Omensight (PS4)

PS4, PC

Imagen de Omensight (PS4)

Omensight, Análisis

Nota Meri 6,5 Correcto

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Tempus fugit, una expresión latina que hace referencia a la velocidad inexorable del paso del tiempo. Su vinculación con los videojuegos ha sido estrecha desde siempre. Así, en The Legend of Zelda: Majora’s Mask, Link se embarca en una aventura a contrarreloj para salvar el mundo de la destrucción. Mientras las festividades se suceden, en el firmamento se dibuja una colosal luna de rostro poco amigable. Los pueblerinos de Ciudad Reloj desdeñan el peligro y hacen caso omiso a las advertencias. Sin embargo, día tras día, el satélite se acerca cada vez más a tierra firme. El héroe maneja las corrientes del tiempo usando su ocarina y retrocede al pasado. Repite una y otra vez las tres jornadas previas al cataclismo con un objetivo claro: detener la caída de la luna.

Un concepto similar lo hallamos en Lightning Returns: Final Fantasy XIII, el cierre de la trilogía protagonizada por Lightning, que juega igualmente con el tiempo y las horas. En este caso, son trece los días antes de que la destrucción final sobrevenga. El crono avanza sin posibilidad de volver atrás, de forma que es necesario completar misiones para ganar minutos y ralentizar el reloj.

Omensight (PS4) Captura de pantalla

Más actual es el juego que tenemos entre manos. Omensight, el nuevo indie de Spearhead Games, acomoda su fórmula a una estructura narrativa y jugable que gira en torno a la repetición de un mismo día. No es una lucha contra el tiempo en términos jugables, como puede ser el caso de Majoras’s Mask, pero sí tiene en común el hecho de que el protagonista regrese al punto de partida y viva la misma jornada desde distintos prismas. Por tanto, en el desarrollo de la historia, el tiempo es crucial para el personaje y su mundo.

Viajes en el tiempo y un asesinato por resolver

Largo tiempo ha, existían diversas tribus que se fueron conformando hasta construir sus propias estructuras políticas. Más adelante, el primer emperador Iontrek se propuso crear un imperio que sobreviviera toda la eternidad. Aunque durante siglos se vivió en paz, la guerra vuelve a asomar y el mundo de Urralia se prepara para luchar contra la peor de las calamidades.

La noche cae plomiza, y con ella, se aproxima la destrucción de Urralia. La perpetra un misterioso dios que ha sido encerrado mediante poderes místicos. Por desgracia, el sello se quiebra, la deidad escapa y desata su venganza. Ahora encarnamos a Harbinger, un ser sobrenatural que según las leyendas se materializa cuando el mundo se halla en el filo de la navaja.

Omensight (PS4) Captura de pantalla

La historia comienza con el desafortunado asesinato de Vera, la Sacerdotisa Pagana, una figura crucial para evitar el advenimiento de la oscuridad que ya se cierne sobre Urralia. Sin su protección, el mundo está desamparado, pues las fuerzas oscuras acechan. Habrás de saber, no obstante, que las apariencias engañan y que lo que parece real y natural tal vez no lo sea.

La clave está en desentrañar los porqués del asesinato de la sacerdotisa; también en desenmascarar a la persona que ha cometido el crimen. De este modo, Harbinger revive el mismo día una y otra vez, recaba pistas que obtiene de cada uno de los personajes y rellena los huecos de una historia que se va hilando e intrincando a medida que el personaje avanza en su investigación.

El Imperio está en guerra con otras facciones, pero a Harbinger no le interesa interceder por ninguna de las partes. Su única motivación es descubrir los motivos, los hechos que puedan ayudarla a detener la desgracia que está a punto de acontecer. Así las cosas, el juego presenta a cuatro personajes principales: el emperador Indrik, cuya aparente crueldad lo señala como uno de los principales villanos; Draga, leal generala del Imperio y magnífica estratega; Ratika, muchacha vivaracha y amante de la música, además de fiera guerrera; y Ludomir, fortachón tuerto que no tiene interés ni por la política ni por el poder.

Omensight (PS4) Captura de pantalla

Lejos de presentar un aspecto realista, Spearhead Games ha optado por un universo fantástico habitado por animales humanizados. Es decir, los personajes actúan como seres humanos, pero su aspecto es animal. Así las cosas, los pygarianos tienen rasgos de pájaro, mientras que los rodentianos parecen ratas. Otros personajes como Draga o Ludomir lucen como gatos y osos respectivamente. Los escenarios, por su parte, destacan por su belleza, aunque terminan haciéndose algo repetitivos. Sin dejar de lado los tonos claros, destacan los oscuros, ya que el enfoque del argumento así lo demanda. De todos modos, contrasta con el diseño de personajes desenfadado. La música, por su parte, está repleta de melodías épicas enriquecidas con sonidos corales. 

Según convenga, Harbinger acompaña a un personaje principal u otro. Cada uno de ellos ofrece su visión y le permite completar datos de su investigación. A veces lucha codo con codo con los rodentianos; otras, se convierte en aliado de otra de las facciones, aunque en realidad nada de eso le importa. Su única misión es reunir pesquisas, y si tiene que matar a Ratika o a Indrik para lograrlo, lo va a hacer. Después de todo, la jornada finaliza igual siempre, con Urralia desmoronándose. En cualquier caso, Harbinger es transportado a otro plano de existencia por la bruja, personaje místico aliado, y todo lo realizado durante la jornada queda borrado: los personajes muertos están vivos de nuevo.  

Omensight (PS4) Captura de pantalla

El resultado es una historia cuidadosamente escrita que consigue mantener el interés del jugador. Sin ser un guion de enorme complejidad, los giros aportan sorpresas y la narración es entretenida. Harbinger, protagonista de la obra, es mudo, pero empasta a la perfección con la tipología del personaje. Es un misterio en sí mismo, también para el jugador.

A pesar de que el título no ha sido doblado al español, sí se han traducido los textos, algo que sin duda es de agradecer, sobre todo teniendo en cuenta que es un juego de bajo presupuesto. Hemos detectado algún que otro error en la traducción, pero nada especialmente grave que dificulte la comprensión.

Los juegos que se basan en revivir los mismos acontecimientos corren el riesgo de resultar repetitivos. Este es el problema principal de Omensight, ya que el jugador recorre los mismos escenarios con los mismos personajes durante demasiadas horas. Es verdad que los hechos cambian dependiendo de algunas variables. Por ejemplo, ciertos caminos están cerrados en un primer momento, pero a lo largo de la aventura se descubren nuevas pistas que permiten abrir los sellos y recorrer sendas antes inexploradas. Además, en algunos puntos se realizan pequeñas decisiones. Los Omensight que dan nombre al juego son recuerdos que Harbinger puede traspasar a otros personajes. En función de lo que queramos descubrir, a veces conviene mostrárselos, mientras que en otras ocasiones quizá sea mejor utilizar la violencia para que el personaje nos cuente algo que nos interesa.

Omensight (PS4) Captura de pantalla

El estudio posiblemente era consciente de que la reiteración de situaciones podía hacerse algo pesada. Por eso han intentado paliarlo de alguna manera permitiendo que el jugador se salte secciones en puntos concretos para acceder directamente al momento crítico en el que una decisión ramifica la historia. Por otro lado, la estructura jugable no es del todo lineal, ya que el usuario puede elegir cuál de las historias jugar. Esto es un poco engañoso, porque al final lo lógico es seguir las indicaciones de la bruja, que casi siempre te señala el siguiente paso. Eso sí, algunas pistas no tan trascendentales si se obtienen por medio de una exploración más libre. Con todo, la sensación de repetición no se destierra del todo, ya que no hay demasiados escenarios y los protagonistas son siempre los mismos.   

Sistema de lucha ágil y entretenido

Omensight es una aventura de acción en tercera persona. Como tal, el sistema de combate juega un papel importante. Harbinger dispone de dos tipos de ataque básicos: el rápido y el fuerte. Sin embargo, eso se complementa con otra serie de golpes especiales como el agarre o la demora del destino, que ralentiza la acción. Nuestra protagonista blande la espada con agilidad pasmosa, tiene la capacidad de moverse por los escenarios a gran velocidad, al tiempo que asesta estocadas certeras y esquiva los envites enemigos. Además, su poder se refuerza y se combina en simbiosis con el de su acompañante. Ambos, pueden desencadenar ataques conjuntos realmente devastadores. El juego cuenta con varios modos de dificultad y en general resulta bastante exigente. Los jefes finales nos han parecido, eso sí, un poco sosos en sus mecánicas.  

Omensight (PS4) Captura de pantalla

Gracias a los cristales y a los poderes que obtenemos al matar enemigos o explorar los escenarios, Harbinger gana puntos que a la postre pueden emplearse para fortalecer sus habilidades. La compra de mejoras se lleva a cabo al final de la jornada, cuando la guerrera espiritual es enviada al mundo espectral.

Más allá del combate, su faceta plataformera no destaca en absoluto, es puro trámite, un punto de unión entre los escenarios. Estos entornos esconden secretos, caminos alternativos e incluso algún dispositivo con el que es posible interactuar. Por citar un ejemplo concreto, en una de las muchas luchas a las que Harbinger debe hacer frente, la guerrera acciona un detonador y el puente de los aledaños estalla en mil pedazos junto al vehículo que amenaza con acabar con las vidas de sus aliados. 

En el transcurso de este periplo, nos hemos topado con algún que otro problema de framerate. Los tirones aparecen en momentos puntuales, y pese a que no estropean la experiencia de juego, podría haber salido un poco más refinado en ese sentido. 

Omensight (PS4) Captura de pantalla

Tempus fugit, de nuevo, se escurre entre los dedos, escapa a velocidad de vértigo. Crees que tienes tiempo de sobra para investigar, pero cuando Harbinger se hace fuerte, el enemigo lo hace también. Pronto volver al pasado no será posible, tal vez Harbinger quede confinada y el mundo caiga para siempre…o quizá no. Ahora todo depende de ti.

Análisis de la versión PS4

Conclusión

Omensight es un juego independiente de acción en tercera persona. Manejamos a Harbinger, una guerrera espiritual que porta una enorme espada y que aparece en los momentos de crisis. Urralia se encuentra a las puertas de la destrucción, pues el dios vengativo que había sido confinado en una prisión espiritual ha quedado liberado de sus ataduras. El asesinato de la Sacerdotisa Pagana acelera el desastre, de forma que Harbinger debe investigar lo sucedido reviviendo el mismo día una y otra vez. Además, el juego ha sido traducido al español, por lo que cualquiera podrá seguir el argumento sin barreras idiomáticas.

Acompaña a diversos personajes, reúne pistas y lucha contra todo tipo de enemigos, tanto de carne y hueso como espirituales. El sistema de lucha es muy ágil, distingue entre ataques fuertes y rápidos y brinda la posibilidad de desencadenar golpes especiales y conjuntos. La precisión es vital, ya que el enemigo es numeroso, cada tipo con sus patrones y debilidades concretas. Esquivar es igualmente importante, pues si no lo hacemos la barra de vida no tardará en bajar.

La propia naturaleza del videojuego invita a la repetición de situaciones. El número escaso de escenarios y de personajes agudiza esta sensación, por lo que se convierte en su defecto más destacable. La cámara, que no es libre, juega a veces malas pasadas, así como algunas impurezas ocasionales en su framerate.

En lo visual y sonoro, Omensight cumple con creces. Los diseños de personajes con rasgos animales son curiosos y los escenarios entran por los ojos. Se ha empleado una paleta que no renuncia a los colores claros, pero que sabe oscurecerse de acuerdo con la historia que se narra. Lo mismo ocurre con la banda sonora, impregnada de un tono épico que se alimenta de coros y que suena de maravilla.  

Lo Mejor

  • Sistema de combate ágil y relativamente exigente
  • Un guion bien escrito y con pequeños giros
  • Gráficamente muy bello

Lo Peor

  • El juego se termina haciendo repetitivo
  • Poca variedad de enemigos y de personajes
  • Problemas ocasionales de framerate
6,5
Correcto

No es lo último ni lo más original, tampoco cuenta con la mejor ejecución, pero puede divertir si te gusta el género. Bien, pero mejorable.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana