Splatoon 2 (NSW)

NSW

Imagen de Splatoon 2 (NSW)

Splatoon 2 Octo Expansión, Impresiones

Impresiones

Quienes esperen con Octo Expansión, el DLC de Splatoon 2 que llegará este verano a las Switch de todo el mundo, que se profundice en la historia del interesante mundo de calamares y pulpos se llevará una decepción. Esta ampliación del colorido shooter de Nintendo tiene de profundo los túneles de metro que usa como escenario y la profundidad de las mecánicas, las nuevas ideas que se desarrollan en cada uno de sus niveles. 

Si en los cinco niveles que pudimos probar no vimos elementos argumentales no es por vagueza a la hora de construir esta expansión, sino porque Nintendo sabe que la historia de Splatoon, como la de Overwatch u otros juegos con personajes y mundos carismáticos, no la construye el creador original, sino la comunidad y su cultura participativa a través de fan-arts y fan-fics. Dotar a este universo de demasiado contexto destrozaría uno de los pilares que han convertido al mundo de los calamares, la tinta y las idols con lenguaje extraño en el fenómeno que es. 

splatoon_2_blobfish.jpg Captura de pantalla

80 niveles en los que nos darán la del pulpo

La campaña del Splatoon de Wii U era un cúmulo de buenas ideas, de conceptos que nacían, desarrollaban y se desechaban rápidamente para acoger a la siguiente – además de contar con algunos jefes finales fáciles, pero realmente imaginativos. A pesar de la excelencia de la secuela de Switch, su modo aventura no iba mucho más allá en las ideas arraigadas en la primera parte.

Solucionar eso es el objetivo de esta Octo Expansión, que nos pone en los tentáculos de la Agente 8, una pulpo que tendrá que sumergirse en el sistema de metro del mundo de Splatoon. Ahí nos encontraremos con un ambiente mucho más opresor que en los otros juegos (los colores vívidos han dado paso al gris y a los morados), nuevas especies (¡hay blobfish!), y por supuesto, más de 80 niveles y objetos cosméticos nuevos.

splatoon_2_octo_expansion.jpg Captura de pantalla

Cada nivel se representa como una estación de metro, y para entrar en ella tendremos que pagar una entrada con el dinero obtenido en otros niveles. Lo que los cinco niveles que pudimos probar (de aproximadamente dos o tres minutos de duración) tenían en común era la dificultad. La expansión está pensada para quienes hayan explotado y explorado lo que tiene que ofrecerles Splatoon. 

El primero de los niveles nos ponía un jetpack en la espalda para ir avanzando a través de una fase donde las plataformas estaban ajustadas al milímetro, obligándonos a guardar y a usar el pequeño turbo del jetpack en el momento preciso para no caer al vacío. A la vez, para lograr una buena puntuación había que ir pasando por todos los aros de la pantalla y evitar que los enemigos nos alcanzaran con sus disparos. Aunque sobre el papel parezca sencillo, nos llevó varios intentos llegar a la meta.

La segunda fase tenía como objetivo acabar con todos los enemigos, pero de nuevo, el escenario iba a ser una amenaza. Solo podíamos elegir entre el cubo o el rodillo para acabar con una serie de pulpos flotantes. Al usar cualquiera de las armas, el suelo de madera bajo nuestros pies se destruiría, por lo que al final tendríamos que ir saltando de caja en caja para evitar al caer al vacío (y caímos varias veces).

El siguiente nivel era más pausado y menos frenético, pero no por ello menos difícil. Disparando con nuestro lanzatintas teníamos que guiar una gran bola desde el comienzo hasta el final del escenario. Por el camino nos encontramos raíles como los de una mesa de pinball, superficies de goma donde la bola resbalaba menos, plataformas sin barandillas donde teníamos que disparar con cuidado si no queríamos tener que reiniciar la fase, y enemigos que tiraban la bola al vacío al intentar dispararnos a nosotros.

Quizá la siguiente de las fases que probamos era la más compleja y la mejor ideada. El objetivo era terminar con todos los pulpos antes de que se acabara el tiempo. Para ello disponíamos tan solo de un francotirador con el que podíamos alcanzar a algunos de los enemigos, pero no a todos. A cada lado teníamos botones con el que hacíamos girar la plataforma donde estaban los pulpos, y de este modo hacer que todos esos cefalópodos armados con ametrelladoras de tinta y otros instrumentos para exterminar se acercaran a nosotros – por suerte, cada poco tiempo te daban un arma especial limitada con el que acabar con varios de una vez. Aun así, te podías permitir fallar muy pocos disparos si no querías repetir la misión de nuevo.

La quinta fase era totalmente plataformera. Armados de nuevo con un francotirador, explotando peces globo y disparando a matasuegras que se extendían durante unos segundos al llenarse de tintas teníamos que avanzar, saltando de charco a charco e impulsándonos controlando el timing, para llegar al final de un nivel totalmente vertical.

splatoon_2_octo_expansion_1.jpg Captura de pantalla

En principio, no parece que esta Octo Expansión vaya a cambiar ninguno de los pilares de Splatoon 2, ni que pueda aportar algo para convencer a aquellos que no se sintieron atraídos por la propiedad intelectual de Nintendo más interesante del os últimos años. Pero aquellos que tan solo quieran más contenido y ver cómo introducen nuevas ideas plataformeras, a la vez que aportan algo más contexto de esa sociedad de posguerra de pulpos, calamares y otras especies submarinas pueden empezar a tener ganas por esta ampliación.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana