Skip to main content
Publicidad

Mafia III: 15 aciertos que marcarán la diferencia

publicidad
feature
| PC PS4 XBO - Reportaje |

Un mes antes del lanzamiento, hemos podido disfrutar sin prisas del título de 2K y volver a entrevistar a sus creadores, incluido el guionista Bill Harms. Acompáñanos a descubrir aquellos aciertos de esta tercera entrega, respecto al resto de la saga, que van a convertirla en uno de los juegos más destacados de este 2016. Les detallamos las quince principales razones por las que Mafia III se ha ganado toda nuestra atención.

Reportaje

El protagonista, Lincoln Clay.

Vale que es el enésimo juego donde la venganza es la justificación para recorrerlo de principio a fin acabando con todo bicho viviente, pero nos equivocaríamos al pensar que los argumentos de nuestro protagonista en este Mafia son tan simples. A diferencia de las dos anteriores entregas, donde no se profundiza en las motivaciones de los personajes más allá de su apetencia por el dinero, en el caso de Lincoln se ha creado un personaje complejo que, inicialmente, no tiene intención de seguir la vía criminal tras regresar de Vietnam, pero que se ve arrastrado a ella por las circunstancias. Cada decisión, cada lance de la historia, conceden a Lincoln una humanidad muy alejada de los anteriores protagonistas, poco preocupados por sus acciones y sus consecuencias. 

Un personaje muy bien trabajado con el que, esta vez sí, podremos empatizar y comprender el baño de sangre en el que se va a ir sumergiendo. El hecho de que en el año en el que tiene lugar la acción, 1968, se haya optado por un soldado negro, de madre dominicana y padre italiano, además de valiente, se ha demostrado como un gran acierto al introducir matices en la historia que hubiesen pasado desapercibidos con un rol más clásico. El retrato que Hangar 13 hace del racismo y la realidad social de finales de los 60 en el sur de los EEUU únicamente se puede sustentar desde los ojos de un protagonista negro.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

La historia, Nueva Orleans 1968.

Fue uno de los años más convulsos en la historia de EEUU. A la muerte de Robert Kennedy se suma la de Martin Luther King, en una sociedad en plena crisis racial tras el asesinato también de Malcom X unos años antes. Una misma sociedad que ese mismo año, tras estar convencida de que Vietnam iba a ser otro paseo triunfal, comprende que van a perder y rechaza esta guerra, al gobierno que la ordena e incluso a los soldados que la sufren. Con el Ku Klux Klan en plena actividad, la CIA haciendo de las suyas y la policía infestada de corrupción, la crisis de valores en Estados Unidos toca fondo y se inicia una revolución social que, aun hoy, no ha concluido. Ese ambiente es el ideal para que las distintas mafias tengan una segunda época dorada, similar a la que alcanzaron con la prohibición del alcohol bajo la ley seca, pero en esta ocasión gracias a la heroína, el crack y la trata de seres humanos.

Hangar 13 no solo utiliza este entorno como un simple fondo sobre el que representar su Mafia III, sino que saca partido de él enriqueciendo la historia y los personajes, dotando de sentido a muchas situaciones que de otro modo serían gratuitas. Y lo hacen mediante un recurso genial; la recreación de un juicio, años después de la venganza de Lincoln, donde los testigos narran al jurado lo ocurrido alrededor del protagonista y aportando, de forma muy coherente y acertada, información que de otro modo hubiese sido complicado incluir. 

Destacar la advertencia que desde Hangar 13 hacen al comienzo del juego, rechazando las posiciones detestables de algunos de sus personajes frente a las escabrosas cuestiones que se van a afrontar en el juego. Eso dice bastante del follón en que nos van a meter.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Los secundarios.

Además del protagonista, hay otros cinco personajes que le acompañarán en su búsqueda de venganza. Los tres principales son Cassandra, Burke y Vitto Escaletta, efectivamente un cameo muy de agradecer desde Mafia II. Estos tres personajes, los lugartenientes que iremos captando, bien curtidos en el entorno delincuencial, tienen sus propias razones para ayudar a Lincoln a acabar con la Mafia italiana que controla Nueva Burdeos. A ellos se suma el cura James Ballard, mentor del protagonista y quien evidenciará lo difícil que resulta elegir entre hacer lo correcto y aquello que nos sentimos obligados a hacer. Por último John Donovan personificará los pocos escrúpulos de la CIA a la hora de acabar con las Mafias en una guerra oculta que, todo hay que decirlo, resulta bastante creíble. 

Todos estos personajes tienen su historia particular antes de cruzarse con la de Lincoln y su relación con éste va más allá de la del comparsa de relleno. Su peso en Mafia III es importante, incluso determinante en el caso de los lugartenientes. Deberemos interactuar con ellos y tomar decisiones que nos harán aumentar su fidelidad o perderla, hasta el punto de que pueden pasar de aliados, a ser enemigos que tendremos que apartar del camino, con lo que ello supone en la historia y en la rejugabilidad del título.

El resto de los personajes del juego, en su mayoría enemigos que iremos eliminando, no dejan de aportar una parte importante de la historia. Desde los lugartenientes del “mob” rival, a algún político corrupto con un parecido casual con cierto candidato republicado de hoy día, hasta nuestro objetivo, el capo de la mafia italiana Sal Marcano, se ha trabajado para evitar que eliminarlos sea como acabar con un anónimo e insignificante NPC más.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Nueva Burdeos.

Representar una ciudad real impide ciertas licencias que resultan imprescindibles para el juego. En el caso de Nueva Orleans, además de las distancias y las dimensiones de las calles, el problema era que es totalmente plana, con lo que la experiencia de conducción resultaría mucho más aburrida. Eso se soluciona creando Nueva Burdeos o New Bordeaux, una Nueva Orleans adaptada donde también encontraremos el barrio francés con sus características terrazas, la zona pantanosa con sus aligátores, el Misisipi y las barcazas de vapor, los locales de jazz y bailarinas exóticas, los suburbios marginales a pocos kilómetros de las clásicas mansiones sureñas… Son un añadido extra a una clásica ciudad moderna norteamericana, con sus rascacielos y amplias avenidas plagadas de taxis Yellow Cab en una de las más atractivas para el visitante de dentro y fuera de Estados Unidos.

Lincoln se moverá por los distintos barrios en los que se ha dividido esta Nueva Burdeos. Desde las mansiones ricas, a los suburbios infestados de heroinómanos o las cabañas de pescadores de gambas y los pantanos. Esta variedad de escenarios enriquecen la historia y resultan casi imprescindibles en un mundo abierto como el que propone Hangar 13. Al igual que con el momento histórico, los desarrolladores también sacan el máximo partido a la localización. El voodoo, el jazz en vivo, el cementerio Lafayette, el carnaval Mardi Gras, las construcciones victorianas, la cultura cajún y criolla. Nueva Orleans tiene algo especial, una complicada suma de condimentos que resulta una mezcla de cierta decadencia, aunque atractiva, exótica y muy, muy caliente. Una ciudad que engancha.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Un mundo abierto.

Tanto Mafia como su continuación nos ofrecían, en teoría, un mundo abierto donde saciar nuestros apetitos criminales. Sin embargo, el juego en sí te llevaba de un punto a otro y lo único que podía variar es la ruta que elegíamos para llegar. Había tiendas, teléfonos, bares, restaurantes, armerías, pisos franco y cientos de NPC… pero no servían para nada. Era perfectamente posible acabar la misión sin tocar ninguno de estos elementos y, lo peor, tampoco apetecía explorarlos.

En Mafia III el cambio en este aspecto es radical. Por algo el lema que en Hangar 13 no se cansan de repetir es el de que cada jugador tiene que tener su propia aventura, única. Los comentados barrios en los que se divide la ciudad están bien diferenciados y ocultan muchos rincones curiosos. Podemos viajar libremente entre ellos e ir completando misiones secundarias en unos u otros e incluso elegir cuál será el orden en la misión principal. Cada zona que conquistemos nos permitirá controlar ciertos negocios que nos reportarán beneficios y podremos visitar a nuestro antojo. 

Contaremos con un coleccionable clásico de la saga, los retratos y posters de Playboy ocultos por todo el mapa, además de algún otro coleccionable que nos reportará ventajas al final del juego. Todo esto sumado a lo comentado en el punto anterior de explorar una ciudad como Nueva Orleans. Dicho de un modo más concreto; por fin nos va a apetecer explorar en la saga Mafia.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Mecánica y Objetivos.

La historia y misiones dejan de ser lineales. Lincoln tiene un objetivo único, vengarse, pero el camino para hacerlo lo elegiremos nosotros. Una vez en Nueva Burdeos, podremos ir siguiendo la trama principal o acometiendo misiones secundarias. Nuestra misión fundamental será la de ir destruyendo, literalmente, los negocios y efectivos de la mafia rival, pero nosotros elegiremos cómo o cuando. Infiltración, ataque frontal, explosivos… primero arruinaremos a la banda y después podremos acceder al cabecilla cuya muerte nos concederá el control sobre su territorio. El indicador de cómo está yendo nuestro trabajo será la cantidad de daños a producir en dólares, que se irá reduciendo a medida que saboteamos negocios, destruimos bienes, eliminamos mafiosos o directamente nos apropiamos de ese dinero.

La cesión del control de un territorio al lugarteniente que decidamos nos concederá unas ventajas concretas para el resto del juego. Mejoras en las armas, aliados en los tiroteos, soborno de policías, explosivos... El hecho de elegir lugarteniente no solo definirá de este modo nuestra forma de jugar; una preferencia manifiesta por uno creará envidias y despecho en los otros, llegando a poder ser un problema. De hecho está previsto que así sea y tendremos verdaderas dificultades para mantener la fidelidad de todos hasta el final.

Estas posibilidades conceden al juego una duración y rejugabilidad que no existía en las dos entregas anteriores. Recordemos que Mafia II podía ser terminado en unas 10 horas y ni siquiera permitía volver al juego una vez que eliminábamos al capo final.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Evoluciones.

A diferencia de las anteriores entregas, Mafia III no permite cambiar el vestuario del protagonista, ni su aspecto físico. Esto es debido a la gran cantidad de escenas cinemáticas a lo largo del juego donde Clayton aparece con una determinada imagen. Lo que sin embargo se gana en esta entrega es la posibilidad de mejorar sus aptitudes. A medida que avanzamos en la historia podremos “entrenar” a Clayton para mejorar su adrenalina, resistencia, recuperación y capacidad de carga de explosivos. 

Por otra parte, también podremos mejorar las armas ampliando cargadores, añadiendo miras, supresores. Por último, aunque se trata de un añadido principalmente estético, podremos “tunear” los vehículos.

La evoluciones las haremos a través de nuestros lugartenientes y del proveedor de armamento, un traficante que se acercará al lugar en el que estemos con su furgoneta roja repleta de juguetes que nos facilitarán la posterior carnicería. Basta solicitarlo desde nuestro menú de refuerzos y aparecerá raudo a hacer negocio con nosotros.

Para esto, como para todo en aquella y esta vida, es fundamental el dinero. En los anteriores Mafia lo podías robar, pero realmente no servía para nada salvo para comprar objetos que ya abundaban de forma gratuíta, como munición o comida. Lincoln sí que necesitará dinero para estas mejoras o para comprar armas, sobornar policías, etc. De hecho, si morimos perderemos gran parte del dinero que llevemos y nos obligará a volver a "ganarlo", por lo que se ha dispuesto una caja fuerte en el piso franco donde aseguraremos las cantidades allí protegidas.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Un juego adulto

Mafia III es violento. Muy violento. Con independencia de nuestras acciones, que comprenden asesinatos, tráfico de drogas, prostitución… Hangar 13 ha afrontado estas situaciones con toda su crudeza. Las ejecuciones o “fatalities” con las que podremos acabar cada pelea cercana son salvajes. Algunas de ellas de una crudeza pocas veces vista en un juego y, por supuesto, a gran distancia de las vistas en el resto de la saga. La utilización del cuchillo de comando merece una mención especial cuando hablamos de violencia.

Lo destacable es que, siendo coherentes, una persona que realiza esas brutalidades tiene una forma de expresarse a la altura. Algunos diálogos de Mafia III son igual de duros que esas ejecuciones. También Hangar 13 se ha atrevido con el sexo. Referencias a la explotación sexual, a las relaciones con prostitutas, algún desnudo… no se han atrevido con algo explicito, pero la cuestión está ahí y es ineludible en la trama. Ya que la calificación de “exclusivo para adultos” está ganada, lo lógico es darle a toda la historia el tratamiento adulto que se le ha dado.

Mafia III (PC) Captura de pantalla

Interrogatorios y Seguimientos

La historia nos obligará a hacerl

AnteriorSiguiente
Regístrate o haz login para hacer un comentario
publicidad
publicidad
publicidad
publicidad

Más en la web

publicidad
Publicidad