Tomb Raider (2013) (PC)

PC, 360, PS3

Imagen de Tomb Raider (2013) (PC)

Tomb Raider (2013) fue un adelantado a su tiempo

Actualidad

Volvemos a Tomb Raider (2013)

La saga Tomb Raider en videojuegos ha sido un ejercicio de reinvención completo y absoluto. Uno que quizá no se ha sabido apreciar en el grado suficiente, primero, por arrastrar un nombre tan mastodóntico y, segundo, por la sombra de sagas adyacentes contemporáneas tan asentadas como Uncharted.

Sin hablar de un juego brillante, el Tomb Raider de 2013 supuso un muy buen paso para una etapa renovada en la veterana saga Tomb Raider, que en Rise of the Tomb Raider encontró una aproximación todavía más decidida. Más decidida, pero también continuista, ya que Rise of the Tomb Raider no hace más que avanzar sobre los caminos que el de 2013 comenzó a abrir.

tomb_raider_2013.jpg Captura de pantalla

Shadow of the Tomb Raider anunciado oficialmente

Por dar un poco de contexto, el Tomb Raider de 2013 lo tuvo complicado para despuntar claramente en su momento de salida. Primero, como decíamos, por el peso de su nombre, con el que mantiene una relación necesariamente bidireccional: la sonoridad de la marca es un incuestionable favor en las listas de ventas, pero arrastrar una comunidad desencantada en base a sucesivas entregas irregulares dio lugar a una mirada más exigente de lo habitual. El nombre pesa. Además, Tomb Raider tuvo la necesidad de despuntar en las aventuras centradas en la historia, en un momento en el que Uncharted estaba completa y absolutamente asentado. Las comparaciones fueron constantes con la saga de Drake. Mientras tanto, Naughty Dog ya daba sus pasos con The Last of Us, franquicia con la que el nuevo Tomb Raider también guarda relación, mientras que Ken Levine acababa de lanzar Bioshock Infinite. Un momento de máxima competencia con el Crystal Dynamics venía a buscar lugar con un juego mucho más conservador en apariencia de lo que lo era realmente en su forma.

the_last_of_us.jpg Captura de pantalla

Durante el estreno del reboot de Tomb Raider las comparaciones con Uncharted fueron, de nuevo, la conversación recurrente y necesaria. La relación entre la saga de Drake y la de Croft corre en ambas direcciones: si Uncharted será eterno deudor del legado de Tomb Raider, la nueva etapa de Lara Croft también le debe mucho a Uncharted. Pero, más allá de una mirada conformista, Crystal Dynamics se aproximó con un juego innovador. Adelantado a su tiempo, incluso.

Taquilla USA: Tomb Raider no puede con Black Panther

En primer lugar, la linealidad comenzó a romperse de manera muy clara en el Tomb Raider de 2013, y con rotundidad en Rise of the Tomb Raider. No se trata, ni mucho menos, de un juego de mundo abierto o un sandbox, pero sí de un título que hizo acopio de un desarrollo más abierto, terminando con la sensación de linealidad a la que las aventuras en tercera persona estaban condenadas. Este mismo camino cabría decir que lo emprendió también The Last of Us, y luego Uncharted 4: El desenlace del ladrón y Rise of the Tomb Raider de manera decidida. Suponen, todos estos ejemplos, un proceso de reinvención en la aventura en tercera persona, sin sacrificar la narración como elemento de protagonismo absoluto, el pasillo en estas aventuras termina por desaparecer.

tomb_raider.jpg Captura de pantalla

No sólo eso, sino que Tomb Raider recupera la idea de exploración de tumbas como elementos anexos al desarrollo de la historia principal. Las tumbas en los nuevos Tomb Raider se presentan como pequeños rompecabezas que pueden pasar desapercibidos a simple vista. Así, la recompensa principal responde más al hecho de localizar la tumba y tratar de superar el reto, que a lo que se encuentra en su interior. El planteamiento es similar al que Zelda: Breath of the Wild propone con sus santuarios, aunque el juego de Aonuma lo hace con más protagonismo, decisión y puzles más brillantes.

Por último, y seguramente este es el aspecto más importante, los nuevos Tomb Raider reinventan a Lara Croft, aportando una visión de absoluta naturalidad para un personaje tradicionalmente sexualizado hasta la caricatura. Una visión depositada por la pluma de Rhianna Pratchett, guionista, quien dijo que “no querían hacer un hombre con tetas”. Tomb Raider (2013) es un juego de origen, pero más que narrar una vez más la procedencia de Lara, su empeño es hablarnos de una nueva visión del personaje.

Y cabe recalcar que Tomb Raider representa un lanzamiento notable, que no brillante. Sin embargo, con el estreno de la película y el anuncio de Shadow of the Tomb Raider se da un buen momento para pensar en el reboot en videojuegos, descubriendo en él destellos que anticipaban el futuro, que ya es el hoy.

shadow_of_the_tomb_raider.jpg Captura de pantalla

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana