Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC)

PC

Imagen de Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC)

Retro Análisis Day Of The Tentacle

Nota Meri 10 Obra Maestra

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Volvamos la vista atrás. Viajemos a una época mágica e irrepetible. Una época de audaces aprendices de pirata, de torpes conserjes espaciales, de aventureros diestros con el látigo, los puños y el ingenio, de cuarentones ligones entrañables. Una época donde dos de las compañías más míticas de la historia de los videojuegos libraban una batalla colosal por ver quién nos ofrecía la más desafiante e increíble aventura, batalla a la que se unirían varias desarrolladoras más para bendita fortuna de los que amábamos un género único dentro del entretenimiento electrónico. Una época, en definitiva, donde las aventuras gráficas eran uno de los principales referentes dentro del catálogo del Pc y donde dicho género nos ofreció una diáspora de clásicos atemporales como en ningún otro momento de la historia del videojuego se ha vuelto a ver. Y ojo, porque volvemos la vista a aquella época para rescatar uno de los principales candidatos a mejor juego en la historia del género, que no es poco. Este mes de junio se cumplen 25 años del advenimiento del Día Del Tentáculo, y desde Meristation os invitamos a que nos acompañéis a rememorar un título maravilloso.


Para ser conscientes de la verdadera dimensión de este clásico, un poco de perspectiva. En aquel ya lejano año de 1993, el género de la aventura gráfica recibiría los siguientes lanzamientos: Por parte de la misma Lucas, otro clásico inmortal, el genial Sam & Max: Hit The Road, por si lanzar uno de los mejores exponentes del género ese año no fuera suficiente, un par de meses después del título que hoy nos ocupa nos regalaron la soberbia aventura protagonizada por esta disfuncional pareja de detectives. El talento de la Lucas de aquella época era verdaderamente inabarcable. Su gran rival, Sierra, tendría un 1993 no menos espectacular. A saber: Al Lowe lanzaría la aventura cómica ambientada en el oeste Freddy Pharkas, así como la sexta entrega de nuestro ligón perdedor favorito, con Larry 6. Nos obsequiarían con la cuarta entrega de su saga de aventuras policíacas, Police Quest 4: Open Season, y con la primera entrega de su serie educativa medioambiental Eco Quest. Otro grande fue la quinta entrega de las aventuras de Roger Wilco, Space Quest V. Y como colofón a un despliegue majestuoso, a finales de aquel 1993 Sierra lanzaría el incunable thriller sobrenatural Gabriel Knight, que supuso la consagración definitiva de su creadora Jane Jensen como estrella del género. El talento en la empresa de Ken y Roberta Williams tampoco era escaso. Al festival se sumaría la añorada Psygnosis distribuyendo Inocent Until Caught, y la no menos añorada Westwood con la segunda entrega de su saga Legend Of Kyrandia, Hand Of Fate. Interplay lanzaría la segunda parte de su saga de aventuras gráficas basadas en Star Trek, Judgement Rites. Infogrames se sacaba de la manga el dificilísimo Shadow Of The Comet, basado en la obra de H.P. Lovecraft. Finalmente, los desconocidos Adventure Soft sorprendían a propios y extraños con las aventuras de un joven mago en el genial Simon The Sorcerer. Casi nada.


Por si esto no fuera suficiente, la aventura gráfica era por aquel entonces uno de los géneros más empleados para mostrar los avances tecnológicos tanto a nivel de hardware como de software. No en vano, el primer King´s Quest fue un encargo de la propia IBM a Roberta Williams para mostrar el poderío de su flamante PCjr, su primer ordenador doméstico destinado a las masas. Así pues, para mostrar las infinitas posibilidades del CD ROM como soporte para los videojuegos de la época, y que este había llegado para desbancar definitivamente a los ya vetustos floppys de 3 y medio, tres aventuras gráficas lanzadas aquel 1993 fueron las elegidas para mostrar las bondades de dicho soporte (junto con Rebel Assault de la propia Lucas, que no solo de aventura gráfica vive el hombre). Por un lado, The 7th Guest de Trilobyte, una espectacular aventura de terror que mezclaba actores reales, full motion video y escenarios prerrenderizados, a la que el mismísimo Bill Gates catalogó como el futuro del entretenimiento digital. La segunda en discordia fue Return To Zork, una saga clásica que recibía un espectacular lavado de cara con las enormes posibilidades del CD ROM. Finalmente, un tal Myst, del que hablaremos nuevamente en estas páginas y que figuró entre los títulos más vendidos de los compatibles durante ni se sabe... Esta fue la cosecha que los amantes al género recibimos en solo 365 días, en concreto aquel 1993 que vería el alumbramiento del clásico que hoy nos ocupa. Lo que para cualquier otro género en su historia habría sido un año fuera de lo normal para el recuerdo, para la aventura gráfica aquel 1993 fue un día más en la oficina dentro de una etapa verdaderamente irrepetible. Lo de edad de oro de la aventura gráfica no es desde luego un eufemismo...

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

Precisamente, uno de los mejores elogios que se le puede otorgar a este magistral Day Of The Tentacle es haber destacado como lo hizo no solo entre la soberana colección de clásicos que disfrutamos aquel 1993, si no entre todos y cada uno de sus compañeros de género hasta ser quizá el más nombrado cada vez que se realiza el complejo y peliagudo menester de elegir la mejor aventura gráfica de todos los tiempos. Seis años después de sentar las bases sobre las que se cimentaría el género con Maniac Mansion, Lucas decidía lanzar una continuación de semejante clásico. Y los inicios no fueron fáciles, porque tras Monkey Island 2, Ron Gilbert, padre de Maniac Mansion y uno de los mayores talentos de la compañía, decidía buscar nuevos horizontes abandonando la nave. Gary Winnick, co creador junto a Ron del citado título, tampoco seguiría en la compañía. Ambos colaboraron en las etapas iniciales de gestación de este Day Of The Tentacle (la idea de viajes temporales fue del propio Ron, entre otras cosas), pero la responsabilidad de llevar adelante tan ambicioso proyecto recaería en dos empleados que si bien contaban con experiencia en la compañía, no se habían visto en una tesitura de semejante responsabilidad previamente: Tim Schafer y Dave Grossman.

Ambos genios no solo lograron salir airosos del envite, si no que perpetraron un clásico instantáneo que logró algo verdaderamente excepcional: destilar la quintaesencia de la fórmula Lucas para crear una obra magna que llevaba un paso más allá todas las señas de identidad de dicha fórmula. Personajes carismáticos hasta el extremo, una sensación de aventura a lo grande, una integración magistral de los puzles en la historia y una dimensión de los mismos como no habían tenido antes, todo ello engalanado con el mejor humor marca de la casa y un apartado visual de verdadera época eran los pilares sobre los que se cimentaba esta oda a una forma de entender la aventura gráfica como solo en ese hervidero de talento que era la LucasArts de la época se podía hacer. Sí, tendríamos después el mencionado Sam & Max, Full Throttle, The Dig, más Monkey Island y ese cierre por todo lo alto a una época con Grim Fandango. Pero la fórmula Lucas alcanzaría su cénit con este irrepetible Day Of The Tentacle, que efectivamente quizá sea el más firme candidato a pináculo del género y máximo exponente de una forma de entender el videojuego única e irrepetible. Por supuesto, con los increíbles valores de producción que estaban al alcance de la mano de las obras de Lucas, pese a que para los jefazos de la compañía estas obras eran meras concesiones a sus empleados entre cada lanzamiento de un videojuego de Star Wars...

Debo volver a la Mansión

La trama detrás de esta majestuosa aventura empieza un soleado día como otro cualquiera. Un par de tentáculos vivientes, fruto de los locos experimentos del científico Doctor Fred, y que además ejercen como ayudantes de este, dan un apacible paseo a orillas del río. En dicho río, se están produciendo unos vertidos de potingues varios causados por los trabajos del citado científico. Al amigable tentáculo morado se le ocurre la sana idea de calmar su sed bebiendo de una de las tuberías que contaminan el río, y los vertidos tóxicos le causan una serie de efectos secundarios. A saber: por un lado desarrolla un par de apéndices en forma de brazos. También desarrolla una inteligencia superior, y finalmente, lo que desencadenaría este épico viaje, nacen en él unas incontenibles ansias de conquistar el mundo. Ante tal desfachatez, el Doctor Fred decide exterminar tanto al beligerante tentáculo morado como a su pacífico hermano el tentáculo verde. En un desesperado intento de supervivencia, este manda una nota de auxilio a su colega el entrañable empollón Bernard Bernoulli, que en compañía de Laverne, una alocada estudiante de medicina, y Hoagie, un roadie pasota, parte raudo a la mansión que ya visitara 1987 para tratar de liberar a ambos tentáculos de su trágico destino.

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

Desgraciadamente, el bueno de Bernard desconocía que al liberar al tentáculo morado estaba condenando a la humanidad, ya que las incontenibles ansias de dominación mundial de este acabarán por subyugar a la raza humana bajo su férreo mandato. Para evitar que esto suceda, el Doctor Fred no tiene mejor idea que enviar a nuestros tres intrépidos protagonistas al pasado para evitar que se desencadene el curso de acontecimientos que ha llevado a este fatal destino. Para ello, emplea uno de sus locos inventos, las Crono LetrinasTM , porque en el peculiar mundo de las aventuras de Lucas las cosas funcionaban así. Para viajar en el tiempo aquí no se usaban vehículos deportivos ni cabinas telefónicas como hacían por aquel entonces los mortales comunes, no. Aquí se usaba una suerte de retretes portátiles alimentados por la energía de un diamante, el cual al ser de pega acaba mandando a nuestros protagonistas a distintas épocas temporales. A partir de ese momento empieza una odisea por volver al presente y evitar la dominación completa de la raza humana ante la gloriosa estirpe de los tentáculos.

Y lo que Lucas nos regalaba a raíz de tan alocada trama era un festival del humor como nuestros ordenadores no habían visto entonces. Y no sería porque no habían colocado el listón bien alto con Maniac Mansion o las aventuras de GuyBrush entre otras. Day Of The Tentacle es una sucesión continua de situaciones sorprendentes, alocadas y desconcertantes haciendo gala de un sentido del humor ácido, irreverente y por momentos ingenuo que hace que lo juguemos con una sonrisa de oreja a oreja de principio a final. Ese humor tan marca de la casa de Lucas siempre había sido parte importante de sus títulos, pero es aquí donde se consagra como uno de los pilares fundamentales de la aventura en un despliegue sin precedentes.

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

Y para cimentar dicho pilar, el juego hacía gala de un elenco de personajes memorable. Para empezar, el trío protagonista: Bernard Bernoulli, el empollón al que la buena gente de Lucas consideraba el personaje de Maniac Mansion más querido entre los jugadores. La alocada Laverne, inspirada en una ex novia mejicana del señor Grossman. Y finalmente el pasota rockero Hoagie, un roadie a imagen y semejanza de un pipa de los cañeros Megadeth con el que había coincidido el amigo Schafer. En el proyecto inicial estaba prevista la posibilidad de elegir tres protagonistas entre un elenco de 6, de modo similar a lo que acontecía en Maniac Mansion. Los otros protagonistas iban a ser la pianista Razor, personaje seleccionable del mencionado clásico de Lucas, Moonglow y Chester, cuyo diseño se aprovechó finalmente para ciertos gemelos de la familia Edison. Dada la envergadura del proyecto, mucho mayor que la de Maniac Mansion, finalmente se desechó la idea y se empleó un trío protagonista fijo, lo cual simplificaba muchísimo las cosas en términos de guión, animaciones y otros aspectos que harían que la cosa resultase inviable con 6 personajes seleccionables.

Y si teníamos un trío protagonista para el recuerdo, no menos estelar era el reparto acompañante. Empezando por la disfuncional familia Edison y sus complejos y alocados avatares. Los padres de la nación americana tampoco se libraban de ser retratados bajo el peculiar prisma humorístico de Lucas. Y para rematar, la variada fauna de la raza de los tentáculos también nos dejaba varios momentos tronchantes para el recuerdo. Ya no es que el nivel de los diálogos del juego alcanzara cotas de humor sobresalientes. Es que cada interacción, cada descripción de un objeto o las frases de respuesta de los personajes a nuestras acciones, por simple que fueran, eran hilarantes hasta el extremo. Solo por disfrutar de ese alocado humor que impregna por completo hasta el más mínimo resquicio de esta divertidísima odisea, merece la pena disfrutar de este clásico con mayúsculas.

El motor de la aventura

Day Of The Tentacle empleaba por octava vez el motor/interfaz SCUMM, que Ron Gilbert había ideado para Maniac Mansion en 1987 en aras de facilitar la interacción en el juego y  que sería imitado hasta la saciedad a posteriori. En este caso solo necesitábamos nueve verbos para realizar las acciones que nos permitían avanzar en la aventura. Para ello hacíamos click en el verbo de la acción que queríamos realizar, para a continuación seleccionar en la pantalla alguno de los objetos interactuables sobre los que queríamos desencadenar dicha acción. El inventario se situaba a la derecha de los verbos de acción, y nos mostraba una representación gráfica de los objetos que portábamos. También aparecía aquí un retrato de los 3 protagonistas para poder cambiar el control entre ellos en cualquier momento. Esta sería la última encarnación clásica del SCUMM, ya que en el mencionado Sam & Max que Lucas lanzaría a finales de ese mismo 1993, dicho interfaz pasaría a una versión minimalista en segundo plano y con iconos de acción.

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

Otro de los grandes aciertos de los señores Grossman y Schafer fue conseguir una simbiosis entre los puzles y la narrativa simplemente perfecta. Ni los acertijos sometían a la historia bajo su yugo, ni era la narrativa la que marcaba el ritmo de los puzles. Ambos trabajaban en una perfecta coordinación y armonía de forma que la integración resultaba soberbia. Siempre tenías varias cosas que hacer, siempre había combinaciones que probar, la aventura no era lineal y dicha libertad le sentaba de maravilla al título. Por si esto no fuera suficiente, el componente temporal le daba una dimensión completamente nueva y original a los puzles, elevando las posibilidades hasta cotas nunca vistas y dejándonos rompecabezas geniales de los que hacían estrujarse el coco de verdad.Ya no valía con buscar objetos y combinarlos entre ellos, aquí había que emplear el pensamiento lateral para resolver situaciones complejas ideando multitud de triquiñuelas. Quizá no se trate de la aventura más complicada de Lucas, y en general la lógica impera de forma predominante a la hora de resolver los entuertos que nos vamos encontrando, si bien hay un par de puzles retorcidos que nos harán devanarnos los sesos a base de bien. Y por supuesto, pese a que literalmente hay siglos de separación entre ellos, siempre buscando la colaboración entre nuestros 3 osados protagonistas para avanzar en la aventura.

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

Y como los padres de la criatura no se cansan de afirmar cada vez que les preguntan por la misma, dichos puzles llevaban la idiosincrasia de las aventuras gráficas de la época hasta su máxima expresión. En  Day Of The Tentacle, no teníamos el menor problema en cambiar varios momentos clave de la historia americana solo por conseguir ese objeto o dar ese pasito que necesitábamos para avanzar en la aventura. Ese era el espíritu. Las más locas consecuencias no eran obstáculo para que los aventureros de la época nos rompiéramos la cabeza para ejecutar las acciones más alocadas para avanzar en nuestros viajes. Y si había que cambiar la historia de la buena nación americana en el empeño, se cambiaba. Y es que Grossman y Schafer no se cansaron de dar con la tecla acertada a la hora de plasmar en su creación todo lo bueno tanto del género como de las señas de identidad de su compañía. Por si esto no fuera suficiente, en un despliegue sin precedentes para la época, podíamos jugar a una versión completa de Maniac Mansion utilizando un ordenador sospechosamente parecido a un Commodore 64 que encontrábamos en una de las estancias de la Mansión Edison. Dos clásicos al precio de uno. Uno de los pocos lunares de la aventura es que se hacía algo corta. Podía ser superada entre 7 u 8 horas en función de nuestra pericia, y era tan buena que pese a que resulta ser una duración correcta nos dejaba con ganas de algo más.

Tex Avery estaría orgulloso

El apartado visual de Day Of The Tentacle era una auténtica maravilla para su época, en un alarde gráfico de los que desencajan mandíbulas. Su estilo cartoon heredado de la mejor tradición del maestro Chuck Jones y sus cortos de animación, especialmente de los Looney Toons, era verdaderamente majestuoso. Larry Ahern al diseño de los personajes y Peter Chan con los fondos de perspectivas imposibles nos regalaron un trabajo gráfico colosal, con una dirección artística rompedora como nunca habíamos visto antes en un título de Lucas. Tal fue el despliegue, que a día de hoy, 25 años después del lanzamiento, sigue resultando un título muy atractivo para la vista, y pese al excelente trabajo que el equipo de Schafer hizo en el remake lanzado hace un par de años, la versión original sigue siendo plenamente disfrutable y conserva todo su encanto intacto. Para redondear ese aire de dibujo animado que tanto nos sorprendió entonces, el trabajo de animaciones de personajes era soberbio, dotando a los protagonistas de una expresividad  increíble, con unos personajes histriónicos que por momentos rozaban el paroxismo.

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

Por primera vez, un título de Lucas contaba con unas escenas animadas a modo de intro para meternos en situación al principio del juego. Lo habitual en títulos anteriores de la compañía era mostrar unos títulos de crédito sobre unas pantallas con imágenes fijas del juego. Dada la envergadura de este proyecto, la lista de creadores era enorme, y tal sistema podría resultar tedioso en este caso. Así que encargaron a un becario la realización de una escena animada para que los créditos no resultaran un ejercicio de aburrimiento. La escena inicial que realizó superaba los 7 minutos de duración, pero finalmente se recortó a la mitad para dejarnos esa memorable escena introductoria imposible de olvidar y que ya nos hacía prever que estábamos ante algo verdaderamente grande. Todo ello para redondear un despliegue visual sin parangón que suponía un verdadero festín para la vista.

Maniac Mansion: Day of the Tentacle (PC) Captura de pantalla

El apartado sonoro no resultaba menos memorable. Las melodías apoyaban a los gráficos para reforzar la vena cartoon del título, con una serie de composiciones que se te quedaban inevitablemente en la cabeza, alegres, desenfadadas y llenas de ritmo. Para la realización de esta excelente banda sonora se contó con el talento de compositores que ya había trabajado en títulos previos de Lucas, por lo que su maestría a la hora de crear partituras que encajaran con el loco humor de sus juegos estaba fuera de toda duda. Day Of The Tentacle fue uno de los primeros títulos en salir al mercado de forma simultánea en formato CD ROM y floppy disc. Es por ello que fue el primer título de Lucas en contar con voces para todas y cada una de las más de 4500 líneas de diálogo de la aventura. En la versión en discos de 3 y medio, que ocupaba la friolera de 6 disquettes, solo se mantuvieron una mínima parte de los diálogos. El lanzamiento del título en formato CD ROM, pese a las dudas iniciales, vino tras ver la gente de Lucas el crecimiento exponencial que estaba empezando a experimentar el uso del CD ROM en ordenadores por aquel entonces. Y a diferencia de su gran rival, Sierra, que en muchas ocasiones empleaba a sus propios empleados para poner las voces a sus juegos, Lucas contrató una serie de talentosos dobladores profesionales que dejaron su impronta en la aventura, redondeando un apartado audiovisual sencillamente de época.

Conclusión

Day Of The Tentacle es una de las mejores aventuras gráficas de la historia, quizá la mejor. Y es también uno de los mejores títulos que los aficionados a esta bendita forma de  entretenimiento hemos podido disfrutar en nuestras vidas, y probablemente el mejor baluarte y representación de una forma de entender el videojuego única e irrepetible. Los maestros Tim Schafer y Dave Grossman lograron destilar y condensar lo mejor de la fórmula Lucas en esta joya atemporal que forma parte indeleble de lo más destacado de la cronología del medio. Esta maravilla nos regala unos personajes memorables, el mejor humor marca de la casa, unos puzles geniales a los que la dimensión temporal les da unas posibilidades increíbles, y un apartado visual simple y llanamente majestuoso. El desarrollo de la aventura engancha con una sucesión de situaciones alocadas, sorprendentes y planteadas con maestría. Prácticamente nada se le puede anotar en el debe a esta colosal obra maestra. Sí es cierto que era algo más corta que otras aventuras que disfrutamos entonces, y era tan buena que nos dejaba con ganas de que hubiera durado un par de horillas más. Y también es verdad que pese a que visitábamos diferentes épocas temporales, toda la aventura transcurría en la Mansión Edison, lo que nos dejaba con ganas de visitar alguna localización más. Nimiedades que no logran empañar lo más mínimo un título que 25 años después de su lanzamiento sigue siendo el soberbio juegazo que era entonces. Imprescindible para entender la importancia de todo un género y una época dorada de verdad.

Y en vista de lo bien que se conserva esta maravilla al cumplir el cuarto de siglo, y lo bien que han funcionado las últimas obras de Gilbert y Schafer en el género, quizá sea hora de que dichos genios se pongan con un nuevo título que nos lleve de vuelta a la mansión, o a peligrosas e indómitas islas del Caribe, o a descubrir un nuevo continente perdido de la mano de algún intrépido aventurero. Encendamos una velita para que los iluminados de Disney se dediquen a sus caballeros espaciales y los avatares de su tropa de superhéroes y le vendan los derechos de las añoradas sagas de Lucas a esta buena gente. Y si hay que hacer una campaña de Kickstarter para sufragar la compra, se hace.

Lo Mejor

  • Supone la quintaesencia de la fórmula Lucas: el mejor humor, personajes memorables y puzles geniales.
  • Visualmente es una auténtica delicia que conserva todo su encanto 25 años después.
  • Es una divertidísima sucesión de situaciones alocadas que nos engancha y sorprende constantemente.
  • Diálogos tronchantes e hilarantes hasta el extremo.
  • Los viajes temporales le dan una dimensión genial a los puzles.

Lo Peor

  • Es un pelín más corta que otras aventuras tanto de Lucas como de la competencia.
10
Obra Maestra

Una obra maestra que ha dominado su género para colocarse en la cima del mismo. Un coloso de su generación que seguirá siendo comentado y recordado en el futuro. La nota máxima no implica perfección, sino que es usada para señalar a un referente absoluto en el que los demás pueden y deben mirarse.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana