Todo va a estar bien. O no.

Actualidad

eigtbo_2.png Captura de pantalla

Everything is going to be OK es un juego extraño, divertido, reflexivo y necesario

Las posibilidades creativas del videojuego, por suerte, están aumentando día tras día a pasos agigantados. Se puede cuestionar que esto sea una realidad en las grandes y medianas producciones de las compañías clásicas, pero gracias a lo independiente y sobre todo a lo indiegente (me gusta llamar así a esos títulos que se hacen prácticamente sin recursos, con ideas experimentales y sin tener la remuneración económica como principal objetivo), la variedad de temas a tratar, la importancia social de estos y los modos de hablar de ellos, son cada vez más diversos – es el caso, por ejemplo, de los Serious Games.

El juego de Nathalie Lawhead sobre el que tratan estas líneas, Everything is going to be OK, es una de las experiencias más extrañas que he vivido frente a una pantalla. La autora lo define como una “revista-videojuego de horror y comedia nihilista”. Probablemente sea eso. O no. La obra transforma tu ordenador en un sistema operativo obtuso, donde la música se mezcla con ruidos cacofónicos, donde lo abstracto y lo metafórico va teniendo cada vez más peso y que quedará, conforme vas acercándote al “final” de la obra, repleto de ventanas y ruido visual que reflejan la complejidad y la saturación mental de la artista y de toda aquella persona que viva en una sociedad moderna como la nuestra.

eigtbo_7.png Captura de pantalla

Ese escritorio muestra iconos, “páginas”. Un total de 27. Cada uno de ellos es un juego, una experiencia, un sentimiento, un chiste, una crítica. A pesar del estilo doodle del dibujo y de las voces “kawaii”, todo es una representación absurda y negramente cómica de problemas que hemos vivido, vivimos o hemos hecho a alguien vivir.

Un juego en el que vamos encontrándonos con nuestros crush y a los que debemos responder de manera “correcta” para que no acaben espachurrados. Otro en el que tenemos que ir haciéndonos de gente que huye despavorida de nosotros. Hay otro en el que tenemos que ir respondiendo verdadero, falso o “please kill me” a un discurso sobre el hecho de que los juegos sean arte y sobre la pertenencia de una obra a su creador. Tampoco falta la representación cómica de la dificultad de conversar con supuestos amigos sobre una cita o la crítica a una sociedad que intenta curar la depresión a base de palmaditas en la espalda.

eigtbo_4.png Captura de pantalla

“He llegado a pensar que tenemos una idea retrógrada de la idea del poder y la percepción de la fuerza”, dice Lawhead en una reflexión que aparece al iniciar por primera vez el juego. “Nuestro entretenimiento popular siempre ha girado desde este punto de vista […]. Usas tu poder para dañar a tus enemigos y eliminarlos. Realmente no tenemos un concepto, en nuestra cultura, o discusión sobre formas de ver el poder desde el punto de vista de los supervivientes. ¿Cómo es esto para los supervivientes? ¿Las personas que viven con un trauma son fuertes? ¿Son fuertes las personas con trastornos mentales o con un trastorno postraumático? Generalmente no vemos a los supervivientes, víctimas, traumas, etc., como fuerza. Es una debilidad, y no creo eso”.

Esa es la premisa de un juego que acaba convirtiéndose en una obra multinarrativa donde se usan las mecánicas, los diálogos, el dibujo, la poesía, la propia escritura del jugador y hasta los gifs de agapornis para transmitir un mensaje de aceptación, comprensión y crítica; y un sentimiento de dolor porque tú has pasado por esas situaciones, o aún peor, se las has hecho pasar a alguien. Everything is going to be OK es una experiencia dura, graciosa, crítica y necesaria; en esta sociedad de interacciones destructivas hay que alzar una voz como esta. Una voz que no se escucharía con tanta fuerza sin pasar por este filtro del humor trágico, de la gracieta y del gusto visual.

Podéis comprar por el precio que queráis – la autora sugiere 10 dólares – Everything is going to be OK desde GameJolt.

eigtbo_8.png Captura de pantalla

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana