Yakuza 6: The Song of Life (PS4)

PS4

Imagen de Yakuza 6: The Song of Life (PS4)

Yakuza 6: The Song of Life, Impresiones

Impresiones

Un desenlace para la historia de Kiryu

Los baños termales cumplen una función social en Japón. Después de una dura jornada de trabajo, relajarse en las aguas ardientes de un onsen—balneario nipón— puede ser la opción más sabia para librarse de músculos entumecidos y de dolores de espalda. También es un buen lugar para intercambiar algunas palabras y socializar con desconocidos. Libres de ropa y provistos de una toalla para tapar partes pudendas, los nipones disfrutan de su baño en compañía, casi siempre separados por sexos (los baños mixtos no son habituales hoy día).

La cosa cambia cuando la tinta de colores de los irezumi circula bajo la piel, creando formas, trazando dibujos, como un arte estático que permanece hasta el final de la vida de la persona. No es ningún secreto que los tatuajes están prohibidos en los onsen, precisamente porque son característicos de la yakuza, la mafia japonesa. No importa que lleves cincelado un diminuto corazón de Zelda o un inocente Pac-Man, si es visible no te dejarán entrar a los baños, por muy occidental que seas. De nada sirve explicar que es imposible que pertenezcas a la mafia, la regla está hecha así y es para todos por igual.

Yakuza 6: The Song of Life (PS4) Captura de pantalla

Los dibujos que recorren el cuerpo de los yakuza no son discretos en absoluto: dragones, flores, guerreros samurái, figuras femeninas y toda una miríada de formas recorren la espalda, el pecho, las nalgas y los muslos de los criminales. En esta era de la información y de las redes sociales, lucirlos en público puede salirte muy caro si eres un capo del crimen. Y si no que se lo digan a Shigeharu Shirai, un veterano yakuza que llevaba huido de la justicia desde hace quince años, cuando asesinó a un líder rival y se dio a la fuga. Fue fotografiado en Tailandia mientras jugaba desnudo de cintura para arriba, distraídamente. Las instantáneas acabaron colgadas en Facebook, y después de viralizarse, la policía japonesa reconoció los tatuajes y pidió una orden de extradición para arrestar al criminal.

Para Kazuma Kiryu, protagonista de la saga Yakuza, las marcas de la piel son un recuerdo constante de un pasado criminal del que quiere desligarse a toda costa. El camino que ha escogido es el de abrir un orfanato, recoger a niños huérfanos y criar a los muchachos en la isla de Okinawa, una de las islas tropicales localizadas en el sur del país. Sin embargo, los vínculos del pasado no están rotos todavía, los hilos aún no se han separado en dos.

Yakuza 6: The Song of Life (PS4) Captura de pantalla

Después de los acontecimientos narrados en Yakuza 5, Kazuma se encuentra en el hospital, recuperándose de las graves heridas infligidas durante su último enfrentamiento. Mientras tanto, Haruka Sawamura, la mayor de las niñas huérfanas de Kiryu, se ha convertido en una idol, una suerte de cantante, actriz y modelo que triunfa con su música y protagoniza portadas de revistas. La chica se halla muy unida a su padre adoptivo, y de hecho, está presente cuando despierta. También cuando lo detienen y lo envían a prisión.

Las agencias que controlan la industria de los idols son increíblemente estrictas. Por contrato, muchas veces tienen prohibido hasta mantener una relación sentimental, bajo amenaza de despido. Aunque Haruka siempre ha deseado serlo, decide retirarse y anunciar públicamente que su padre es un miembro retirado de la mafia. Subraya lo bueno que siempre ha sido con ella, pero mucha gente es reticente y deja de ver a Haruka como la niña inocente de siempre. “¿Cómo va a ser buena persona si su padre es un viejo delincuente?”, se preguntan.

Yakuza 6: The Song of Life (PS4) Captura de pantalla

Mientras Kiryu cumple su sentencia de tres años, la muchacha regresa a Okinawa para cuidar al resto de niños. Por desgracia, los paparazzi la persiguen y pronto publican una fotografía que puede dañar la imagen de los otros muchachos. Decide marcharse, supuestamente, para estar cerca de Kiryu.

La trama de Yakuza 6: The Song of Life no prescinde de los momentos de humor, pero el tono es mucho más oscuro y serio que en otras entregas. Hemos probado los primeros capítulos del título, que llegará a las tiendas el próximo 17 de abril (se ha retrasado un mes), y la sensación es que la carga narrativa va a ser más intensa que nunca. Salvo sorpresa, el guion de la sexta entrega se ha concebido como el desenlace de la historia de Kazuma Kiryu, un personaje que ha acompañado a los seguidores de la serie desde la primera entrega de PlayStation 2. El punto a lamentar es que nuevamente nos llega con los textos traducidos al inglés (voces en japonés), sin rastro del español. 

Sin deseo alguno de revelar entresijos argumentales, diremos que el detonante, el motivo por el que el protagonista regresa a Kamurocho es el atropello casi mortal de Haruka. La investigación no parece señalar ni al autor ni a las causas, por lo que Kiryu tendrá que volver a los barrios bajos para llegar hasta el fondo del asunto. 

Yakuza 6: The Song of Life (PS4) Captura de pantalla

Hasta la fecha, todos los nuevos juegos de la franquicia (Yakuza 0 y Yakuza Kiwami) han salido tanto en PlayStation 3 como en PlayStation 4. Como suele ser habitual en esta clase de productos intergeneracionales, los gráficos no aprovechan todas las capacidades de la consola más potente. Yakuza 6, por el contrario, ha sido diseñado específicamente para el hardware de PlayStation 4, y se nota a primera vista. El renovado Dragon Engine ofrece personajes y escenarios bastante más detallados. Algunos detalles nos siguen sin convencer del todo (ciertos modelados y animaciones, por ejemplo), pero no hay duda de que se ha dado un paso al frente.

Destacábamos la importancia de la trama unos párrafos más arriba. No es casualidad que las primeras horas de juego sean cinemáticas, con muy poca interacción del jugador. Las bases jugables se mantienen sin cambios drásticos, pero el sistema de combate se ha refinado e incorpora una nueva barra. Cuando el medidor del modo Extreme Heat llega al máximo, Kiryu brilla en un color azul y es capaz de desencadenar poderosos combos, ya sea con sus manos desnudas o con cualquier utensilio que recoja del escenario. Pegar puñetazos sigue siendo igual de divertido, pero el juego arrastra el mismo problema: aunque es posible huir de los combates y correr para escapar de los matones, no es nada fácil. A la larga, termina haciéndose un tanto repetitivo.

El resto de elementos continúan presentes, desde su mundo lleno de matices hasta los personajes peculiares que pueblan este Japón interactivo. No hemos podido profundizar en aspectos como el de la personalización (solo llegamos al capítulo 2), pero sí que hemos probado los minijuegos característicos de la serie. Son, como siempre, muy entretenidos. ¡Está incluso una versión jugable de Virtua Figher 5!

Antes de su lanzamiento, está prevista la salida de una demo pública. Será el próximo 23 de febrero cuando los usuarios de PSN puedan puedan encarnar a Kiryu en la demo. Nosotros acabamos esta sesión preview con Kazuma relajándose en un karaoke. ¿Nos echamos unas canciones?

1997-2018 © MeriStation, All Rights Reserved

Webs de PRISA

cerrar ventana