Field of Glory II (PC)

PC

Imagen de Field of Glory II (PC)

Field of Glory II, análisis

Nota Meri 8,5 Muy Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Alta estrategia en la República de Roma

Field of Glory II es un auténtico lujo para los amantes de los juegos de estrategia por tunos, por un lado presenta múltiples opciones de personalización de los ejércitos y por otro, es de una rigurosidad histórica como pocas veces se ha visto en el género.

El juego abarca un amplio periodo histórico, del 280 AC y el 25 AC. y, aunque hay 48 facciones disponibles, el núcleo fundamental se centra en la expansión de la República de Roma por el Mediterráneo. Hay cinco campañas disponibles -cuatro históricas y una libre-, multitud de batallas y la opción de jugar escenarios creados por otros jugadores.

01.jpg Captura de pantalla

Táctica y estrategia

Field of Glory II es fundamentalmente un juego táctico, en el que resulta más importante las decisiones que se toman sobre el campo de batalla que las opciones estratégicas, que se limitan a alterar la composición de las tropas que componen los ejércitos y su formación de inicio.

Hay cerca de 80 tipos de unidades, cada con sus propias fortalezas y debilidades, van desde escaramuzadores a distintas tropas de infantería, pasando por caballería, carros, arqueros, elefantes…  Uno de los puntos que más llama la atención en Field of Glory II es el cuidado que se ha puesto en la recreación de los guerreros. Así en las primeras batallas veremos a las formaciones romanas en el campo con vestimentas blancas, cascos con pluma rojas y escudos ovalados… mientras que en las de finales de la República presentan ya el aspecto más conocido de las legiones: vestimenta roja, escudo rectangular y espada corta.

04.jpg Captura de pantalla


Es complicado ganar las batallas

Field of Glory II es un wargame exigente, muy exigente, que obliga al usuario a ser muy precavido con sus movimientos ya que la IA es muy alta y es capaz de reaccionar a las maniobras propuestas e incluso montar celadas a las unidades que se separan del cuerpo principal. Movimientos de flanqueo o rupturas en profundidad suelen ser evitadas por parte de la máquina con bastante sencillez, sobre todo en los niveles más altos de dificultad.

Tampoco ayuda mucho que la curva de dificultad es muy elevada desde un primer momento y  a pesar de que la primera batalla funciona como tutorial, habrá que echarle algunas horas antes de poder explotar las múltiples opciones estratégicas que se ofrecen.

El escenario está divido en cuadrados grandes, de tal forma que cada unidad ocupa una casilla, al no ser hexagonal el mapa, se obliga a hacer movimientos de aproximación y cambios de orientación para encarar de frente al enemigo, algo a lo que cuesta acostumbrarse en las primeras partidas. El terreno está lleno de accidentes geográficos: bosques, colinas, ríos, zonas rocosas… por lo que es muy importante dar con la unidad adecuada para cada localización: meter a la caballería en una arboleda no es una gran idea. Aprovechar las ventajas que ofrece del terreno es imprescindible si se quiere conseguir alcanzar la victoria. Por ello es muy importante colocar muy bien las tropas en el despliegue inicial y tener un plan de batalla bastante claro de inicio.
Cada unidad tiene un rango de acción en función de sus características y cuando dos formaciones enemigas entran en una misma casilla se produce un combate que se resuelve cunando una de las dos se retira por el desgaste sufrido. Es importante destacar que tropas como arqueros, honderos o escaramuzadores no eliminan a las unidades enemigas, su labor consiste en desestabilizar, desmoralizar y entorpecer los movimientos.

05.jpg Captura de pantalla

Un control un poco tosco

Dentro del buen tono general del juego llama la atención que el movimiento del ratón no sea todo lo fino que debería en un juego de este tipo. El movimiento por el mapa es bastante sencillo y se puede girar la orientación del mapa para explorar determinados detalles del terreno, también se puede acercar y alejar la perspectiva en función de las necesidades, pero en principio el control sobre todo lo que ocurre en el campo de batalla es perfecto.

La información sobre el estado y las características de cada unidad es fácilmente accesible, los menús son correctos y bastante intuitivos.

Campañas y batallas históricas.
Field of Glory  2 recrea los grandes enfrentamientos de la época: desde las batallas más emblemáticas de las Guerras Púnicas (Trebia, Cannae, Zamma…) hasta las dirigidas por Julio César en la Galia (Bibracte),  los combates en Oriente Medio (Carras) o la Guerra Civil Romana (Thapsus). Todas pueden ser libradas desde ambos bandos y por si fuera poco se pueden jugar a escenarios creados por otros jugadores. También hay un editor que permite la creación ilimitada de escenarios combinando cualquiera de las tropas presentes en el juego.

Hay cinco campañas, las cuatro primeras están protagonizadas por generales: Aníbal, Julio César, Mitrídates y Pirro, se componen de batallas individuales que se disputan en orden sucesivo. La última presenta el ascenso de Roma como potencia hegemónica de la época y es la más extensa de todas.

03.jpg Captura de pantalla

Como figuras de plomo

La saga Field of Glory bebe en sus orígenes de las batallas de tablero con figuras de plomo y eso se deja sentir tanto en su dinámica de juego (aunque los cálculos lo realiza la máquina por detrás) como en su estética. La presentación de las unidades es perfecta en todos sus detalles, algo que se aprecia sobre todo cuando se amplía al máximo: uniformes, armamento y estandartes están fielmente reproducidos. Todos y cada uno de los ejércitos están personalizados y en las tropas bárbaras, como los galos o los britanos, hay diferencias de vestimenta incluso en la misma unidad.

La recreación de los escenarios es correcta, con distintos ambientes en función del espacio donde se desarrolla la batalla y no faltan detalles como vegetación, caminos, villas…  El relieve muestra de formas clara las diferentes alturas existentes que, además, resultan determinantes en función de qué unidades se enfrentan.

Conclusión

Field of Glory es un excelente juego de estrategia por turnos, con un alto grado de rigurosidad histórica y con un elevado nivel de dificultad que hace que no sea apto para todo tipo de públicos. La recreación de ejércitos y unidades que lo componen están hechos con esmero. Hay un montón de batallas disponibles, cinco campañas, un editor local, un multijugador básico y la posibilidad de disfrutar de escenarios creados por otros miembros de la comunidad. 

Lo Mejor

  • Rigor histórico
  • Variedad de unidades
  • Múltiples facciones
  • Una IA elevada
  • Recreación de los ejércitos
  • Campañas históricas

Lo Peor

  • Control del ratón poco fino
  • Curva de dificultad de aprendizaje elevada
8,5
Muy Bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana