Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG

Reportaje

Persona 5: Listo para robar nuestros corazones

Mucho ha llovido en el mundo de los videojuegos desde que en el lejano 1987 el retoño de la novelista Aya Nishitani y Atlus viese la luz en tierras niponas. En el primitivo Digital Devil Monogatari – Megami Tensei, se nos enfrentaba con una crisis esotérica sin precedentes, en el que el mundo se ve invadido por demonios invocados por accidente a través de un programa informático y sólo su creador, acompañado por una compañera de clase que resulta ser la reencarnación de la diosa Izanami, será capaz de detenerlos. Durante el juego somos capaces de usar armas, magia e invocar y reclutar demonios para luchar en nuestro bando, lo que unido a la vista en primera persona consiguió crear un título único y novedoso para la época, en la que pocos juegos contaban con una narrativa tan lóbrega y pesimista.

Esta combinación de elementos únicos ha cosechado muchos éxitos para la saga Shin Megami Tensei, pero también ha sido la artífice de su maldición. A pesar de ser una saga prolífica en cuanto a títulos, remakes y spin-offs, a menudo lo difícil de su temática, su elevada dificultad y su gusto por poner al jugador ante situaciones moralmente complejas ha hecho que los “Megaten” se hayan convertido en una saga de culto a menudo conocida por un sector minoritario de la comunidad gamer, en especial fuera de las fronteras niponas, donde las ventas de estos juegos son mucho más discretas que en su país de origen. Para solventar este problema, Atlus, que nos tiene acostumbrados a juegos con un nivel de originalidad elevado, hizo una jugada arriesgada: reinventar la saga para darnos los mismos conceptos pero bajo puntos de vista nuevos y frescos. De este esfuerzo por llevar el oscuro mundo de Megami Tensei al gran público surgieron nuevas sagas, tales como Devil Survivor, Devil Children, Devil Summoner o el recientísimo Tokyo Mirage Sessions. Pero sin duda, la saga que ha conseguido robar nuestros corazones es sin duda, la Saga Persona.

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

Bienvenido a la habitación de terciopelo

La saga Persona es sin duda el spin-off más particular e interesante de cuantos haya generado Megami Tensei.  En estos juegos seguimos contando con el apoyo de poderes sobrenaturales para pelear contra criaturas malvadas y continúa siendo un ejemplo de cómo los juegos de rol pueden innovar y a la vez mantenerse fieles a sus orígenes, pero el cambio más significativo respecto a los Megaten es que en sus historias lo más importante será siempre los personajes: sus motivaciones, sus miedos, sus anhelos, sus sueños y todos las circunstancias que les rodean. Nos encontramos por tanto, ante una saga de un carácter tremendamente denso, introspectivo y simbólico... pero la parte buena es que Atlus ha sabido darle (en especial desde Persona 3) un envoltorio colorista, elegante y enérgico que nos hará dudar muchas veces si en lugar de estar jugando, estamos viendo una serie de anime de las que enganchan. Pero vayamos por partes...

Quizás una de las partes más importantes de la saga es el trasfondo psicológico que impregna a todos y cada uno de los juegos, y que a menudo se obvia. Sin entrar en tecnicismos aburridos (no olvidemos que hablamos de videojuegos, esto no es una clase de psicología), podemos  asegurar que cada uno de los juegos es una versión muy literal de las teorías psicológicas de Carl Justav Jung, psicólogo suizo nacido en 1875. Rompiendo con las enseñanzas del psicoanalismo de Freud, Jung considera al individuo como un “yo” que se forma mediante tensiones y conflictos internos constantes. Estos traumas y pulsiones son los Complejos y las Sombras, que funcionan como versiones escindidas e imperfectas de nosotros mismos que debemos doblegar, que en los juegos toman la forma de criaturas retorcidas, oscuras y lóbregas... o también la forma de los propios personajes, encarnando las verdades y deseos que se niegan a admitir, y cuya negación les separa más y más de nosotros y les da más poder.

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

Formando parte de este “yo” están los Persona, las máscaras o versiones de nosotros mismos que mostramos al mundo exterior y que podemos usar cuando sea necesario. De este modo, modulamos nuestra personalidad y no actuamos igual cuando estamos con amigos, con nuestra familia o en un ambiente de trabajo. En el juego, estos Persona actúan como entes sobrenaturales que aparecen cuando los personajes son capaces de enfrentarse a sus traumas y miedos (sus Sombras) y dominarlos. Es aquí donde entra en juego otra de las teorías de la psicología jungiana, el Inconsciente Colectivo, entendido como un mar de conceptos y concepciones inherente al ser humano como entidad colectiva y que da la forma a estos Persona, que a menudo aparecen como dioses o criaturas de la mitología, tomando estos mitos como máximo exponente de este conjunto comunitario de ideas e imágenes.

Por último, todos y cada una de las Sombras y Personas se clasifican en función de los arquetipos presentes en esta teoría psicológica (la muerte, el amor, el valor...) que en el juego toman la forma de los Arcanos del Tarot, por lo que en función del concepto que representan, podemos encontrar patrones comunes de comportamiento y habilidades. Pero quizás sea el lugar más emblemático de la saga donde estos arquetipos cobran una verdadera importancia... nos estamos refiriendo, por supuesto, a la Habitación de Terciopelo. La Velvet Room o Habitación de Terciopelo es una manifestación del propio inconsciente colectivo, un lugar que existe más allá del tiempo, mente y materia, a donde el protagonista de cada juego puede retirarse temporalmente en búsqueda de consejo o reclutar nuevos Persona. Como no es un lugar físico en sí, podemos considerar que es una metáfora de la introspección personal, de la búsqueda en la imaginación propia y el inconsciente colectivo a fin de ganar conocimiento y poder, lo que explicaría por qué en cada entrega de la saga la forma de esta habitación y sus “habitantes” cambian. Podemos constatar pues que, como decíamos al principio, los juegos de la Saga Persona están cargados de simbolismos y en los que el mayor poder y nuestros peores enemigos están dentro de nosotros mismos.

"It's Time to make history, yeah!"

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

Ningún reportaje sobre la saga Persona estaría completo sin dar un breve repaso a los títulos que conforman esta peculiar y personalísima evolución de los “Megaten”. El primer título de la saga, que lleva por título Megami Ibunroku: Persona, vio la luz en Septiembre del año 1996. Posteriormente, en Diciembre del mismo año, fue lanzada una versión “americanizada” del juego titulada Revelations: Persona, con serios cambios que pretendían adaptar la cultura nipona a la mentalidad occidental. También en 2009 se lanzó una versión “renovada” para PSP. En el juego, el grupo de protagonistas son unos estudiantes de la Academia St. Hermelin que en medio de las bromas deciden jugar a “Persona”, un ritual al más puro estilo de la ouija o Bloody Mary. Para su sorpresa, todos caen inconscientes y conocen a Philemon, un misterioso personaje hará su aparición en todos los juegos de la saga y les concederá el poder de invocar Persona, reflejos de sí mismos y sus psiques capaces de realizar magia y otros prodigios. Este nuevo poder les vendrá como anillo al dedo, ya que la compañía científica SEBEC ha realizado un experimento que se les ha ido de las manos y ahora el pueblo de Mikage-cho se encuentra tomado por demonios y almas en pena.

El segundo título de la saga constó de dos partes: Innocent Sin y Eternal Punishment que fueron publicados y 1999 y 2000 respectivamente, con sendos “ports” para PSP en 2011 y 2012; que nos mostraban 2 caras distintas de la historia, cada una vivida desde el punto de vista de uno de los protagonistas. En Persona 2, la historia comienza en el Seven Sisters High School, un instituto donde circula el rumor de que si te llamas a ti mismo desde tu teléfono móvil, contestará una entidad conocida como Joker. Una vez invocado, te preguntará cuáles son tus verdaderos deseos y ambiciones. Si no eres capaz de ser sincero con él, se llevará tu espíritu y te convertirá en una cáscara vacía. En Innocent Sin viviremos la historia desde la perspectiva de Tatsuya Suou, un estudiante del instituto que parece tener relación con Joker, aunque el mismo la desconoce. En Eternal Punishment, veremos a través de los ojos de Maya Amano, una periodista llegada a la ciudad para investigar las misteriosas muertes y que se verá envuelta en la trama.

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

Persona 3 fue lanzado en Japón en 2006 y contó con una “reedición” llamada Persona 3: FES (Festival) en el año siguiente que incorporaba nuevas mecánicas, minijuegos, trajes para los protagonistas y un episodio extra narrado desde el punto de vista de Aigis. También contó con un remake para PSP en 2009, en el que se incorporaban elementos de novela visual para rellenar los “recortes” que se tuvieron que hacer para adaptar el juego a la hermana pequeña de las Playstation, y se incorporaba la opción de escoger a una chica como protagonista alternativa del juego. Podemos decir sin temor a dudas que Persona 3 fue un verdadero punto de inflexión de la saga, ya que a pesar de continuar narrando una historia tremendamente oscura  encontramos un enfoque gráfico radicalmente opuesto a las anteriores entregas en el que se usan colores más vivos y diseños de personajes más juveniles y desenfadados, además de la introducción del sistema de “enlaces sociales”, que nos permiten ganar poder gracias a la interacción diaria con los diversos personajes que pueblan el juego. De este modo, fundiendo ambas componentes, el juego pasó a  transformarse en híbrido entre juego de rol y serie de anime que catapultó a la Saga hasta cotas insospechadas de popularidad.

Volviendo a la historia, en Persona 3 controlamos a Minato Arisato/Kotome Shiomi (en función de la versión que juguemos), superviviente de un accidente automovilístico y que regresa años después a Tatsumi Port Island para estudiar en el Gekkoukan High School. Durante su estancia en ese instituto, el protagonista descubrirá que en ciertas ocasiones, a las 12 de la noche se produce la Hora Oscura, un siniestro fenómeno durante el cual el cielo se vuelve rojo y el instituto se transforma en el Tártaro, una misteriosa torre llena de Sombras que se alza hasta el cielo. Durante la Hora Oscura, todo el mundo se queda dormido y encerrado en ataúdes, salvo aquellos pocos con potencial para luchar, los usuarios de los Persona... los cuales deben liberarlos con su evocador, un aparato similar a una pistola con el que tienen que dispararse en la cabeza.

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

Persona 4 fue publicado en 2008 para PS2 y PS3 y supuso la consagración de la saga llevando la fórmula que habían experimentado en el título anterior hasta nuevas cotas de popularidad. Prueba de ello es que es el título con mayor cantidad de spin-offs de la saga hasta la fecha: Persona 4 Golden (la versión corregida y aumentada con extras y un nuevo capítulo para PSVita) en 2012, Persona 4 Arena y Arena Ultimax (dos títulos de lucha en 2D con distintos hilos argumentales) en 2012 y 2013 y Persona 4 Dancing All Night (un delirante juego de baile) en 2015.

En este título, nos ponemos en la piel de Yu Narukami, un adolescente que debe ir a pasar un año con su tío en Inaba, una pequeña población rural mientras sus padres están fuera del país por motivos de trabajo. Tras adaptarse a su nueva situación y empezar a hacer amigos, ocurre un truculento asesinato y el cadáver de una de las chicas del instituto aparece colgado en una antena de televisión. Los estudiantes comienzan a relacionar el asesinato con un extraño rumor, que dice que si enciendes la televisión a media noche durante un día de lluvia, se aparecerá la silueta de la persona que más te ama en el mundo. Llevado por la curiosidad, el protagonista decide comprobarlo y descubre que cuando su mano toca el televisor, es capaz de traspasarlo, pudiendo entra así en “el otro lado”, un mundo retorcido y siniestro donde los peores temores se hacen realidad.

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

En 2014 se lanzó un curioso título para Nintendo 3DS llamado Persona Q: Shadow of the Labyrinth que fusionaba la esencia de la Saga Persona con otro de los mayores hits de Atlus: Etrian Oddysey, dando lugar a un curioso crossover entre sagas y también entre historias, ya que nos plantea una peculiar narración en la que los protagonistas de Persona 3 y Persona 4 se ven arrastrados a un mundo paralelo en el que hay varios laberintos cargados de enemigos que deberán superar a fin de esclarecer la verdad y poder volver a sus realidades respectivas. Este título cuenta con las mecánicas clásicas de la Saga Etrian Oddysey, pero incorporando las mecánicas de combate de la Saga Persona; todo visto bajo una óptica desenfadada, en la que todos los personajes aparecen en versión super deformed o chibi.

Dando un salto hasta el cercano 2016 llegamos a la última parada de nuestro camino, Persona 5. Este título, publicado originalmente en septiembre de 2016 y que llegará a occidente en abril de 2017 nos pone en la piel de un silencioso protagonista sin nombre (o al menos, desconocido por ahora, ya que los nombres “oficiales” de los protagonistas de cada saga no suelen conocerse hasta que se les da un nombre oficial para los mangas, animes u otros subproductos de la Saga) que se erige como líder de los Ladrones de Corazones Fantasma. Al comienzo, vemos como el protagonista defiende a una mujer que estaba siendo acosada, causando notables heridas al atacante. Como consecuencia de este hecho, nuestro protagonista es detenido y posteriormente enviado a vivir con Sojiro Sakamura, amigo de sus padres y propietario de un café durante su período de libertad vigilada.

Dancing All Night

Una de las características más reseñables de la saga ha sido lo cuidado de su dirección artística y musical. Cierto es que con Persona 3 se produjo un salto cualitativo importante, en especial en el terreno visual, pero resulta innegable que Atlus ha hecho un importante esfuerzo por dotar a cada uno de los títulos de una identidad propia muy marcada, tanto por los diseños de personajes y escenarios como la banda sonora de los mismos. En Persona 1 nos encontramos con diseños sobrios y serios, con un grafismo más oscuro que evoca las películas de terror más clásicas, quizá con cierto regusto a las aparecidas en la década de los 80. Su banda sonora, en la que predominan los sonidos más rockeros y guitarreros en contraposición con temas más tranquilos y atmosféricos contribuyen a crear la atmósfera opresiva y oscura que impregna por completo el primer título de la saga.
Persona 2 es el más ecléctico de la saga, y nos ofrece un diseño de personajes mucho más estrafalario (al menos varios de ellos) y peculiar, que contrasta en gran medida con los ominosos y sobrecogedores escenarios, mucho más cargados de espiritualidad que en la anterior entrega. Siguiendo este estilo variado, la música no se queda corta, mezclando sonidos atmosféricos y perturbadores con música electrónica y dance, creando una extraña y desasosegante banda sonora que remata el conjunto de este título de horror y rol.

Persona, Rompiendo el Molde en el JRPG Captura de pantalla

Quizá el cambio más interesante llega con el tercer juego de la saga. Persona 3 inicia lo que será la tónica de los juegos venideros, en los que un color y su significado inherente es el protagonista y modulador de la dirección de arte de todo el juego. El “color central” de Persona 3 es el azul, color que simboliza tristeza, quietud, reflexión, la noche y la inmortalidad. Fijándonos cuidadosamente, podemos ver como todos estos atributos impregnan todos los rincones  del título causando desasosiego  y tristeza, pero hace que podamos inclinarnos aún más a la reflexión. Nuevamente, la cuidada selección de temas de su banda sonora nos mete en una montaña de sensaciones, en la que los temas de pop elegante y los easy-listening se alternan, metiéndonos de lleno en la cotidianeidad del instituto, los momentos de relax... y también de cabeza en la oscuridad del Tártaro.

El color predominante en Persona 4 es el amarillo, que evoca energía, vida y optimismo. En el cuarto título de la saga nos encontramos un grafismo mucho más cercano al anime y a la comedia estudiantil, con un mayor peso del día a día en la narrativa del juego. Es precisamente este factor el que modula el tono del juego, ya que a pesar de ser conscientes de la grave amenaza a la que se enfrentan, los personajes intentan vivir una vida lo más feliz y normal posible, y no son pocos los momentos distendidos que encontramos durante la aventura. A nivel sonoro nos encontramos con una banda sonora muy variada y con mayor abundancia de temas vocales que en entregas anteriores, con registros que pasan de los temas instrumentales que suelen reservarse para los momentos de amenaza o confrontación, y agradables y enérgicos temas pop que impregnan de esta energía, ganas de vivir y fuerza los momentos cotidianos y mayoría de batallas, en las que lejos de sentirnos amenazados, nos sentiremos fuertes y capaces. Persona 5 da un giro tan brusco como su nueva temática, y pasamos a una peculiar tensión dinámica entre la temática de su banda sonora, formada por pop y acid-jazz fundamentalmente con la temática visual de esta nueva entrega, presidida por el color rojo. Este color evoca furia, enfado y agresión; pero quizá al ser modulado por este tipo de tipo de música más “agradable” y cargada de estilo y elegancia permite que esta carga de agresividad se focalice en nuestros rivales, transformando la furia en fuerza y el sentimiento de agresividad en superioridad y gracilidad; lo cual casa a la perfección con nuestros particulares ladrones justicieros, sensación que se ve reforzada con el estilizado y elegante diseño de personajes.

El universo Persona

A pesar de que continúa siendo mucho más minoritaria que otras sagas como Zelda, Final Fantasy o Dragon Quest, los Persona tienen una imponente legión de fans. Es inevitable pensar que esos fans quieran vivir más y más aventuras con personajes tan complejos y multidimensionales como los que nos ofrece esta saga, y un claro síntoma de este éxito es la aparición de los productos secundarios o derivados. En este aspecto, podríamos destacar los spin-offs y versiones de cada uno de los juegos; pero también resulta interesante fijarnos en los productos producidos fuera del ámbito del videojuego.
Para desgracia de muchos, Persona 1 no cuenta con ninguna adaptación; y en el caso de Persona 2 contamos tan sólo con Persona: Tsumi to Batsu, la versión manga de la historia. Curiosamente, si contamos con Persona: Trinity Soul, una serie de 26 capítulos autoconclusiva que recuerda bastante al estilo de estas dos entregas, pero siendo un producto totalmente independiente a nivel narrativo. Con el cambio de paradigma y estilo gráfico que supuso Persona 3, llegó por fin la aceptación de la saga por parte del público. Este aumento de popularidad cristalizó en la producción de 4 películas (Spring of Birth, Midsummer of Knight’s dream, Falling Down y Winter of Rebirth) y la producción de Aegis: The first mission, un juego para móviles basado en las aventuras tempranas de Aegis antes de unirse al SEES.

Persona 4 ha sido la entrega más prolífica en cuanto a material extra, contando con los citados spin-offs Persona 4 Arena/Ultimax y Persona 4: Dancing All Night. Además cuenta con 2 series de animación; Persona 4: The Animation para la versión normal del juego, y una segunda adaptación titulada Persona 4: The Golden Animation, que adapta la versión corregida y aumentada publicada en PS Vita. También existe una película de animación titulada Persona 4 The Animation: The Factor of Hope, creada a modo de resumen de la primera serie de animación y que además narra hechos y perspectivas nuevos. Y si tanta animación nos sabe a poco, podemos pasar el rato echando una partida al juego de cartas oficial de Persona 4 o a las máquinas pachinko tematizadas, e incluso podemos pasarnos a la lectura con Persona x Detective Naoto;  aunque estos productos, por desgracia, sólo se encuentran en Japón. En cuanto a la última entrega de la saga, aún es pronto para aventurarnos en que material verá la luz, pero podemos esperar mucho de Persona 5, ya que ha generado mucha expectación y posee una componente cinematográfica muy fuerte que de seguro dará lugar a cantidades ingentes de series y material adicional. Por el momento,  sólo contamos con Persona 5 The Animation: The Day Breakers, que narra cómo el grupo se forma y su primer enfrentamiento con un poderoso enemigo; pero como decimos, seguramente será el primero de muchos lanzamientos.

1997-2017 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana