Skip to main content
Publicidad
Mafia III

Mafia III, Análisis

review_game
| |

La mafia de los 60 ya no huele a whisky de contrabando, pólvora de thompson y gasolina de Cadillac Sedan. Atrás ha quedado la imagen casi romántica de los mafiosos de los 30, con su sombrero de ala, gabardina y funda de violín. La mafia de los 60 huele a sudor, a sangre, a codicia y, por encima de todo, a venganza. Una metamorfosis que 2K presenta a través de la última entrega de su clásica serie de mundo abierto.

Cuando se cita a la mafia, nos vienen a la cabeza imágenes de un “padrino” rodeado de su “familia”, la “cosa nostra”, de un local con música swing lleno de licores de contrabando y, claro está, de un gánster disparando su “tommy” de tambor desde un Ford de los años 30. Nos cuesta algo más encontrar imágenes de otros grupos de delincuencia organizada que, lamentablemente, nunca han dejado de acompañarnos. Ese es el primer esfuerzo que nos pide 2K y Hangar 13 en su saga. Dejan atrás la mafia italiana que ha protagonizado sus primeras dos entregas y nos trasladan a finales de los 60, donde el modelo de extorsión y de control de las actividades ilegales ya no está exclusivamente en manos de los italianos, que ahora lo han de competir con mafias haitianas, irlandesas, yankies…

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Este cambio de localización temporal es el primer acierto de esta nueva entrega. Aunque sin duda los convulsos años entre las dos guerras mundiales ofrecen posibilidades casi infinitas, traer la saga a una época más contemporánea permite una mejor empatía con los jugadores, más familiarizados con las costumbres, vehículos o  armas. Unos años marcados por la guerra fría, la derrota yankie en Vietnam, la segregación racial y sus consecuentes revueltas, el movimiento hippie, la llegada masiva de estupefacientes, la lucha de clases, el florecimiento del rock and roll, en definitiva, los años más convulsos del Siglo XX en Norteamérica. Así pues, el cambio de contexto histórico supone el primer punto en el casillero de Hangar 13 y 2K.

Igual de determinante que el “cuándo”, es el “dónde” y con ello llega el segundo punto para su casillero. Nueva Orleans, adaptada como Nueva Burdeos, se presta como escenario ideal a la trama. Cuenta con los emplazamientos clásicos de una ciudad estadounidense, pero además suma su peculiar distrito francés, con sus clubs y bares de jazz, y la desembocadura del Misisipi con los pantanos, donde conviven pescadores de gambas “red neck” y caimanes. Un escenario perfecto que además se ve enriquecido gracias a la mezcolanza de culturas, con gran peso tanto de las colonias española y francesa, como de las traídas por los esclavos haitianos y africanos.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

El tercer gran acierto de localizar este Mafia donde se ha hecho es la música. El título cuenta con las licencias de los grandes clásicos de los 60 que no nos cansaremos de oír no solo mientras conducimos, también siempre que estemos en un bar o cualquier estancia con una radio cerca. Además, algunas cinemáticas parece que han sido diseñadas para cuadrar con el tema musical que la acompaña. Sin duda la música que acompaña a Mafia III representa un valor añadido que solo un juego de este tipo se puede permitir y se aprovecha de ello. Simplemente genial y quizá una de las mejores bandas sonoras en la historia de los videojuegos. El mérito, claro está, corresponde a los Rolling, Beatles, Elvis, Dylan... pero el acierto de 2K con la recopilación es innegable.

Una trama potente

En los distintos artículos en los que les hemos ido presentando Mafia III hemos insistido en acercaros el contexto y escenarios en los que tiene lugar. Esta insistencia tiene una poderosa razón de ser que confirmamos una vez hemos avanzado en la versión final: Uno de los mayores atractivos de este Mafia III es la historia de Lincoln Clay, su transformación en un asesino sin sentimientos devorado por el ansia de venganza, su sangriento recorrido en busca de ésta, acabando de un modo u otro con quien se le interpone, hasta culminarla. No solo la historia, también cómo está contada, cómo son presentados los personajes, cómo se enriquece su personalidad, cómo llegamos a empatizar con ellos hasta el punto de modificar nuestra forma de afrontar el juego.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

El gurú John Carmack, padre de Doom y Quake, nos dejó una de esas frases recurrentes en el mundillo de los videojuegos. Aseguró que el argumento en un juego es como el de una película pornográfica; existe como formalidad, pero es prescindible. Está claro que en Hangar 13 no pueden estar más en desacuerdo, habiendo hecho un esfuerzo tremendo en convertir un juego de conducción y disparos, en una compleja historia con matices y giros más propios de una producción de cine. Y el centro de esta producción es Lincoln Clay, excombatiente de Vietnam, fuerzas especiales, mestizo entre italiano y dominicana, a quien la traición aboca a la carnicería que acabará siendo su retorno a Nueva Burdeos. El trabajo que se ha hecho construyendo a este personaje está muy lejos de lo pretendido con los anteriores protagonistas de la saga; Tommy Angelo y Vito Scaletta, y lo mismo ocurre con los personajes secundarios, con especial atención a los tres lugartenientes Cassandra, Burke y recuperado Vitto Scaletta. 

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Podemos afirmar que la trama, la huida hacia delante de Lincoln en su búsqueda de venganza, es el mayor valor de este Mafia III. Nos engancha desde el principio y, si bien los objetivos son conocidos y el final predecible, se convierte en el mejor aliciente para que sigamos hora tras hora recorriendo Nueva Burdeos. Esta presentación tan exhaustiva del contexto y personajes, sin embargo, cuenta con el inconveniente de frenar el ritmo del juego, sobre todo en sus dos primeras horas, donde el juego puede dar una sensación diferente a lo que más adelante será.  Ocurría algo similar en Mafia II, en el que el juego solo alcanzaba todo su interés tras el paso de Vito por la cárcel. En el comienzo de Mafia III, a un elevado número de parones en el que distintas escenas nos presentan a los personajes y su entorno, se suman acciones de tutorial prescindibles para la inmensa mayoría de los jugadores y una acción lineal que poco tiene que ver con lo que será el resto de la aventura.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Mafia III coge fuerza después de esas dos horas de juego, momento en el que se produce el hecho que provoca la catarsis de Lincoln y del que, aunque ya se ha publicado hasta algún vídeo, no seremos nosotros los que cometamos el error de hablar. Es en ese momento cuando Mafia III pasa a ser realmente el juego de mundo abierto que se ha venido prometiendo. Entran en escena los lugartenientes, los distintos capos enemigos y, con ellos, las distintas posibilidades que tendremos de acometer la acción.

Como ya hemos descrito en anteriores avances y reportajes, los objetivos del juego se dirigen a ir acabando uno a uno con los distintos capos de la mafia rival. Esto se consigue ocasionando daños a sus explotaciones ilegales, ya sea robándoles, asesinando secuaces, destrozando bienes… así hasta poder llegar al capo, cuya ejecución nos permitirá hacernos con el control del territorio. La explotación de estos territorios la delegaremos en alguno de nuestros tres lugartenientes. Elegir a uno u otro nos concederá unas ventajas concretas. Hacer esta elección sin valorar sus personalidades y su mayor o menor afinidad con nosotros, nos provocará alguna sorpresa desagradable. Mantener esta afinidad de los tres secuaces con Lincoln se convierte, de por sí, en un objetivo intermedio del juego. No queremos perder los beneficios que su apoyo nos da en la misión principal y, aún mucho menos, queremos enfrentarnos a ellos y eliminarlos. De ahí que acabemos haciendo misiones secundarias con el único fin de cuidar nuestra relación con estos personajes y que no nos den un disgusto.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Éste es el nudo de la aventura, donde tendremos la falsa percepción de que estamos construyendo nuestra historia, si bien de un modo u otro, con unos lugartenientes u otros, con más o menos experiencia, armamento, vehículos… acabaremos en una misma fase desenlace. Tampoco se puede pretender otra cosa, dado el objetivo claro e ineludible que para Lincoln es consumar su venganza, pero a favor del guion nos encontramos con que se nos permiten al menos tres finales. Llegamos a adelantar esta circunstancia únicamente para reforzar la importancia de la historia en este juego porque, cualquiera de los finales, implica ver unos veinte minutos de vídeos y cinemáticas. Es donde Mafia III nos da todas las moralejas, donde cierra todos los flecos, donde realmente la aventura alcanza su cénit. Queda aquí esta advertencia para todos aquellos jugadores que se saltan siempre las escenas paralelas a la acción. Si lo hacen en este título, se van a perder seguramente lo mejor de él.

Mecánicas de juego, Cómo Conquistar una Ciudad

Mafia III mantiene lo que se ha convertido en la base de lo que hemos acabado por conocer como juegos de mundo abierto. Nos basta tener en mente sus dos anteriores entregas, pero podemos ampliarlo a series como Assassin’s Creed, Watch Dogs, Far Cry y, por supuesto, el referente que representa GTA. Mezclaremos fases a pie, con unos ligeros toques de infiltración, con otras de conducción y muchos, muchos tiroteos.

En las fases de conducción intercalaremos persecuciones a toda velocidad, con seguimientos discretos, o la denominada “conducción loca”  donde deberemos aterrorizar a nuestro copiloto para sacarle información. Los vehículos a conducir exclusivamente coches, con gran variedad de configuraciones en cuanto a velocidad y control, pero también podremos conducir algún vehículo pesado e incluso lanchas por el Misisipi. Dentro las posibilidades de configuración habremos de elegir entre una conducción “normal” o una mayor simulación. Si optamos por la opción más realista, habremos de tener mucho más cuidado con los subvirajes en las curvas y con el riesgo de acabar trompeando. Sin duda hacen el juego más divertido y añaden interés a un manejo de los vehículos bastante sencillo, aunque en el caso de la versión PC, o bien se juega con un pad y su posibilidad de acelerar progresivamente gracias al gatillo analógico, o con el teclado nos pasaremos el tiempo derrapando y trompeando.

 Mafia III (PC) Captura de pantalla

Se han creado nuevas físicas para la conducción y esta resulta divertida, a diferencia de lo que ocurría en las dos anteriores entregas donde los vehículos se convertían en ingobernables en cuanto tomaban un poco de velocidad. Más interesantes nos resultarán las fases en las que Lincoln va a pie. Será en ellas donde tengamos mayores posibilidades de ajustar la acción a nuestro gusto, dado que Mafia III incorpora a la saga mecánicas de sigilo que enriquecen mucho sus posibilidades. La mayoría de nuestras misiones consistirán en eliminar a mafiosos, aunque también habremos de interrogar confidentes o seguir a otros individuos sin ser detectados.

Tanto para el sigilo, como para los tiroteos, nos resultarán de gran ayuda las coberturas y los movimientos que nuestro personaje incorpora en esta entrega para aprovecharse del escenario. Lincoln se puede cubrir tras los elementos del decorado, puede caminar pegado a las paredes, puede pasar de cobertura a cobertura de forma rápida y segura… además podrá disparar su arma con una mano u otra, según la disposición de esa cobertura, e incluso disparará sin tener que asomar nada más que el arma, al bulto. Además de cubrirse, Lincoln también puede saltar y superar pequeños muros, si bien el escenario de Nueva Burdeos no ofrece demasiadas posibilidades si queremos apartarnos de los recorridos principales.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

De cara a los tiroteos, verdadero clímax de la acción en Mafia III, nuestro protagonista puede portar dos armas simultáneamente, a una mano o a dos, además del cuchillo de combate que acabará romo y sin filo de tanto usarlo. No tendremos demasiados problemas de munición, dado que además de poder comprarla, podremos recoger la de cada enemigo que cae. Estos enemigos reciben distinto daño según la zona del cuerpo donde sean alcanzados, con lo que no tardaremos en buscar los “head shot”. La resistencia a los daños, tanto de Lincoln, como de los enemigos, viene marcada por la dificultad que hayamos elegido y lo avanzado de la historia. Les aseguramos que en al final de la aventura, los rivales requieren muchos impactos,  son muy numerosos y abusan del uso de fusiles automáticos.

A favor de nuestro personaje tendremos la controvertida recuperación “milagrosa” de salud. Basta un par de segundos sin recibir daño para que la barra de salud vuelva a su estado inicial. Una velocidad de recuperación que además se puede acelerar si mantenemos “contento” a nuestro lugarteniente Vito. Resulta complicado aseverar si un juego es fácil o difícil cuando esto depende de la habilidad de cada jugador, pero en el caso de Mafia III, la cantidad de daño que puede sufrir nuestro personaje, sumado a la posibilidad de llevar chaleco antibalas y, sobre todo, la rapidísima recuperación de la salud, convierten los tiroteos en una acción divertida, pero muy poco exigente con el jugador hasta ya muy avanzada la aventura.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Y si el desafío ya de por sí podría parecernos sencillo, se insiste en facilitarlo aún más proporcionando al jugador toda la información posible en forma de iconos. Iconos para indicar qué personajes son enemigos y cuáles no, en qué nivel de alerta están, dónde se encuentran las armas, qué objetos del escenario son destruibles, qué puertas son accesibles, qué dirección tomar en cada cruce… Estos iconos en pantalla no solo restan credibilidad a la escena, resultando anacrónicos para un juego ambientando en los 60, también restan interés al juego. El jugador no debe esforzarse en averiguar qué, por dónde o cuándo. Todo se le da hecho.

Pero las ayudas no acaban aquí. En un intento casi absurdo por no incomodar al jugador, Lincoln cuenta con un “súper poder” que le permite ver a los enemigos cuando se ocultan detrás de cualquier cubierta. Sin más explicación, el tutorial nos indica que pulsando un determinado botón, activaremos la “visión inteligente” y podremos ver las siluetas tanto de los enemigos ocultos tras objetos del escenario o en condiciones de oscuridad o humo, como de los botiquines y resto de ítems a recoger. Al menos esto de la “visión inteligente” queda como una opción del jugador y siempre podremos olvidarnos de que ese botón existe.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Este bajo nivel de exigencia, el poco miedo a morir, acaba por afectar a la forma en la que afrontamos la acción y el principal damnificado es el modo de juego basado en el sigilo. Resulta innecesario buscar una forma de acabar con un objetivo mediante sigilo, cuando resulta tan cómodo y sencillo ir como un Rambo en “modo Dios” acabando con cualquiera que asome la cabeza. Es por ello que recomendamos encarecidamente que, a poco que estemos curtidos en este tipo de juegos, lo configuremos en su modo de dificultad alta, de los tres disponibles, para bajarlo después si vemos que es necesario. No obstante, y aunque nos guste ir en modo Rambo, las opciones de sigilo ponen a nuestro alcance un dulce que no vamos a rechazar: las ejecuciones por sorpresa. 

Hemos oído algunas voces asegurando que a Hangar 13 se le ha ido la mano con este asunto. Es otra cuestión que tiene tantas percepciones como jugadores y en la que no vamos a entrar, pero sí que confirmamos que Lincoln cuenta con una gran variedad de ejecuciones, ya sea a patadas, estampando cabezas contra el escenario, a culatazos o, las más brutales, usando el cuchillo de combate. Cuando preguntamos a Bill Harms, guionista del juego, la razón por la que se mostraba una violencia tan explícita, nos contestó que con ello lo que buscaban es ser lo más realistas posible. No sabemos en qué ciudad vive el bueno de Bill, pero no debe de ser un lugar muy apacible.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Sobre la mitad del juego podremos empezar, además, con las ejecuciones brutales. Sí, más brutales. Si mantenemos el botón de ejecución pulsado y lo soltamos en el momento justo, la ejecución será de un repertorio aún más salvaje que las que hemos venido haciendo hasta este punto. De este modo, hablando con confidentes, agentes de la CIA, traidores a la mafia, dentro de un generoso catálogo de personajes terciarios, obtendremos los sucesivos objetivos que ir atacando. Los localizamos, conducimos hasta ellos, los eliminamos y avanzamos en la historia, alcanzando a enemigos más poderosos que, a su vez, nos permitirán llegar a nuestro objetivo final. 

Mafia 3: Ejecución Problemática

En este momento ya tendremos una idea clara de lo que Mafia III nos tiene preparado y qué quieren que hagamos con ello. Sobre el papel, el planteamiento es excelente, de diez. Sin embargo, al igual que ocurre en deportes como la gimnasia o el patinaje, por un lado se valora la dificultad de lo que se quiere hacer y por otro la ejecución, el cómo se ha hecho.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Las primeras partidas a Mafia III, salvando quizá una falta de ritmo de las primeras misiones y las continuas interrupciones de las cinemáticas, nos dejan la impresión de estar ante un juegazo. Los objetivos parecen variados, infiltración, ejecuciones, un montón de armas y de vehículos… La conducción funciona. Resulta sencilla, pero muy divertida, algo que no se consiguió en los anteriores Mafia. Los tiroteos, también resultan gratificantes. Las armas están bien equilibradas en cuanto a precisión y daño, las coberturas y el movimiento entre ellas funciona, los daños en los enemigos son creíbles, gran variedad de escenarios… Mafia III resulta ser un juego muy divertido.

Sin embargo esa sensación se va perdiendo a lo largo del tiempo. Hay valores que mantienen el nivel muy alto, como son la historia, con sus cinemáticas y saltos temporales, y la música, que nos acaba convirtiendo en fans de los 60. Sin embargo la acción se empieza a resentir por dos factores. El primero es la Inteligencia Artificial de los personajes no jugables. Tanto los enemigos, como aliados o simples personajes de relleno, su comportamiento acaba por sacarnos de la inmersión que el resto del conjunto consigue. Es algo que se percibe muy bien en los tiroteos. Los enemigos tienen que tenerte en su frontal para detectarte. No tienen visión periférica que les permita detectarte cuando les abordas por los lados o cuando les esperas tras una puerta. Tampoco te escuchan acercarte corriendo y, además, cuando dejan de tenerte ubicado unos segundos, se vuelven a relajar asegurando que el peligro ha pasado. 

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Sus tiroteos son sencillos, porque prácticamente no cambian de cubierta y acaban siendo un clásico tiro al pato en el que basta esperar a que asomen la cabeza para volársela. Esta falta de eficiencia nos permitiría acabar con los tiroteos, al menos en gran parte del juego, usando solo las ejecuciones cuerpo a cuerpo. Basta correr hasta donde están ocultos, dos puñetazos rápidos y ejecución, y a por el siguiente. Esta circunstancia aún resulta más grotesca cuando hay interrogatorios o ejecuciones largas. Mientras Lincoln “se aplica” sobre un enemigo, el resto se queda mirando, paralizados a pocos centímetros de nosotros, esperando a que acabes para ser ellos la siguiente víctima. Cuando dos personajes enemigos están juntos y atacas a uno, el otro muchas veces se asusta y se cae de culo, facilitando aún más su eliminación. Es un peaje que hay que pagar por la inserción de algo tan espectacular como estas “fatalities”,  sin duda de difícil solución, y el resultado es del todo irreal.

A esto se han de sumar otros problemas de la IA que arruinan aún más la credibilidad de los tiroteos, con enemigos disparando a lugares absurdos o que no te detectan aun estando prácticamente encima. Si aplicamos esta IA a la policía, el resultado es aún más desalentador, por lo irreal. Policías que no actúan cuando te ven interrogar a alguien con el cuchillo en su cuello, pero que te disparan si entras en un bar segregado solo para blancos. Tampoco ayudan las locuciones, no por su doblaje, sino porque no e

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
6,8
Regístrate o haz login para votar
publicidad

Comprar:

ver más tiendas
PAL/ES 13.15 € Comprar >
PAL/ES 28.49 € Comprar >
PAL/ES 28.90 € Comprar >
Género: 
Acción, Aventura
Lanzamiento: 
07/10/2016
Voces: 
Español
Texto: 
Español
Plataforma: 
PC
También en:
PS4 XBO
+18Lenguaje soezSexoViolencia

Añadir a mis juegos

publicidad

Metacritic

Más en la web

publicidad
Publicidad