The Invisible Hours (PS4)

PS4, PC

Imagen de The Invisible Hours (PS4)

Análisis: The Invisible Hours

Nota Meri 8,5 Muy Bueno

Usuarios

Tu Nota Puntua!

Análisis: The Invisible Hours

Agatha Christie fue una persona muy especial. Muy muy especial. Todos tenemos nuestras manías e idiosincrasias, eso está claro, pero no todos tenemos más de 80 obras a nuestras espaldas, ni somos capaces de ser los novelistas más vendidos de la historia (tras Shakespeare). Tampoco son muchos los que pueden presumir de haber escrito el que es considerado como mejor libro policíaco de todos los tiempos, ni los capaces de imponerse a una sociedad machista, que encima puedan hacer de arqueólogos y hasta logren desaparecer durante unos días de la faz de la Tierra. De hazañas así solo era capaz Agatha Christie. Sin embargo, aún sin conocerla, siendo partícipes de lo particular de su ser y sabiendo que hablamos desde el desconocimiento propio de alguien ajeno a la época, estamos seguros de que a Agatha Christie le hubiera encantado The Invisible Hours. No nos cabe duda de que ella, la primera de las personas a las que se menta en el apartado "Special Thanks" de los créditos, estaría más que orgullosa de tamaño homenaje. En unas semanas se estrenará en los cines de todo el mundo Asesinato en el Orient Express, película basada en la obra homónima de la autora que, por muchas estrellas que haya sumado a su plantel, parece ir a atentar contra su legado y el del maravilloso Sidney Lumet. Mucho tiene que remar y trabajar Kenneth Branagh, porque este 2017 le ha surgido un enorme y dignísimo competidor a la hora de hablar de quién ha hecho el mayor y más sentido tributo a la reina del misterio, y ese rival es Tequila Works.

¡Menudo año para el estudio! Seguramente sea olvidado por muchos en las recapitulaciones de los próximos meses, según se acerquen las uvas, pero han sido de lo más prolífico de 2017, una auténtica diáspora de talento y creatividad. No contentos con brindarnos el esperado y aclamado Rime, o con la agradable sorpresa previa que supuso su colaboración con Cavalier Game Studios en The Sexy Brutale, la desarrolladora madrileña se ha sacado de la manga un nuevo y notable título con el que rubrica su destreza y rompe todavía más barreras. No parece haber género capaz de resistírseles.

El título se mueve en ese difuso género de las novelas interactivas (ambos términos -"novelas" e "interactivas"- cogidos con pinzas, entre muchas comillas). Un género que, si bien hunde sus raíces en la aventura gráfica, no deja de ser un recién nacido, y a pesar de ello parece estar francamente de moda en la actualidad. Una magnífica noticia si atendemos a lo bien que le sienta al sector, cuya narrativa ha revitalizado a base de ofrecer propuestas tan rompedoras como innovadoras.

invisible-hours.jpg Captura de pantalla

Parece que fue ayer cuando Quantic Dream y Telltale Games se las veían y deseaban para defender Heavy Rain y The Walking Dead de aquellos que cargaban contra su propuesta y lo poco interactivo de ésta. Nadie sabía (ni sabe) cómo catalogar y etiquetar sus obras... y casi que mejor así. ¿Walking Simulator? ¿Los nuevos Point and Click? «No es un juego, no es una película», que dice el propio estudio nada más empezar. Es igual. Cada vez hay más oferta y más adeptos. Cada vez tenemos más proyectos del estilo, atrevidos y rompedores. En apenas un lustro, las propias Quantic Dream y Telltale parecen haber quedado desafasadas al seguir ofreciendo con sus nuevos títulos (Detroit y Batman, por ejemplo), lo mismo que ya hicieran en 2010 y 2012. Después de todo, tras Dear Esther, The Stanley Parable, The Vanishing of Ethan Carter, That Dragon Cancer, Firewatch, What Remains of Edith Finch? y tantos y tantos otros, no somos los mismos. 

The Invisible Hours es una nueva y maravillosa mezcla entre Diez Negritos y La ratonera. Están todos los componentes de ambos clásicos del género policíaco: una mansión tenebrosa situada en mitad de la nada; una serie de huéspedes sospechosos que llegan a la misma invitados y atraídos por su anfitrión; y un misterioso e inexplicable crimen durante la primera de sus noches de estancia. Al igual que en ambas obras, aquí los personajes, perseguidos todos ellos por su pasado, tienen en común lo frágil de sus coartadas, la enorme cantidad de móviles por los que podrían haber cometido el crimen.. y secretos. Ante todo, un buen puñado de secretos. 

El título es a Agatha Christie lo que Virginia a Twin Peaks y David Lynch. Mientras dure, hará las delicias de todo aquel que busque una buena historia. A nosotros nos ha llevado en torno a las 5 horas completarlo y sacarle la práctica totalidad de coleccionables (con su correspondiente platino). Durante las mismas nos hemos reído, sorprendido y visto con la boca abierta, hemos lanzado cábalas e hipótesis, seguido a sospechosos, enlazando ideas y descubrimientos y nos hemos congratulado de aquello que lográbamos adivinar antes de que saliera a la luz. Nos ha pillado con la guardia baja lo maravilloso de su ambientación, personajes, diálogos y tramas, así como el ingenio y la inteligencia con la que se desarrollan y desenvuelven los acontecimientos. Es una historia que nos han contado una y otra vez. El Cluedo, vaya. Y aún así nos sigue cogiendo por sorpresa y deleitando como si fuese la primera. Qué sencillo. Qué genial. Divertido y entretenido de principio a fin.

screen-shot-2017-04-02-at-11.04.07-am.png Captura de pantalla

Ahora bien, durante el juego nos limitaremos única y exclusivamente a movernos por el escenario atendiendo a la representación de los distintos personajes. Como mucho podremos interactuar con los coleccionables repartidos por el lugar: fotografías, noticias de prensa, entradas del diario de la víctima y cartas. Como si de Gone Home se tratara. Aunque jugaremos con el tiempo y nos acordaremos de The Sexy Brutale, nada parecido a los puzles y la estrategia planteados por aquel dentro del ámbito jugable.

La gran novedad reside en el punto de vista y el uso de, como decíamos, el tiempo. En cualquier momento podremos parar la acción, rebobinarla o acelerar la misma. Podría recordarnos a Last Day of June, pero hay dos diferencias. La primera, que nosotros no podremos intervenir en ninguno de los acontecimientos de la trama. La segunda, que hacer de Moiras o Parcas es mucho más orgánico, más fluido y directo. Inmediato. De igual manera contamos con total libertad para recorrer la isla y la mansión en la que tiene lugar la historia. Eso hace que haya muchas formas de jugar.

Podemos marcar a un personaje, seguirle y ver qué hace y cómo se comporta en todo momento. O también podemos optar por ir por libre, investigando la mansión a nuestro antojo y espiando a uno u a otro según nos les vayamos encontrando. Existe la opción de completar toda la historia junto a uno de los personajes, rebobinar al acabar y empezarla junto a otro para rellenar lagunas. Todos los miembros de la obra están vivos y cuentan con su propia coreografía, bien pensada y calculada. Hacen su papel por la casa, al margen de dónde estemos nosotros.

Estar en el salón mientras dos personajes discuten y ver a otro de ellos al fondo, de refilón, espiándoles, no tiene desperdicio. Querremos ir de inmediato con dicho "espía" y ver qué hace, o ir con él y retroceder el tiempo para ver por qué ha decidido espiarles y con qué fin. Del mismo modo nos crucaremos con algunos "actores" mientras vamos junto a otros en la dirección opuesta, o sucederán diversas catástrofes lejos de aquel al que seguíamos porque llamó nuestra atención. En definitiva, estaremos continuamente viajando en el tiempo para saber qué ha pasado en todo momento. Colarnos en cada habitación, en cada conversación. Hasta nos apetecerá estar junto al cadáver o la puerta principal para ver quién se acerca y pasa por ahí.

preview_screenshot1_155671.jpg Captura de pantalla

Hemos echado en falta varias velocidades a la hora de acelerar y hacer retroceder el tiempo, así como la posibilidad de pulsar un botón y ver de inmediato qué hora es con exactitud sin necesidad de recurrir al menú (cuando repitamos varias veces algo, sabremos en qué minuto ocurrió aquello que queremos ver). También, con respecto a la realidad virtual, nos hubiera gustado la opción de movernos de manera normal, como lo haríamos sin gafas. Es decir, sin saltitos y fundidos a negro. Hay veces que nos ha costado colocarnos justo donde queríamos debido a las opciones de movimiento que teníamos. No demasiado, nunca se hace engorroso, pero se hubiera agradecido tener esa posibilidad. Por lo demás, el juego no presenta ningún problema de peso. Quizás no sea todo lo impactante y rompedor de algunos de los coetáneos de su género que hemos citado antes, y quizás su precio de salida se antoje excesivo a estas alturas, pero para los que buscan algo del género negro no hay nada igual, y el precio siempre puede variar.

A nivel audiovisual cumple sin grandes alardes. No tira de parafernalia efectista con la que aprovechar la realidad virtual (más allá de la lluvia o del confeti de los primeros compases). Es un título bastante sencillo, de aspecto cartoon y acabado agradable. Aunque la tecnología de realidad virtual da para lo que da, lo que hace que uno ya esté acostumbrado a los dientes de sierra y cierto efecto borroso, no es lo más espectacular que nos hemos echado a la cara con las gafas de Sony, ni mucho menos. A veces nos costará discernir si un personaje están hablando y moviendo los labios. Si alguno sale fuera de la casa y se moja, no sabremos con facilidad si es sudor o si verdaderamente está mojado. Es difícil apreciar detalles que en un juego de detectives se nos pueden hacer cruciales. Además existe alguna problema leve con las puertas, que transparentan si nos acercamos demasiado y provocan efectos raros.

the-invisible-hours-principal.jpg Captura de pantalla

En cualquier caso, los campos más importantes cumplen con nota. Desde las soberbias animaciones de los personajes a lo fluido de su coreografía por la casa. El juego va como la seda. Del mismo modo, su ambientación es de lo más llamativo de la obra. Situado a finales del siglo XIX, principios del XX, se ubica en mitad de la Guerra de las Corrientes librada entre Thomas Alva Edison y Nikola Tesla, dos de los personajes del juego (que mezcla fantasía y realidad y nos hará establecer parecidos y querer saber más). El aspecto de ambos inventores, el parecido del laboratorio de la mansión con aquel de Colorado Springs en el que trabajó Tesla, la subtrama de la radio que parece aludir a la radio que, según Tesla, traía transmisiones extraterrestres...

La mansión sacada de nuestra imaginación, con alguna que otra pintura negra de Goya por las paredes... Genial. A nivel sonoro es más impresionante si cabe, con un doblaje para quitarse el sombrero (que permite escoger el idioma de las voces en cualquier momento) y una serie de efectos sin los que la ambientación no sería tan redonda y perfecta. El hecho de poder escuchar las conversaciones de otras salas como un susurro hará que nos pique el gusanillo de saber más, y nos hará estar siempre alerta.

Sobre la realidad virtual contamos con todo tipo de opciones de movimiento (menos la que citábamos antes). Si bien no es la experiencia más inmersiva que hemos probado, ya que incita a estar parado y situarnos como si de un director de cine o una cámara de seguridad nos tratásemos, no da ningun problema para su calibración y no ofrece ningún amago de mareo o náusea, siendo solo un plus para esta maravillosa aventura.

*Este análisis se ha hecho con una copia digital del juego para PS4 y PS VR cedida por Tequila Works.

Conclusión

The Invisible Hours es a Agatha Christie lo que Virginia fue a David Lynch. Es decir, una carta de amor destinada en este caso a la reina de la novela policíaca. Basado en obras como Diez Negritos y La ratonera, el juego es una fantástica experiencia para realidad virtual que se engloba dentro del difuso género de las novelas interactivas. «No es un juego, no es una película», que dice el propio estudio. Lo cierto es que se conozca o no a la autora y su imaginario, el título hará las delicias de cuantos ansíen una buena historia. Personajes, diálogos, trama, desarrollo de los acontecimientos, ambientación... Es una función que si bien hemos visto mil veces, aún funciona como si fuera la primera. La obra se permite el lujo de sumar la inmersión de toda experiencia en realidad virtual y la curiosa posibilidad de jugar con el tiempo y el punto de vista, en lo que se antoja una nueva lección de narrativa. Sin errores de peso, The Invisible Hours sorprende, divierte y entretiene de principio a fin durante las aproximadamente 5 horas que nos lleva completarlo todo. Una maravillosa sorpresa con la que Tequila Works pone el broche de oro a un 2017 para el recuerdo (Rime, The Sexy Brutale), rubricando una vez más su talento, creatividad y destreza.

Lo Mejor

  • La historia (personajes, diálogos, trama, desarrollo...) y su ambientación (sacada de las obras de Agatha Christie y de los libros de historia).
  • Divierte, sorprende y entretiene de principio a fin.
  • La posibilidad de jugar con los puntos de vista y de pausar, acelerar y retroceder en el tiempo.

Lo Peor

  • No es tan impactante o rompedor como otras experiencias del género.
  • El precio de salida
8,5
Muy Bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana