Gracias al software Synapse 2.0 de Razer (cuya versión 3.0 está en fase beta para determinados productos) podemos personalizar completamente está iluminación. Aquellos que prefieran un teclado más moderado para usar en la oficina podrán reducir la iluminación a un sutil azul o desactivarla completamente. Aquellos que busquen una iluminación más extravagante podrán toquetear cada detalle de la misma hasta conseguir que su teclado brille mejor que un árbol navideño.

razer-blackwidow-chroma-v2-mechanical-keyboard-for-gaming.jpg Captura de pantalla

Cabe mencionar una funcionalidad exclusiva de los teclados Razer que vienen con el nombre de Chroma. Determinadas aplicaciones aprovecharán la iluminación del teclado para destacar las teclas más importantes para el juego o adaptarse a la temática del mismo. Así por ejemplo en Battlerite las teclas que usemos para las habilidades de nuestro personaje aparecerán iluminadas de un brillante azul claro mientras que el teclado parpadeará durante las pantallas de carga. Al jugar a Ruiner el teclado toma un color escarlata para adaptarse a la temática del juego. Es un detalle pequeño y por ahora pocas aplicaciones le sacan provecho pero le da un toque de personalidad y sabor al teclado además de hacer que la iluminación por fin tenga un uso práctico.

El software Synapse 2.0 que hemos mencionado antes también nos servirá para configurar los Macros del teclado. Podremos grabar cualquier combinación de botones y convertirla en un Macro así como asignarle cualquier retraso a dicha grabación. Asimismo este software cuenta con una función de estadísticas que nos dirá de que maneras hemos castigado al teclado a lo largo de nuestras partidas. En nuestro caso estamos rozando la friolera el medio millón de pulsaciones totales en apénas un mes, lo cual debe garantizar una artrítis futura.

razer-blackwidow-te-v2-instant-transmission-desktop.jpg Captura de pantalla

Desde un punto de vista de diseño este Blackwidow solo se puede describir como sólido. Plástico en su entereza, es un plástico de calidad tremendamente duro y sorprendentemente resistente al polvo. Cuenta con dos pequeñas plataformas de plástico para posicionarlo algo más elevado que suponen uno de sus pocos problemas de diseño. También están hechas de plástico y, dado que son de las partes más finas del teclado, es difícil garantizar que vayan a durar. Por otra parte tras un mes de usarlas no presentan ningún desperfecto pero echamos de menos que no se hayan hecho de algún material con mejores prospectos a largo plazo. También nos gustaría que el teclado se pudiese mojar, tremendo avance que Razer presentó con su Blackwidow Ultimate pero que todavía no se aplica a esta versión.

Hablemos por fin de lo que realmente importa: la experiencia a la hora de teclear. En primer lugar el Blackwidow cuenta con unas teclas más que aceptables. Están hechas de una superficie que desliza algo más de lo que nos gustaría (quizás preferiríamos que estuviesen hechos con el mismo material que la superficie del teclado) y requieren frecuentes limpiezas por cubrirse con facilidad del sudor de las manos y otras sustancias, pero son agradables de usar la mayoría del tiempo y visualmente difíciles de ver con la retroiluminación activada.

La versión que hemos analizado cuenta con activadores para las teclas de color amarillo. Estos activadores son nuevos para Razer además de marca de la casa y dan una experiencia de tecleo diferente a casi cualquier otro teclado mecánico. Al contrario que la mayoría de teclas mecánicas las teclas con activador amarillo no generan ese altísimo sonido de tecleo que tan icónico resulta para los teclados mecánicos. Esta falta de respuesta sonora y táctil obvia hace que resulte algo más difícil de lo habitual escribir sin equivocarnos a altas velocidades.

razer-blackwidow-te-v2-tournament-grade-desktop.jpg Captura de pantalla

Mientras jugamos, sin embargo, los activadores amarillos son una bendición. Cada tecla tarda menos en bajar que con cualquier otro activador mecánico, lo cual se traduce en mucha mayor velocidad en juegos competitivos sin perder necesariamente en precisión. Por ello los activadores amarillos son perfectos para jugar pero si queremos utilizar nuestro teclado para escribir con una cierta asiduedad estaríamos mejor con unos activadores verdes o naranjas. El teclado nos ha dado buen resultado tanto en juegos de tiros como el PUBG o el Rainbow Six: Siege como en juegos de estrategia en tiempo real como Starcarft 2 o Spellforce 3. Funciona francamente bien a la hora de jugar y gracias a la carencia de activación mecánica significativa cansa mucho menos durante esas sesiones especialmente largas de ordenador.

En definitiva el Razer Blackwidow Tournament Edition Chroma v2 es un teclado sólido para cualquier jugador que quiera un aparato fácil de mover, que ocupe poco espacio en la mesa pero que mantenga el buen diseño de sus hermanos mayores. Dependiendo de si quieras jugar o escribir más escogeras el activador amarillo o verde pero independientemente de ello este es un teclado que dificilmente vaya a decepcionar a aquellos que se atrevan con su excepcional diseño. Una vez encuentres tu versión ideal de este teclado prepárate para disfrutar de uno de los mejores dispositivos del mercado.

Lo mejor

  • muy  cómodo a la hora de viajar con él
  • aparentemente muy sólido y bien diseñado
  • la iluminación está muy lograda y es completamente personalizable
  • Perfecto para jugar gracias a sus teclas con actuación amarilla
  • Su cable y reposamuñecas

Lo peor

  • la versión analizada no es ideal para escribir
  • no es resistente al agua como su hermano mayor
  • pies de plástico que no inspiran demasiada confianza.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana