Warhammer: Vermintide II (PC)

PC, PS4, XBO

Imagen de Warhammer: Vermintide II (PC)

Warhammer: Vermintide 2, impresiones

Impresiones

Warhammer: Vermintide 2, impresiones

La licencia de Warhammer Fantasy vive uno de sus mejores dentro de la industria del videojuego. Además de los dos excelentes títulos de estrategia de manos de Creative Assembly, la acción cooperativa al más puro estilo Left 4 Dead también ha encontrado su lugar en la escena independiente. De la mano de los suecos de Fatshark recibimos la secuela de su primer título propio: Warhammer: Vermintide 2.

Cierto sector conocerá al original gracias a su participación en el catálogo de Xbox Live Gold durante el pasado mes de diciembre, pero lo cierto es que Warhammer: End Times - Vermintide tuvo un gran recorrido para la plataforma de compatibles. Hasta cuatro jugadores podían unirse en la lucha por sobrevivir a la plaga Skaven en la etapa más oscura que se recuerda de Fantasy. Gozando de una base con gran margen de mejora, pudo hacerse su pequeño hueco en la escena multijugador hace apenas año y medio gracias a la constancia de sus desarrolladores, los cuales proporcionaban contenido gratuito mientras las pequeñas capsulas de expansión previo pago continuaban su camino.

Warhammer: Vermintide II (PC) Captura de pantalla

Con esta secuela todavía en pleno desarrollo, desde la compañía se nos ha cedido la oportunidad de probar una muestra muy temprana de las principales novedades que nos encontraremos en su lanzamiento. Como todo lo que supone un segmento en fase Pre-alpha, la plenitud de las características experimentadas está sujeta a cambios.

Viejos conocidos, nuevas caras

Instantes antes de comenzar nuestro periplo se nos pregunta qué papel desempeñaremos en el campo de batalla. El plantel, como no podía ser de otra forma, se encuentra muy reducido, pudiendo elegir tan solo dos de las quince combinaciones que Fatshark promete. Por una parte encontramos a Kerillian en su versión a dos manos lanza en ristre. La forajida de las sombras realiza daño adicional cuando ataca a sus adversarios por la espalda, lo cual empasta a las mil maravillas con su habilidad ultimate: una vez activada puede pasar inadvertida a través de los enemigos durante un breve periodo de tiempo.

Warhammer: Vermintide II (PC) Captura de pantalla

Si gustamos de un combate más agresivo pasaremos a la otra parte de la balanza. Markus Kruller deja atrás por unos momentos su espada y escudo para portar un portentoso martillo digno de Sigmar. Debido a su naturaleza propia del tanque del equipo, su habilidad pasiva le permite regenerar parte de su salud por cada golpe crítico que concede. Para combates duros donde el rival no deja lugar a la tregua, contaremos con la feroz carga de caballero que romperá sin titubeos las filas contrincantes.

Volvemos a insistir en la fase temprana por la que pasa esta prueba. En principio el funcionamiento de las habilidades de los personajes, así como el armamento y equipo variarán en un futuro. De hecho, durante la mitad del nivel que se nos ha permitido disfrutar nos encontramos funciones que aún no tenían una utilidad real, pero que estarán sin lugar a dudas en la versión final. Es el caso de los dados de botín, lo que parece una oportunidad de obtener nuevas piezas de equipo para nuestro personaje al final de la partida, como así ocurría con el equipamiento único en la obra original.

Warhammer: Vermintide II (PC) Captura de pantalla

Hecha nuestra elección pasaremos directamente a la acción. Comenzaremos junto a otros tres acompañantes dirigidos por la inteligencia artificial. Nuestro objetivo será llegar a la fortaleza de Ussingen, la cual vive sus peores momentos tras el paso de la horda del Pacto Oscuro, principal novedad que no tardaremos en descubrir.

Un breve paseo por el bosque servirá como introducción a los controles para posteriormente encauzarnos en un sendero lleno de carromatos previo a la gran puerta de la fortaleza. Desde aquí el paisaje es desolador: humaredas, sangre y gritos de auxilio son el envoltorio más terrorífico que nos podíamos imaginar. De repente una figura se erige de entre los carros, corriendo hacia nuestro equipo para atacarnos. Es una figura humana, sin lugar a dudas, y a medida que se aproxima podemos comprobar de mejor forma su procedencia: Torso desnudo y adornado de símbolos extraños tatuados, un casco de lo que parece ser de procedencia nórdica y armado con una espada del hierro más tosco. Acabar con el individuo fue el preludio del combate real, y es que docenas de figuras similares corrían en estampida hacia nuestra dirección. En efecto, se trata de los Guerreros del Caos.

Warhammer: Vermintide II (PC) Captura de pantalla

Los que conviven con la muerte han formado una extraña alianza junto a los Skavens. En Warhammer: Vermintide 2, además de las ratas más famosas del universo Warhammer, tendremos la oportunidad de medirnos contra la ferocidad de la horda de los Guerreros del Caos. Tal y como cabría esperar, su comportamiento y las técnicas de combate que utilizan son radicalmente opuestas a las utilizadas por las bolas de pelo y cola. Los Guerreros son menos ágiles, soportan más daño y suelen atacar siempre sin ceder un milímetro al rival. Durante la prueba tan solo pudimos ver dos tropas de élite. Uno de ellos previo a la entrada a Ussigen; un par de caballeros de altura considerable respecto a las tropas básicas, quienes portan una armadura completa de difícil capacidad de penetración para nuestros filos. El segundo, y no menos importante, es el famoso Engendro del Caos, quien aparece en forma como enemigo especial con su propia barra de vida. Funciona de un modo similar a la Rata Ogro.

Lamentablemente y como os adelantábamos en anteriores líneas, tan solo se nos permite alcanzar la mitad de la fase —nada más acabar con el Engendro del Caos—. No podemos dar una valoración completa del diseño de las diferentes estancias, pero la repetición de la prueba nos ha permitido percatarnos de que persisten los diferentes caminos de la primera entrega. El componente aleatorio sigue fuertemente arraigado a la fórmula, y tanto enemigos como puntos de regeneración y objetos cambian de forma impredecible. No así el encuentro mencionado con anterioridad o los caballeros del portón inicial; entendemos que son encuentros guionizados para la ocasión y que en la versión final quedarán eliminados. Ha sido agradable encontrarse en una Pre-alpha tan acotada con los componentes principales jugables muy bien perfilados, muestra de la claridad de ideas a la hora de construir esta nueva entrega.

Warhammer: Vermintide II (PC) Captura de pantalla

Las primeras sensaciones han sido buenas, similares a las ya experimentadas en el primero pero con todas las novedades añadidas a la mezcla; en especial destaca la nueva facción. Durante la última parte de la prueba pudimos volver a combatir contra los Skavens, aunque no aportaban nada nuevo respecto a lo ya vivido. Esto cambiará según la compañía, la cual introducirá nuevas clases de rata aptas para el combate. Y a tenor de los últimos instantes de nuestra aventura en él parece que así será.

El hueco que deja la siempre en el aire tercera entrega de la saga Left 4 Dead ayuda a que este tipo de proyectos de calado similar obtenga su hueco por pequeño que sea. Todos los amantes de Fantasy no deberían dejar de echar un ojo a lo que estos suecos están elaborando, sobre todo tras comprobar de primera mano la buena dirección que está tomando. ¿Qué esperábamos antes de meter nuestras manos en él? Principalmente que se mantuvieran las raíces echadas en 2015 y que todo el bagaje obtenido de los posteriores contenidos sirviera como abono sobre el que plantar las diferentes novedades adicionales. Por supuesto, sin alterar la fórmula original. Al parecer ha sido así; solo queda esperar a próximas fechas para conocer si de verdad se cumplen los buenos pronósticos.

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana