Skip to main content
Publicidad
Halo Wars

Halo Wars: Definitive Edition Análisis para Xbox One y PC

review_game
| |

Halo Wars, título de estrategia lanzado originalmente en 2009 para Xbox 360, regresa en forma de remasterización para Xbox One y PC, sirviendo de jugoso aperitivo ante el advenimiento de su segunda parte. El ETR que demostró que dicho género era posible en consola sigue tan fresco como siempre.

Retrocompatibilidad, divino tesoro. Hace mucho, mucho tiempo, no era raro encontrarse con que los fabricantes de sistemas domésticos ofrecían a sus usuarios, en premio a su lealtad a una determinada marca, la posibilidad de seguir jugando a sus títulos favoritos en una nueva plataforma sin tener que desembolsar un solo céntimo extra. Pero he aquí que unos diez años atrás internet se implantó definitivamente en las consolas, y con ello llegaron muchas cosas buenas, pero también otras que no lo eran tanto. Los DLCs, las monetizaciones, el online de pago, la conexión permanente, los juegos lanzados a trozos… y las remasterizaciones. 

Sony, tras la marcha del añorado Ken Kutaragi, eliminó sistemáticamente todo rastro de retrocompatibilidad en sus sistemas PlayStation, obligando a sus usuarios a volver a pagar por un juego previamente adquirido si deseaban disfrutarlo en una nueva plataforma. ¿Quieres revisitar, pongamos, The Last of Us en tu PS4? Pues nada, tira el disco de PS3, que ya no sirve. Aquí tienes la remasterización. Son 50 euros. Gracias y hasta luego. Ah, ¿que también quieres seguir gozando de ese sensacional Street Fighter Alpha 3 Max de PSP en tu Vita? Pues lo mismo. Que hayas comprado ya el juego en PSP ni sirve ni nos interesa. Aquí tienes la descarga para Vita. Pero eh, no te enfades que esta vez sólo son 10 euros. Menuda ganga, ¿verdad?

La estrategia seguida por Microsoft, por supuesto, fue similar a la de la competencia. Ya en 2013, el ínclito y nada añorado Don Mattrick, máximo jefazo por entonces de la división de juegos de Microsoft, aseguró que no existiría retrocompatibilidad alguna en la flamante y por entonces inminente Xbox One. Según él, no era necesario, ya que solo un 5% de usuarios se interesaban por jugar en la nueva plataforma a títulos nacidos en la generación anterior. Afortunadamente, Microsoft acabó propinando una sonora patada en el trasero de Mattrick y tumbó buena parte de las lamentables decisiones que el directivo había tomado: conexión permanente, fuera; Kinect, fuera; retrocompatibilidad, dentro. No por hardware, ya era demasiado tarde para eso, pero sí por software. A día de hoy se cuentan por cientos los juegos de Xbox 360, tanto físicos como digitales, que el usuario puede jugar en One sin tener que desembolsar un solo céntimo extra, siempre y cuando ya los hubiera adquirido en su día, por supuesto. El porcentaje de jugadores de One que usa la retrocompatibilidad ya anda por el 50%. Se ve que al bueno de Mattrick se le olvidó poner un cero a la derecha cuando realizó su contundente declaración.

¡¡Espartanos!! ¡¿Cuál es vuestro oficio?!
¡¡Espartanos!! ¡¿Cuál es vuestro oficio?!

Halo Wars es uno de esos títulos que a día de hoy puede ser jugado sin problemas en One por todo aquel que en el pasado lo adquiriera en 360. Una estrategia que ojalá tanto Sony como Nintendo (ya parece confirmado que Switch no poseerá retrocompatibilidad alguna con los sistemas de anterior generación lanzados por la Gran N, rompiendo así con lo que estaba siendo una política intachable al respecto) siguieran. Allá ellos. A Microsoft le está funcionando, y sus usuarios se muestran más que satisfechos. Ello no quita que las remasterizaciones sigan llegando a One, por supuesto. No en vano, también ofrecen la posibilidad de hacer accesibles clásicos modernos a aquellos usuarios que no tuvieron la oportunidad de disfrutarlos en su día. Así, Halo Wars también cuenta, además de con la retrocompatibilidad del original de 360, con una remasterización lanzada tanto en One como en PC, la cual sirve de jugoso aperitivo antes de la irrupción del esperado Halo Wars 2.

De hecho, esta remasterización de Halo Wars es accesible desde el día 20 de diciembre, en acceso anticipado y de manera completamente gratuita para todos aquellos usuarios que ya hayan reservado Halo Wars 2. Y es que otra de las más que bienvenidas políticas que se está siguiendo últimamente en One es la de regalar de manera completamente gratuita la entrega anterior de un nuevo lanzamiento. Just Cause 3 fue otro ejemplo de ello, ya que el juego incluía un código para descargar completamente gratis en One el Just Cause 2 de Xbox 360. Regresando a esta remasterización de Halo Wars, también estará disponible para comprar aparte, para que así puedan jugarlo quienes no hayan reservado Halo Wars 2 en su momento o simplemente para aquellos que deseen catar la primera entrega antes de decidirse por la segunda. 

Así luce el Halo Wars original de 360. El paso del tiempo no le ha hecho mella, prueba del excelente trabajo gráfico que llevó a cabo en su día la recordada Ensemble Studios.
Así luce el Halo Wars original de 360. El paso del tiempo no le ha hecho mella, prueba del excelente trabajo gráfico que llevó a cabo en su día la recordada Ensemble Studios.

Además, otra de las nuevas políticas de Microsoft, la denominada Xbox Play Anywhere que unifica el juego en consolas y PC, permite que el código que se nos brinda para descargar esta remasterización de Halo Wars pueda ser canjeado tanto en Xbox One como en la tienda de Windows 10 sin problema alguno. De nuevo, otro punto a favor de los de Redmond. Que una compañía de videojuegos trate a sus usuarios como algo más que simples bolsillos a los que saquear continuamente es algo muy raro de ver en estos duros tiempos que nos está tocando vivir. Dicho esto, ¿qué novedades ofrece este Halo Wars: Definitive Edition con respecto al original de 360? La respuesta, en los siguientes párrafos.

La estrategia en consolas es posible

El ETR, siglas de Estrategia en Tiempo Real, es un género nacido en PC, pensado para PC y desarrollado tanto para el hardware de compatibles como para los usuarios que disfrutan de él. El teclado y el ratón son elementos indispensables en un ETR, y su adaptación al pad típico de una videoconsola no es, desde luego, sencilla. Aquí no sucede como en otros géneros, por ejemplo el FPS, en los que dicha adaptación puede quedar de manera más o menos digna. Debido a ello, los ETR lanzados en consola han sido tremendamente escasos con el paso de los años, quedando siempre en enorme inferioridad con respecto a los originales de PC.

La acción transcurre 20 años antes de los acontecimientos del primer Halo, así que el Jefe Maestro brilla por su ausencia. Pero no os preocupéis, porque espartanos no faltan.
La acción transcurre 20 años antes de los acontecimientos del primer Halo, así que el Jefe Maestro brilla por su ausencia. Pero no os preocupéis, porque espartanos no faltan.

Pero he aquí que, allá por 2007, una de las amas y señoras del ETR, la llorada Ensemble Studios, se propuso crear desde cero un ETR pensado para consola. La creadora de incunables de la estrategia en tiempo real como Age of Empires o Age of Mythology se embarcó en una empresa que muchos creían imposible: demostrar que el ETR en consola podía funcionar tan bien como lo hacía un juego de conducción o un shooter. Para ello, comenzaron trasteando con el motor de Age of Mythology, más concretamente de su expansión Titans, y pensaron no en cómo adaptar el sistema de control a consola, sino en desmontarlo mediante ingeniería inversa para posteriormente volver a unir las piezas con un pad en mente en lugar de un teclado y un ratón. 

Microsoft, propietaria del estudio, no estaba muy entusiasmada con la propuesta de Ensemble. No porque no creyeran que el proyecto podría dar lugar a un ETR de gran calidad, sino por su viabilidad comercial. En Xbox 360 ya habían llegado juegos de estrategia en tiempo real como La Batalla por la Tierra Media II y El Universo en Guerra, y habían vendido poco menos que nada. Finalmente, desde Redmond dieron luz verde al proyecto, pero con una condición: usar la licencia más exitosa en posesión de Microsoft, Halo, para así garantizar un mínimo de ventas. 

La UNSC de verde militar, y los Covenant de morado alienígena. Todo lo que sucede en pantalla queda siempre perfectamente claro por muchos elementos que se muevan en ella.
La UNSC de verde militar, y los Covenant de morado alienígena. Todo lo que sucede en pantalla queda siempre perfectamente claro por muchos elementos que se muevan en ella.

Ceder a Ensemble la jugosa licencia Halo fue algo que, por cierto, no sentó nada bien a Bungie, la desarrolladora que por entonces se ocupaba de elaborar los juegos protagonizados por el Jefe Maestro, asegurando incluso que Halo Wars no haría sino “prostituir la franquicia”. Pero esa es otra historia. El caso es que Ensemble adaptó su proyecto al universo Halo, y desarrollaron mecánicas y jugabilidad pensando desde el minuto cero en que su nuevo (y por desgracia último) ETR sería un videojuego destinado en exclusiva a Xbox 360.

Por supuesto, Ensemble acabó alcanzando su objetivo. Halo Wars era un ETR adaptado por completo a la filosofía de las videoconsolas, y se jugaba y se disfrutaba como cualquier videojuego del género lanzado para PC. Sencillamente, no se había visto un ETR tan bien acondicionado a la filosofía de una consola desde los más que remotos tiempos del mismísimo padre del género: el Dune II lanzado por Westwood Studios para Mega Drive en 1993. Halo Wars se puntuó en esta casa con un notable 8 sobre 10, nota muy a la par de Metacritic, la cual quedó en una media de 82 sobre 100. El título vendió bastante bien, un total de 2.62 millones de copias; no tanto para ser un juego con las palabras “Halo” bien visibles en su carátula (Halo 3 colocó 12.12 millones a lo largo de su vida comercial), pero tampoco se podía pedir más teniendo en cuenta que se trataba de un ETR lanzado en exclusiva para videoconsola. Sin embargo, en una decisión que sigue sin entenderse a día de hoy, Microsoft decidió echar el candado a Ensemble Studios, anunciándolo incluso cuando Halo Wars aún se encontraba en desarrollo. Así, Halo Wars fue el canto de cisne para un estudio que, desde luego, no se merecía la suerte que corrió.

maxresdefault.jpg Captura de pantalla

Novedades remasterizadas

Centrémonos ahora en las novedades que Halo Wars: Definitive Edition ofrece respecto al Halo Wars original. Lo primero que llama la atención es el lavado de cara gráfico. Aquí, afortunadamente, no nos encontramos con un simple reescalado de los 720p del original a los 1080p. Las texturas se han adaptado a los nuevos tiempos en lugar de limitarse a aumentar su resolución de manera artificial, así que el juego se ve desde el principio como si hubiera sido ideado para una resolución mayor que la original. Luego tenemos la inclusión de todo el contenido descargable que se lanzó en el Halo Wars de 360, aunque fue escaso debido al ya mencionado cierre de la compañía que desarrolló el juego. Éste se reduce a grandes rasgos a las nuevas modalidades añadidas en Escaramuza y en el multijugador online (tres, que se sumaron a las dos originales), y a los cuatro mapas extra destinados también a Escaramuza y multijugador.

Quizás ése sea el principal “pero” que se le puede poner a esta remasterización. El Halo Wars original cojeaba en varios aspectos, principalmente en la ausencia de una segunda campaña centrada en los Covenant y en una mayor variedad a la hora de gestionar y desarrollar nuestras tropas. Puede que la simplificación de lo que suele ser un ETR al uso sea excusable, ya que Halo Wars se pensó para una consola, no para un PC; pero lo de la exclusión de una segunda campaña para los Covenant no se entendió en su momento, y sigue sin comprenderse ahora. Bien es verdad que al menos la única campaña disponible, centrada en la UNSC y distribuida a lo largo de 15 niveles, sigue siendo tan absorbente como antaño, poseyendo también una durabilidad aceptable (de 10 a 15 horas, dependiendo del nivel de dificultad seleccionado y la atención que prestemos a los coleccionables); pero lo dicho, se sigue echando de menos jugar a la campaña de Halo Wars desde el punto de vista Covenant. Qué le vamos a hacer; simple y llanamente, Microsoft no habrá considerado que merecía la pena volcar recursos al respecto (elaborar un guion, montar unas cinemáticas, grabar voces, etc.), teniendo en cuenta que se trata de una remasterización que en principio se ofrece gratuitamente a aquellos usuarios que reserven Halo Wars 2.

3081402-halo-wars-2-trailer-cutter.jpg Captura de pantalla

Al menos, los modos de juego extra, Escaramuza y multijugador online, siguen siendo la principal virtud de Halo Wars. Si el juego te gusta y te lo has pasado bien en la campaña, aquí ya tendrás diversión no para alrededor de 12 horas, sino para el tiempo que quieras echarle. Pueden participar hasta seis jugadores en combates 3 vs. 3, en un total de 18 mapas y con cinco modalidades a elegir. Además, aquí sí que podemos controlar a los Covenant sin problema alguno, además de a la UNSC. Lo dicho, una buena remasterización a nivel técnico, aunque habría sido deseable la inclusión de contenido extra que fuera más allá de los DLCs que se publicaron en su día.

Del ratón al pad, y del pad al ratón

Sin duda, lo más interesante de este Halo Wars remasterizado no es su lanzamiento en One, sino su llegada a PC. Por primera vez en la historia del ETR, o al menos que nosotros sepamos puesto que siempre se nos podría escapar algo, nos encontramos con un juego cuyo original de consola se adapta a ordenador, y no al revés. El mapeado de control del Halo Wars original fue muy inteligente. Con el stick izquierdo controlábamos tanto los movimientos de la cámara como el puntero; este último siempre permanecía en el centro de la pantalla, lo que hacía que pinchar en las unidades fuera algo directo e intuitivo. El stick derecho controlaba zoom dentro/fuera y los giros de la cámara. Los cuatro botones frontales servían para dar las órdenes de movimiento, ataque, ataque especial, etc. Los gatillos superiores se destinaban a la selección de unidades: de modo individual, todas las de un mismo tipo, todas las de la zona actual, etc. Y por último, la cruceta se destinaba a seleccionar las acciones especiales que el Espíritu de Fuego, la nave de colonización reconvertida a destructor de guerra por la necesidad de plantar cara a los Covenant, podía ejecutar desde la órbita del planeta en el que la UNSC luchaba contra los alienígenas. No faltaba nada, no sobraba nada, y todo funcionaba con la precisión de un reloj suizo.

En Halo Wars el número de unidades en pantalla nunca es demasiado numeroso. Contenido, pero efectivo. Así ideó Ensemble el juego, y así se sigue sintiendo al disfrutarlo.
En Halo Wars el número de unidades en pantalla nunca es demasiado numeroso. Contenido, pero efectivo. Así ideó Ensemble el juego, y así se sigue sintiendo al disfrutarlo.

Por supuesto, este sistema de control es el que encontraremos en la versión One de Halo Wars: Definitive Edition. Y es que si algo funciona, no es necesario arreglarlo. Para la versión PC, se ha llevado a cabo la adaptación de pad a ratón y teclado, quedando el ratón para mover el puntero y la cámara, el botón izquierdo para seleccionar unidades y el derecho para dar órdenes. El resto de comandos del juego se distribuyen por el teclado, y la verdad es que al principio cuesta hacerse con el control, al ser necesario aprender y memorizar qué tecla hace esto y qué otra hace eso otro. Pero todo es configurable, así que podemos por ejemplo cambiar la activación del ataque secundario, R por defecto, a una tecla más intuitiva, como la A o la S. Además, también podemos jugar con mando en PC, y así disfrutar de Halo Wars tal y como fue ideado originalmente.

En lo referente a requisitos técnicos para mover el juego con soltura, no necesitaremos un ordenador excesivamente potente para ello. El juego ha sido probado en un equipo con dos GTX 980M en configuración SLI, y obviamente se puede poner todo en modo ultra con tranquilidad. De todas maneras, con un equipo de gama media seguramente no habrá problemas. No en vano hablamos de un título proveniente de una videoconsola de la generación anterior.

El terreno y sus peculiaridades. En Halo Wars habrá que tener en cuenta en todo momento tanto por dónde nos movemos nosotros como la ubicación del enemigo.
El terreno y sus peculiaridades. En Halo Wars habrá que tener en cuenta en todo momento tanto por dónde nos movemos nosotros como la ubicación del enemigo.

Las comparaciones son odiosas

Halo Wars era el rey de los ETR en Xbox 360, pues sólo tenía que competir contra unos cuantos títulos procedentes del PC, muy mal adaptados a la filosofía de una videoconsola. Esta nueva versión también es la ama y señora de los ETR en One, puesto que prácticamente la única competencia a la que tendrá que enfrentarse es la secuela que saldrá a la calle dentro de unos meses. Pero en PC la cosa ya es muy distinta. Halo Wars: Definitive Edition no es un juego destinado a los aficionados al género que juegan en compatibles, o al menos no lo es si esperan encontrarse con algo parecido, pongamos, a Supreme Commander. Y es que Halo Wars es un ETR sencillo, asequible y directo. Las unidades que controlamos no son demasiado numerosas; la construcción de bases, módulos y torretas está delimitada a unas zonas concretas, que de nuevo ofrecen un número delimitado de edificaciones a crear; las facciones en liza son sólo dos, cuando lo normal en este tipo de títulos es poder controlar a tres o cuatro; y se automatizan muchas cosas, como la obtención de recursos y energía.

Sin embargo, todo esto ni mucho menos significa que Halo Wars: Definitive Edition sea un juego simple y aburrido. El título se concibió así, dada la plataforma a la que estaba destinado originalmente, y los artífices fueron grandes expertos en el género que lograron desarrollar un juego intenso, divertido y desafiante que cualquiera, ya fuera neófito o experto en los RTS, podía disfrutar tanto como quisiera. Así, Halo Wars sigue siendo el título ideal para introducirse en el complejo y apasionante género de la estrategia en tiempo real, sin que por ello tenga que decepcionar a los usuarios curtidos en mil batallas, más bien todo lo contrario. Era un gran juego en 2009 y lo sigue siendo en 2016. Era un título digno de disfrutar en 360 y lo sigue siendo tanto en One como en PC.

Conclusión: 

Halo Wars renace en 2016 con una edición remasterizada del título de estrategia en tiempo real que dejó huella en Xbox 360 allá por 2009. Sus principales novedades son una competente adaptación gráfica a los tiempos actuales, la disponibilidad desde el inicio del contenido descargable lanzado a posteriori en la versión original, y la llegada de una versión PC acompañando a la de One. Así, Halo Wars se convierte en el título ideal para introducirse en el género de la estrategia en tiempo real, una de las disciplinas jugables reinas en el terreno compatible, a pesar de que no ha tenido más remedio que ceder terreno ante el facilón, simplificado y esportista MOBA. 

Aunque los puntos flacos del Halo Wars original permanecen en esta remasterización, como la ausencia de una segunda campaña centrada en la facción Covenant, el juego sigue siendo directo, divertido y absorbente. Y es que los recordados chicos de Ensemble Studios convirtieron la simplificación de mecánicas y desarrollo en una virtud. La campaña da para unas 10 o 15 horas, pero tanto con el modo Escaramuza como con el multijugador tendréis diversión para días, semanas e incluso meses. En definitiva, Halo Wars: Definitive Edition es tan recomendable en One como la versión original lo era en 360, algo también aplicable a una versión PC que adapta los controles, del pad al ratón y teclado, con gran inteligencia y suma eficacia.

Lo MejorLo Peor
La actualización gráfica. No es para echar campanas al vuelo, pero va más allá de un simple reescalado.
La campaña Covenant vuelve a brillar por su ausencia, y se sigue echando mucho de menos.
Jugar con el pad de One, tanto en consola como en PC, es incluso más gratificante que con el de 360.
Algunos usuarios de PC verán demasiada simplificación en las mecánicas y desarrollo del juego.
Los modos escaramuza y multijugador hacen de éste un título de muy larga duración.
El mapeado de teclas por defecto en PC no es el ideal, aunque se puede reconfigurar sin problemas.
Halo Wars se convierte en PC en el título ideal para introducirse en la estrategia en tiempo real.

Puntuación

Muy Bueno
Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.
Cómpralo.
Jugabilidad

Ensemble Studios desarrolló este título con cuidado y gran inteligencia, simplificando mecánicas y enfocándolo todo a un desarrollo más directo, sin que por ello se perdiera un ápice de diversión y jugabilidad. Halo Wars es un gran RTS, ideal para introducirse en el género, con una interesante (aunque corta) campaña, además de unos modos escaramuza y multijugador muy configurables. El juego termina enganchando, y se convierte en un auténtico devorador de horas.

Gráficos

El Halo Wars original de Xbox 360 aprovechaba con notable eficacia las posibilidades gráficas de la ya histórica consola de Microsoft. Cualquiera que juegue al original en One, gracias a la retrocompatibilidad, podrá comprobar que el juego ha envejecido muy bien. En lo que a la remasterización se refiere, la adaptación gráfica a los nuevos tiempos se ha llevado a cabo sin muchas florituras, pero el resultado es lo suficientemente bueno como para que el juego luzca dignamente en nuestra One o PC.

Sonido

Buena banda sonora, aunque no tanto como en la trilogía del Jefe Maestro. Algunos tramos recordarán a la epicidad y misticismo que exhalaban los Halo originales, pero son pocos y en general la música no acaba cumpliendo las expectativas. Y es que Martin O’Donnell, compositor de los primeros juegos de la franquicia, solo hay uno. El músico encargado de poner banda sonora a Halo Wars, Stephen Rippy, no está a la altura de las circunstancias. Parece que en Halo Wars se encontraba como pez fuera del agua, ya que su trabajo en los Age of Empires/Mythology sí que era excelente. En lo referente al sonido, un buen abanico de efectos especiales acompaña a un decente doblaje, por desgracia sólo disponible en inglés.

Multijugador

Las batallas 3v3 de Halo Wars son algo digno de disfrutar. Rápidas, intensas, directas y repletas de acción, son un verdadero vicio del que no querréis desengancharos en mucho tiempo. Además, la campaña puede disfrutarse en cooperativo.

Regístrate o haz login para hacer un comentario
8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Añadir a mis juegos

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad